Canciller alemana Ángela Merkel rechaza los coronabonos

La Unión Europea sigue sin encontrar una salida común a la crisis por el nuevo coronavirus. No hubo consenso ante la propuesta de España

228

La canciller alemana Ángela Merkel se opuso a la propuesta de los llamados coronabonos, hecha por el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Merkel dijo en videoconferencia que no existe acuerdo en la Unión Europea para dar luz verde a esta medida.

Con esta posición emitida por Merkel se concluye que ni Alemania, ni Austria, ni Holanda, ni tampoco los países bálticos, Suecia y Dinamarca quieren sufragar estas ayudas a España e Italia.

Los miembros de la Unión Europea consideran que los países que en los buenos tiempos no acatan las normas, no pueden pedir solidaridad solo en situaciones de emergencia y de resto evadir sus compromisos.

Pide disciplina y no bajar la guardia

Por otro lado, Merkel pidió este jueves, 9 de abril, a los alemanes disciplina en el cumplimiento de las medidas para combatir el coronavirus y no bajar la guardia en los días festivos de la Semana Santa para evitar la propagación de la COVID-19.

LEE TAMBIÉN

ALEMANIA SUPERA EL MILLAR DE MUERTOS POR COVID-19

«Hará falta paciencia», dijo la canciller ante la prensa tras la reunión del comité especial del Gobierno que se ocupa de la pandemia, de la que Merkel dijo: «habrá que vivir con este virus, porque no ha desaparecido».

Merkel advirtió a sus conciudadanos que, ante el buen tiempo pronosticado para los próximos días y la tentación de regresar a comportamientos sociales más estrechos, deben mantener la concentración y la disciplina y evitar a toda costa la imprudencia que haga inútiles los esfuerzos recientes para contener la propagación del virus.

«La situación es frágil», destacó la canciller, quien dijo que a finales de la próxima semana, en su reunión prevista con los presidentes de los Länder, se revisará y se tomarán las decisiones que correspondan sobre una eventual relajación de las medidas impuestas.

Pero avanzó que se desconoce aún cómo afectará una eventual modificación de las reglas de distanciamiento social y cierre de la actividad económica en la evolución de la pandemia, por lo que aconsejó prudencia.

Las declaraciones de la canciller se conocieron después de que el Gobierno estimara este jueves que pasarán meses antes de que se pueda hablar del regreso a una cierta normalidad en la vida del país y pidiera a la población que siga respetando las medidas de confinamiento.

Más de dos mil fallecidos

Alemania registró este jueves el fallecimiento de 246 personas en las últimas 24 horas por la COVID-19, según los datos del Instituto Robert Koch, la entidad epidemiológica de referencia en el país, que indicó que el total de muertos alcanzó los 2.107 y el número de los que se contagiaron con el coronavirus llegó a los 108.202.

Los datos de la Universidad Johns Hopkins de EEUU, con una actualización más dinámica, sitúa los contagios en Alemania en 113.296 y la cifra de muertos en 2.349, unos 300 más que los datos de la víspera.

El presidente del RKI, Lothar Wieler, explicó que los fallecimientos registrados posiblemente continuarán en niveles elevados durante los próximos días y consideró que se trata de personas que contrajeron la enfermedad en las últimas una o dos semanas.

Pero también indicó que el aumento del número de muertos corresponde en gran medida a los casos que se han producido en residencias para mayores, un dato que reconoció que se esperaba.

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, declaró sin embargo su satisfacción por el respeto con el que los ciudadanos han seguido mayoritariamente las medidas de confinamiento impuestas y reconoció que todavía se está lejos de la normalidad como la conocíamos.

Advirtió a continuación de que todavía deberán pasar «semanas y meses de una renuncia necesaria» a las actividades habituales de la vida cotidiana.

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO