Vecinos de La Cruz de Carpintero denuncian cierre forzoso de la vía pública

En otro Café con El Pitazo realizado en el sector, los vecinos hablaron de los problemas de la comunidad y cómo mediante la organización vecinal y la negociación se pueden alcanzar soluciones

125
Los vecinos comentaron que en una oportunidad una señora tuvo una emergencia médica que no pudo ser atendida a tiempo el cierre de la calle y falleció | Foto: Ronald E. Peña

Caracas.- Transitar una tarde de domingo por la avenida principal de Carpintero, en Petare, se vuelve imposible para los vecinos de la zona. Desde horas cercanas a las 2:00 pm y, en ocasiones, hasta más allá de la puesta del sol, los motorizados de La Cruz y otras zonas del barrio se apoderan de la vía pública. ¿La razón? Hacer demostraciones de “caballitos” frente a sus compañeros, mientras el alcohol y otras sustancias se consumen sin control, y ante la mirada atónita de una barriada que se paraliza, algunos por disfrute, y otros de indignación.

Algunos vecinos comentan con molestia que, durante esas horas, el acceso y salida de la barriada se prohíbe totalmente, tan solo por el disfrute de unos pocos. “No es posible que yo salga un domingo y luego no pueda regresar a mi casa con tranquilidad hasta que ellos terminen su actividad”, denuncia Gladys González, vecina del sector La Cruz.

No hay respuesta de las autoridades

Foto: Ronald E. Peña

En años anteriores se realizó la denuncia ante la Alcaldía del municipio Sucre. La respuesta para no poner un fin a esta situación, o llegar a un acuerdo negociado, fue que se consideraba una actividad recreativa. “Nosotros entendemos que puede ser una actividad recreacional, pero ¿y los demás vecinos? Cerrar el tránsito totalmente por tanto tiempo está mal, ¿dónde queda el derecho de los demás vecinos?”, reflexionó Norma Ramos.

LEE TAMBIÉN

INVERSIÓN EN SUBTERRÁNEOS DE MIRANDA ALCANZA PARA CONSTRUIR OCHO METROS COMO EL DE MEDELLÍN

Un panorama similar se visualiza desde los cuerpos de seguridad del Estado, ques hacen caso omiso a las denuncias de la comunidad y permiten que semana a semana la historia se repita. “Los domingos uno ve que los guardias y policías pasan y no hacen nada; en ocasiones hasta resguardan la actividad y mandan a desviar a los vecinos que desean pasar por la zona porque la calle está cerrada”, denuncia Frank Hernández.

La anarquía y el abuso de drogas han sido tan grandes que ya ha cobrado la integridad física de algunos participantes, quienes han sufrido lesiones importantes luego de caerse por hacer estas piruetas. Pero lo más grave es que también se cobró una vida.

Los vecinos comentaron que en una oportunidad una señora tuvo una emergencia médica en su casa y que por no poder ser atendida a tiempo y no poder ser trasladada hacia un servicio de asistencia médica por el cierre de la calle, lamentablemente falleció. “Aquí el que desea salir un domingo tiene que hacerlo a pie, tenga o no una emergencia”, dijo Norbelys Cisneros.

Organizarse y llegar a acuerdos

Foto: Ronald E. Peña

Los asistentes al Café con El Pitazo del sábado 23 de noviembre están de acuerdo con que se permita la actividad de recreación motorizada que desde hace varios años se realiza, pero de manera controlada, llegando a acuerdos entre los participantes y la comunidad.

“Nosotros podemos dejar que ellos disfruten. Pero consideramos que debe establecerse un horario y que el cierre de la vía pública no puede ser absoluto. Las demás personas también tienen derecho al libre tránsito, bien sea para llegar a su casa, para ir a visitar a alguien y hasta por una emergencia”, declaró Nuria Peñaloza.

En Carpintero, se han propuesto otras actividades recreativas y complementarias para los domingos, como partidas de fútbol y jornadas de atención médica primaria para la comunidad, pero pocas se han logrado mantener en el tiempo, aclaró Didio Vergara.

Gladys Mogollón, de la ONG Creemos Alianza Ciudadana, recomendó a los vecinos documentar los hechos y levantar las denuncias de manera formal, buscando testigos que sirvan para dar fe de la situación que se ha generado. Asimismo, puntualizó que es importante comunicarse entre todos los vecinos, y con los participantes de estos eventos, aun cuando algunos se nieguen a negociar.

Organización vecinal ha rendido frutos anteriormente

Foto: Ronald E. Peña

De la mano con la recomendación de Mogollón, un ejemplo de que la organización vecinal efectiva ha traído beneficio a la comunidad del barrio Carpintero en ocasiones pasadas, salió a la luz.

Los vecinos comentaron que hace unos 10 años lograron que el servicio de agua llegara a sus hogares a través de tuberías. De manera organizada, la comunidad acudió en numerosas ocasiones al Instituto Municipal Autónomo de Aguas y Acueductos de Sucre (Imas) y a la alcaldía misma. Durante mucho tiempo sus solicitudes no fueron atendidas, pero entre la presión, las protestas y la organización comunitaria se llegó al acuerdo de cubrir los gastos de la instalación de tuberías entre el Imas y los vecinos.

Una década después, Carpintero aún disfruta de aquella victoria vecinal. Aunque el problema con el agua ahora sea la falta de bombeo hacia la zona que, en ocasiones, ha pasado hasta dos semanas completas sin recibir una gota de este líquido.

Los problemas de gas persisten

Foto: Ronald E. Peña

Hasta tres semanas ha tardado en pasar un camión repartidor de gas por el sector La Cruz del barrio Carpintero, lo que ha obligado a los vecinos a tener que cocinar a leña o con cocinas eléctricas, en algunas oportunidades. Así, también se han visto en la obligación de pagar altas sumas de dinero por trasladarse hasta el llenadero de Caucagüita o de Piedra Azul para poder adquirir sus bombonas.

“A veces no mandan camiones por mucho tiempo, aunque hagamos la solicitud. En otros momentos envían uno, pero es insuficiente para la cantidad de familias en la zona, lo que sí hacen siempre es querer cobrar con sobreprecio”, denuncia Vergara.

La basura hace estragos en la vía pública

Foto: Ronald E. Peña

Algo similar sucede con el servicio de desechos y aseo urbano, que no realiza la recolección de basura con la periodicidad necesaria, ocasionando que la basura se acumule en la entrada del barrio, en el sector La Figueroa. Los desechos pasan días a la intemperie, siendo un caldo de cultivo de enfermedades respiratorias y dérmicas, un criadero de alimañas y también algo más, una bomba de tiempo que ha afectado la vialidad.

Desde hace 15 días, una parte de la calle La Figueroa cedió mediante un hundimiento, ocasionado por la erosión en el suelo, por la acumulación de basura. Los vecinos advirtieron que esto sucedería y la solución de la alcaldía pasaba por realizar un asfaltado preventivo, solucionando el problema de forma, pero no de fondo.

Además, los vecinos ven con preocupación que, de no atenderse el problema rápidamente, el terreno pueda ceder totalmente, afectando no solo la calle Figueroa, sino la calle principal de Mesuca, y con ello el acceso a muchos otros sectores.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO