24.7 C
Caracas
jueves, 29 septiembre, 2022

Claves | El arte de vivir conviviendo en cuarentena

La cuarentena ha cambiado la forma en que las personas viven su día a día, y adaptarse a este nuevo entorno no es sencillo para muchas familias, ya que no están acostumbradas a pasar tanto tiempo juntas

-

Por: José Gregorio Torres Quero, Terapeuta Integral Psicobioemocional, Abogado e Infociudadano de El Pitazo. @proyecto_ens_end

Con la actual coyuntura mundial a causa del COVID-19, las estadísticas han expresado un aumento en la cantidad de discusiones familiares, desavenencias, e incluso separaciones de parejas como resultado de la convivencia en cuarentena. De hecho, la misma OMS declaró recientemente que también han aumentado los casos de violencia de género durante este periodo.

Por esta razón, es importante tomar en cuenta algunas recomendaciones que harán más llevadera esta “convivencia en crisis”:

Escuchar al otro y negociar

La negociación es algo que muchos desestiman en los temas familiares, ella es muy necesaria en tiempos donde toda la familia se encuentra en casa durante días, e incluso semanas. Al ser humano le gusta ser escuchado, si no nos comunicamos caemos en situaciones complicadas capaces de generar sentimientos de ira, soledad, tristeza, duda y mucho más.

En cuarentena, muchos temas cotidianos pueden terminar en un conflicto por lo que se requiere de la negociación. Recordemos que no estamos en una situación normal, y que nuestro día a día ha variado estrepitosamente.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | ¿Cómo evitar que el aislamiento por el COVID-19 afecte el sueño?

Si hay algún desacuerdo, como el uso del televisor o el internet, lo mejor que puedes hacer es sentarte junto a tu familia y escuchar las opiniones del resto (y sus demandas). Luego, lleguen a puntos en común, a acuerdos donde todos salgan beneficiados. Recuerda, escucha y negocia, con esto ya habrás dado un gran paso para convivir en cuarentena.

Determinar quiénes son los directivos de tu familia

En la familia deben existir figuras de autoridad que sean líderes al momento de tratar una crisis o conflicto y así regular el funcionamiento del grupo familiar. Es importante identificarlos, un directivo familiar debe ser un ejemplo a seguir, debe mantener la cordura, tiene que ser prudente y centrado al momento de exigir a los otros integrantes de la familia. Es importante cuidar su verbo, tener muy claro que las palabras nunca podrán recogerse una vez dichas, así que deben pensarse bien antes de hablar.

Lo ideal es que los directivos sean los padres, pero en casos como el de Venezuela, donde la migración ha obligado a las familias a separarse, puede que no sea así. Los núcleos familiares venezolanos, en ocasiones, están formados por tíos, abuelos, primos y demás, es importante que estos “directivo” sepan relacionarse con el resto.

Compartir tareas equitativamente

En una situación normal, cada quién tendría su tiempo para cada cosa, aunque en muchas ocasiones el peso recae sobre los hombros de una o dos personas nada más. Pero en cuarentena todos tenemos tiempo, es un momento propicio para la colaboración familiar, entonces, se deben compartir obligaciones. Así, un día a unos les toca cocinar, mientras el resto mantiene el orden; otro día unos descansan y otros lavan la ropa; así sucesivamente, en un proceso donde todos aportan algo al funcionamiento de la casa.

Además, es el momento justo donde las cabezas de familia se deben convertir en verdaderos “directivos”, deben ser capaces de liderar, hallar formas para dar soluciones a los conflictos. Son ellos quienes más deben desarrollar el arte de “vivir conviviendo”.

Compostura y prudencia

Un directivo de familia debe ser capaz de mantener la compostura en todo momento, porque sus impresiones son captadas por el resto de la familia, y cada integrante las asimilará de forma individual. Recordemos siempre que el ejemplo es el mejor profesor. Aun cuando la compostura y la prudencia no debe recaer únicamente sobre los directivos del hogar, sino que deben ser parte del compromiso de todos los miembros.

Es menester recordar que en momentos de crisis muchos tienden a olvidar al resto de la familia, debemos tener en mente que todos están viviendo la misma crisis, y que cada quien la asume desde su individualidad y sistema de creencias.

En el caso de los más pequeños, nunca asumas que ellos no entienden. Únicamente perciben el entorno de otra forma, porque su sistema sigue en construcción, pero eso no significa que no entiendan lo que pasa.

En todos los casos, lo mejor que puedes hacer es ponerte en los zapatos del otro, intentar comprenderlos, escucharlos y transmitirles tranquilidad. Es una tarea difícil de cumplir, pero necesaria.

Comuníquense y propicien la retroalimentación

En los procesos de negociación debe existir comunicación entre todos, y cada uno debe ser capaz de retroalimentar la posición del otro. Es cierto que hay negociadores más blandos, y otros más duros, pero en todos los casos es importante llegar a un punto donde todos queden satisfechos.

La negociación está diseñada para alcanzar un acuerdo entre todas las partes. Y aunque como familia comparten algunos intereses en común, también tienen otros intereses opuestos entre sí, especialmente por las brechas generacionales.

La convivencia es complicada cuando todos estamos en casa tanto tiempo, como sucede en esta cuarentena, pero siempre es importante solicitar sugerencias a todos los miembros de la familia y escucharlas. Son muy importantes, y nunca deben dejarse de lado.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a