29 C
Caracas
sábado, 16 enero, 2021

Claves | Estos son los pasos que faltan para juramentar al presidente 46° de EE. UU.

En unas elecciones atípicas por la pandemia de COVID-19 y las acusaciones de fraude por parte del presidente saliente, te explicamos paso por paso cómo funciona el sistema electoral estadounidense y por qué le dio la victoria al demócrata

-

El Colegio Electoral promovió este lunes 14 de diciembre, al demócrata Joe Biden para ser el 46° presidente de los Estados Unidos, luego de unas elecciones atípicas marcadas por la pandemia de COVID-19 y las constantes denuncias del presidente saliente, Donald Trump, de un presunto fraude electoral que no ha podido ser comprobado.

Sin embargo, el país vive una tensión que no se veía desde las elecciones del año 2000, cuando los candidatos George W. Bush y Al Gore se disputaron los reñidos resultados del estado de Florida, porque cada uno de los procesos que compone el sistema electoral estadounidense es clave para entender el desarrollo de los acontecimientos que vive ese país, así como su ya casi irreversible desenlace.

Para el 23 de este mes se espera la continuación del procedimiento electoral, con el envío a Washington de los resultados del Colegio Electoral, para su aprobación por parte del Congreso. Se prevé que para el 6 de enero, en sesión conjunta de las cámaras de Representantes y Senadores, contarán nuevamente los votos de los delegados y validarán sus resultados. Al mismo tiempo, se espera que el equipo de Trump continuará su tarea de cuestionar, por vía legal, los resultados.

En El Pitazo te contamos, paso por paso, cómo son las elecciones en Estados Unidos y cuáles han sido sus particularidades de este año:

¿Cómo funciona el sistema electoral estadounidense?

  • Estados Unidos posee un sistema electoral que se ha usado desde 1789, cuando George Washington fue elegido como el primer presidente de ese país. Aunque el voto directo es usado para elegir a la mayoría de las autoridades y legisladores, en el caso del presidente históricamente se han usado elecciones de segundo grado, a través del Colegio Electoral.
  • Por ley, y bajo condiciones normales, cada cuatro años deben celebrarse elecciones presidenciales. El presidente en funciones puede optar por un segundo mandato y recibir automáticamente el apoyo de su partido, mientras que los demás suelen celebrar desde un año antes elecciones primarias para definir a su candidato.
  • Aunque en EE. UU. se respeta la pluralidad política y pueden participar todos los partidos, como el Verde, el Libertario, e incluso el Comunista, en los últimos 150 años ha prevalecido en la práctica un sistema bipartidista dominado por Demócratas y Republicanos. La cultura estadounidense ha girado en torno a estos partidos, e incluso algunos estados son considerados como de «voto duro» para uno u otro bando.

LEE TAMBIÉN

Así celebraron en un hospital de EE. UU. al recibir vacuna contra el COVID-19

Las primarias

  • Tanto demócratas como republicanos acostumbran desde la primavera del año anterior a celebrar en cada estado asambleas partidistas, conocidas como caucus, donde los diferentes aspirantes hacen campaña y posteriormente se votan en elecciones primarias por los delegados del candidato favorito. El aspirante con más delegados es formalmente nominado durante la convención nacional del partido como candidato a la Presidencia, a la vez que elige un compañero de fórmula que fungirá como su vicepresidente.
  • En 2016, luego de finalizar el segundo mandato de Barack Obama, ambos partidos celebraron primarias. Donald Trump fue el elegido como candidato por la Convención Nacional Republicana, mientras que los demócratas hicieron lo propio con Hillary Clinton. Ahora, en 2020, Trump aspiraba a<repetir en el cargo con el partido del elefante, mientras que Joe Biden fue la apuesta de los azules para la Presidencia.
  • El actual vicepresidente, Mike Pence, acompañó nuevamente a Trump en sus aspiraciones por la reelección, mientras que Biden eligió como su compañera de fórmula a la senadora por el estado de California, Kamala Harris. Afroamericana e hija de inmigrantes, Harris será la primera mujer en la historia de EE. UU. en ocupar el cargo.

La elección

  • El día de la elección presidencial se realiza el primer martes de noviembre, y en el caso de las celebradas en 2020, se desarrollaron el día 3. Allí, a través del sufragio universal y secreto, los ciudadanos acuden a las urnas. Aunque en sus boletas electorales figuran los nombres de los candidatos a presidente y vicepresidente con su respectivo partido, los electores en realidad escogen a los compromisarios que los representarán ante el Colegio Electoral.
  • El Colegio Electoral es un cuerpo conformado por 538 compromisarios, o delegados, cuya única función es elegir al presidente y vicepresidente. Su distribución es la misma que el número de senadores y representantes que cada estado tiene en el Congreso, además de tres delegados para el Distrito de Columbia (Washington DC). De este modo, existen estados como California, que elige la mayor cantidad de delegados (55), mientras otros como Montana apenas eligen 3.
  • El candidato con el mayor número de votos en un estado obtiene la totalidad de sus delegados, aunque estados como Maine y Nebraska usan un sistema de repartición diferente, proporcional a los votos de cada uno. Si bien los compromisarios tienen libertad de elegir al candidato de su preferencia el día de la votación en el Colegio Electoral, lo normal es que respeten la voluntad de su electorado. Aunque han existido casos de delegados que votan por candidatos diferentes a los que representan, nunca han influido o alterado el resultado de las elecciones.

LEE TAMBIÉN

¿Qué pasa si pierde Tump y no acepta los resultados?

- Advertisement -

Los primeros resultados

  • Generalmente, una vez que se tienen las proyecciones de los resultados en cada estado, ya es posible saber quien será el próximo presidente, por el número de delegados obtenidos. Se necesita un mínimo de 270 compromisarios para ser elegido, es decir, la mitad más uno de los 538 nacionales. Este sistema ha sido criticado porque un candidato puede perder las elecciones por no conseguir delegados suficientes aunque gane en voto popular, como le ocurrió a Hillary Clinton en 2016, cuando obtuvo 48,17% de los votos, pero 227 delegados.
  • En las elecciones de este 2020, Biden obtuvo 306 delegados frente a 232 ganados por Trump. El proceso no se conoció inmediatamente el 3 de noviembre, pues hubo demoras para totalizar los votos enviados por correo en estados como Pensilvania, mientras que en otros como Georgia, Arizona, Winsconsin y Carolina del Norte, el estrecho margen de diferencia entre los candidatos obligó a contar hasta el último voto.

La polémica

  • Aunque la tendencia de Pensilvania, Georgia, Michigan y Winsconsin, al principio, favorecía a Trump, su margen se fue estrechando con el paso de los días, hasta que ya para el 7 de noviembre, Biden había logrado remontar por poco, siendo claves para lograr su victoria final. Este cambio de última hora ha sido el principal argumento de Trump para afirmar que hubo un presunto fraude electoral, al inyectar de manera irregular votos para el demócrata a través de las boletas enviadas por correo, un sistema que ya existía en EE. UU., pero que se popularizó este año por la pandemia de COVID-19.
  • El equipo político de Trump ha intentado por todos los medios revertir los resultados de esos estados, solicitando anular los votos recibidos después del 3 de diciembre en el caso de Pensilvania, o los votos por correo en general para el resto de los estados. Aunque en atención a las demandas de los republicanos se han auditado los sistemas de esos cuatro estados, e incluso se hizo un reconteo manual en Georgia, no se han conseguido hasta el momento pruebas del fraude y las apelaciones introducidas por abogados adeptos a Trump en tribunales tampoco han prosperado.
  • El último intento llevado hasta la mismísima Corte Suprema de Justicia por el fiscal general del estado de Texas también fue rechazada. Antes de renunciar a su cargo este 14 de diciembre, el fiscal general de EE. UU., William Barr, había reconocido que las investigaciones llevadas a cabo por su equipo especial de fiscales en los estados en disputa no habían arrojado pruebas contundentes del fraude denunciado, pero que seguirían abiertos a continuar las pesquisas.

LEE TAMBIÉN

Autoridades electorales de EE. UU. no hallan evidencia de alteración de votos

El Colegio Electoral

  • Luego de que cada estado certifica sus resultados, el partido ganador arma su lista de delegados, las cuales suelen ser públicas e integradas por políticos retirados, activistas sociales, funcionarios locales y militantes, siempre que no posean un cargo activo en el Congreso o el Gobierno Federal.
  • El Colegio Electoral se reúne por ley el lunes siguiente al segundo miércoles de diciembre y realizan la votación de cada delegado por estado. Este año se realizó el 14 de diciembre.
  • Normalmente, el proceso de votación suele ser ignorado por la población común y tomado como un procedimiento meramente burocrático; sin embargo, dada la condición atípica de esta elección, la confirmación de Joe Biden como ganador de las elecciones por parte del Colegio Electoral posee un gran significado, ya que es su proclamación oficial como presidente electo. Del mismo modo, el carácter irreversible de este proceso dificulta aún más la campaña del equipo político de Trump para impugnar los resultados en tribunales.

¿Ahora qué falta?

  • Cumplidos todos los pasos, los votos del Colegio Electoral serán enviados el 23 de diciembre a Washington para su aprobación por parte del Congreso. En una sesión conjunta entre la Cámara de Representantes y la de Senadores que se celebrará el próximo 6 de enero, procederán a contar nuevamente los votos de los delegados y validar sus resultados.
  • El encargado de supervisar el conteo de los votos ante el Congreso es el vicepresidente en funciones. En 2017, Biden, como vicepresidente de Barack Obama, supervisó los votos que le dieron la victoria a Trump. Ahora le toca a Mike Pence hacer lo mismo para dar el visto bueno a la elección del demócrata.
  • Actualmente la Cámara de Representantes del Congreso está dominada por los demócratas, pero la mayoría del Senado es republicana. Existe la posibilidad de que durante la sesión, algunos legisladores objeten los resultados y cada reclamo deba ser debatido y resuelto por ambas cámaras, alargando el proceso unos días. No obstante, Mitch McConnel, líder de los republicanos en el Senado, reconoció públicamente la victoria de Biden, por lo que la validación podría más bien darse sin ningún contratiempo.
  • El paso final es la investidura presidencial, que se realiza el 20 de enero. Esta normalmente tiene lugar en el Capitolio, aunque existen casos en los que se ha realizado directamente en la Casa Blanca. Una vez sea juramentado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, John G. Roberts, Biden se convertirá en el 46° presidente de los Estados Unidos, para el período 2021-2025.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Estas son las promesas y retos de Joe Biden para Latinoamérica

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado