29.9 C
Caracas
martes, 22 septiembre, 2020

Crónica | Guaidó recibe las llaves de Madrid y deja a Pedro Sánchez en un dilema

El presidente encargado reconocido por 50 países, entre ellos el gobierno de Pedro Sánchez, viaja a Canadá con un abono de logros internacionales. Pero en el país ibérico el consenso en la política internacional está amenazado luego de la actuación de la alianza Psoe-Podemos alrededor de la gira de Guaidó

-

Zairet González Ramírez

Madrid.- En la mítica Plaza de Cibeles junto a seis banderas de España ondean tres de Venezuela.

A pocos metros en el Palacio de Cibeles, las autoridades de la comunidad de Madrid reciben a Juan Guaidó para hacerle entrega de la llave de oro de la ciudad, el despliegue correspondiente a los honores rendidos a un jefe de Estado se mezclaba con el imparable ritmo del turismo en la capital española.

Dentro de palacio la banda marcial con sus instrumentos avisa que está por hacer entrada el homenajeado. Tras su llegada, entonan el Gloria al Bravo Pueblo, mientras en un podio, junto a José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, se acomoda Juan Guaidó. Se lleva la mano al pecho y de forma inaudible para los presentes canta también el himno nacional.

Una vez en el lugar designado para él, se le anuncia como “el excelentísimo Don Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez, presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela”, para el desborde de aplausos de las personalidades, madrileñas y venezolanas, presentes en el ayuntamiento.

El alcalde Matínez Almeida toma la palabra para reiterar a Guaidó que “la interinidad de su cargo no le resta un ápice a su legitimidad democrática” y aprovechar la ocasión para criticar y ofrecer “disculpas sinceras” por “la equidistancia” que manifestaron “algunos dirigentes españoles, seguramente por intereses personales”, dijo.

Miles de venezolanos residentes en España se concentraron en la madrileña Puerta del Sol para escuchar al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó | Foto: EFE
- Advertisement -

Sin nombrarlos, el alcalde de Madrid le lanza el guante a Pedro Sánchez, directivo del Psoe y jefe del Gobierno español, aliado circunstancial de Podemos, partido de izquierda que apoya a Nicolás Maduro, el rival político de Guaidó, el mismo al quien el líder de la oposición venezolana, presenta como el dictador.

Guaidó tomó la palabra para agradecer “el noble gesto”, que aceptó “en nombre de los estudiantes y trabajadores venezolanos “que a pesar de las dificultades siguen insistiendo con la libertad, el futuro, el compromiso y valores” del país.

“Estar hoy aquí representa que los valores fundamentales en Venezuela resistieron (…) a pesar de las bombas no van a destruir fuerzas incontenibles (…) los valores de los venezolanos son hoy mucho más fuertes, a pesar de la dificultad nos mantenemos firmes” insistió.

Tras estampar su firma en el libro de oro y recibir la llave de la ciudad, homenaje máximo concedido a jefes de Estado, era el momento de compartir el honor con sus coterráneos.

A escasos 10 minutos a pie, en la Puerta del Sol, la comunidad venezolana esperaba a Guaidó. La convocatoria era a las 6 de la tarde, la temperatura en el invierno madrileño rondaba los 8° centígrados con una ligera llovizna que la diáspora poco determinó, parecía que la expectativa por ver al presidente encargado les permitía entrar en calor.

Banderas, gorras, pancartas y las ya tradicionales consignas de los venezolanos esperaban a las puertas de la presidencia de la Comunidad de Madrid, frente a la que la gente organizó un pasillo por el que esperaban “que va a pasar Guaidó” custodiando que nadie tomara los privilegiados lugares con visión perfecta del balcón del edificio donde desde tempranas horas de este sábado el tricolor venezolano acompaña a las banderas de la Unión Europea, España y la Comunidad de Madrid.

“Es de la Guaira, vale por dos, es presidente y se llama Juan Guaidó”, cantaba un grupo encabezado por voluntarios y activistas del partido Voluntad Popular, la tolda que integra el presidente encargado.

Pese a la corta distancia entre el ayuntamiento y la plaza donde miles de personas se amontonaban para el encuentro, la espera se extendió. Para algunos de los presentes era de esperarse porque “de cuando a acá estas cosas son puntuales” otros no estaban enterados del primer acto y al verlo en las redes sociales decidieron continuar con la espera.

No solo venezolanos acudieron al llamado en Sol, muchos españoles dijeron presente, para “apoyar a Guaidó y que nuestros jóvenes (los españoles) escuchen lo que dirá, impulsar su mensaje para que aquí no nos pase lo que allá ahora que tenemos a los de Podemos en La Moncloa (sede del gobierno español)”, dijo a El Pitazo una ciudadana que pidió no ser identificada “porque esos (los gobernantes) son unos malvados, no sea que me busquen”.

LEE TAMBIÉN

Venezolanos cantaron y lloraron al final del acto de Guaidó en Madrid

«En año nuevo para las campanadas está esto lleno así de gente, así que queda claro que no es poca cosa Guaidó. Mal hace Sánchez en no recibirle, es importante estar aquí» dijo Julián García Robles, quien también señaló que para él como español “romper esa tradición de unión entre los dos países, no es más que un desplante grosero”.

Finalmente, en la tarima a un costado de la plaza la actriz Ana María Simón fue la encargada de amenizar los últimos minutos de espera y presentar “al papá de Miranda, el esposo de Fabiana” y despertar la euforia contenida en la espera por la presencia de Guaidó.

Micrófono en mano y con los gritos de “viva Venezuela” de los asistentes como fondo, Guaidó reconoció los errores que se han cometido en la búsqueda del “cese de la usurpación” al tiempo que recordó que se lucha contra “una dictadura que amenaza con colectivos y mina la libertad de expresión”.

Mientras Guaidó hablaba entre los presentes se escuchaba : «intervención» y «activa el 187», artículo de la constitución que justificaría una acción invasiva en Venezuela.

“Hemos cometido errores, pero vamos a hacer lo que sea para liberar a Venezuela. Van a venir sorpresas. Regreso pronto a Venezuela y vamos a estar presentes en las calles acompañando la lucha”, dijo.

LEE TAMBIÉN

FOTOGALERÍA | Las mejores imágenes de la visita de Juan Guaidó a Madrid

Tras sus palabras, los miles de personas presentes en la puerta del Sol se hicieron uno para cantar el himno nacional junto a Guaidó, nuevamente con la mano en el pecho, y quienes le acompañaban en tarima para concluir el acto.

Cuando comenzaba a vaciarse la plaza, quienes permanecían advirtieron de la presencia en el balcón del edificio de la presidencia de la Comunidad de Madrid, al que se asomó Guaidó para saludarles mientras los presentes coreaban “libertad” y “Guaidó presidente”.

La gira del presidente encargado continúa el lunes, luego del anuncio de su visita a Canadá donde será recibido por Justin Trudeau, primer ministro del país norteamericano.

Entrega de las llaves de oro | Foto: EFE/Juan Carlos Hidalgo/POOL

Para los venezolanos en Madrid, queda el recuerdo de la cálida bienvenida al jefe de Estado y la esperanza de que, amén de la petición que él mismo hiciera a los líderes mundiales en Davos, “no nos dejen solos”.

LEE TAMBIÉN

Juan Guaidó: «La democracia hay que lucharla todo el día»

Pero en Madrid, la visita de Guaidó provocó contradicción y polarización. Pese a que el gobierno de Sánchez, entonces peleado con Maduro y sin Podemos como aliado, fue el primero en Europa en reconocer a Guaidó como presidente encargado. Ahora, con el desplante hecho al líder la oposición venezolana y sobre todo con la actuación del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, quien se reunió con la sancionada vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, queda amenazado el consenso de política internacional española, acuerdos tácitos que se enfrían como la noche madrileña.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado