27 C
Caracas
jueves, 1 octubre, 2020

CLAVES | Plan de recuperación de la Unión Europea tras la pandemia

El plan debería empezar a funcionar en 2021, pero para ello antes es necesario que la Eurocámara dé su visto bueno y que varios parlamentos nacionales ratifiquen la legislación, que permitirá emitir deuda común, lo que ocurrirá en los próximas semanas o meses

-

Caracas.- Los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) acordaron poner en marcha un plan billonario, con el que esperan sacar adelante la economía en Europa, que se ha visto gravemente afectada por la pandemia del COVID-19.

LEE TAMBIÉN

Unión Europea alcanza acuerdo sobre plan de recuperación postpandemia

  • El plan se basa en dos pilares: el presupuesto plurianual para el periodo 2021-2027, que estará dotado con 1,074 billones de euros de euros, y un fondo de recuperación que contará con 750.000 millones de euros para conceder ayudas a los 27 entre 2021 y 2023.
  • Para financiar el fondo, la Comisión Europea emitirá deuda en los mercados con el respaldo del presupuesto comunitario, para lo que se elevará temporalmente el llamado techo de recursos propios de las cuentas europeas.
  • De los 750.000 millones de euros, 390.000 millones se distribuirán en subvenciones a fondo perdido y 360.000 millones como préstamos.
  • La mayor parte del dinero se desembolsará a través del Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, en concreto 672.500 millones de euros, 312.500 de ellos como transferencias directas y 360.000 como créditos. Estas ayudas servirán para financiar programas de reformas e inversiones en los países más afectados por la pandemia.
  • Para el reparto se dividirá el fondo en dos franjas: el 70% del dinero se comprometerá entre 2021 y 2022 y el 30% restante hasta el final de 2023.
  • La primera franja se repartirá entre los países teniendo en cuenta la población, el Producto Interno Bruto (PIB) y el nivel de paro entre 2015 y 2019 de cada Estado, siguiendo así la clave de reparto propuesta por la Comisión Europea que dejaba a Italia, España y Polonia como principales beneficiarias.
  • Para asignar la segunda, el indicador del paro se sustituirá por la caída registrada en el PIB acumulada en 2020 y 2021, de modo que el reparto se calculará en 2022.
  • Los países tendrán que presentar planes de reformas e inversiones a la Comisión Europea, que evaluará si estos cumplen con sus recomendaciones económicas anuales, refuerzan el potencial de crecimiento o la creación de empleo o favorecen la transición ecológica y digital.
  • Estos planes tendrán que ser aprobados por mayoría cualificada en el Consejo (15 estados miembros).
  • Si uno o varios países consideran que hay incumplimientos, podrán elevar el asunto a una cumbre de líderes comunitarios, con lo que la aprobación del pago se paralizará hasta que aborden la cuestión.
  • La UE empezará a devolver la deuda con que se financiará el fondo ya en el periodo 2021-2027, aunque no se fija fecha exacta para hacerlo, y terminará como tarde en 2058.
  • Para costear el reembolso se crearán nuevas fuentes de ingresos propios para el presupuesto europeo, empezando por la introducción ya en 2021 de un gravamen sobre el plástico no reciclado que deberán pagar los Estados.
  • En 2021 la Comisión propondrá una tasa digital y un sistema de ajuste de carbono en frontera —que permita igualar el precio de importaciones desde países con estándares medioambientales más laxos al de la producción europea— con vistas a aplicarlos desde 2023.
  • El presupuesto para los próximos siete años tendrá 1,074 billones de euros, un 2% menos que el marco financiero (MFP) para 2014-2020, aunque si se tiene en cuenta el aporte adicional del fondo de recuperación, el dinero europeo disponible aumenta en 64%. 62% del total se destinará a ayudas a la agricultura y a la cohesión entre regiones.
  • En el nuevo marco financiero se mantendrán los descuentos que tienen Holanda, Austria, Dinamarca, Suecia y Alemania en su contribución anual al presupuesto por aportar al mismo más de lo que reciben, una de las principales exigencias de los cuatro «frugales» para aceptar el plan.
  • El acuerdo introduce por primera vez medidas para vincular la recepción de ayudas comunitarias a que se respete el Estado de Derecho, algo propuesto a raíz de los problemas en los últimos años con Hungría y Polonia.
  • La versión final del texto, que se rebajó por la oposición de estos dos Estados, prevé la introducción de un «régimen de condicionalidad» para «proteger» el presupuesto y el fondo, para lo que la Comisión «propondrá medidas en caso de infracciones» para que las adopte el Consejo por mayoría cualificada.
  • El plan debería empezar a funcionar en 2021, pero para ello antes es necesario que la Eurocámara dé su visto bueno y que varios parlamentos nacionales ratifiquen la legislación, que permitirá emitir deuda común, lo que ocurrirá en los próximas semanas o meses.
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado