26.8 C
Caracas
sábado, 25 mayo, 2024

Claves | Educación sexual integral para niños, niñas y adolescentes

Una educación sexual adecuada permite a los niños, niñas y adolescentes conocerse mejor, disfrutar de forma más segura su sexualidad y ser respetuosos consigo mismos y los demás

-

Caracas.- Según la psicóloga Hisvet Fernández, hablar de sexualidad con los hijos sigue siendo un gran tabú dentro de las familias modernas, pues muchos padres abordan este tema desde la desinformación, los miedos y prejuicios, ya que lo analizan solamente desde lo biológico y genital, un paradigma bastante incompleto.

Así lo hizo saber en el forochat «Educación sexual para niños, niñas y adolescentes en la era del Internet»m realizado el pasado martes 6 de junio, a través de WhatsApp, en el que participaron 785 lectores de El Pitazo.

Durante su exposición, la invitada aseguró: «La mayoría ve la sexualidad como algo privatizado, degradante y dicotómico. Privatizado, porque se considera un asunto tan íntimo que no se debe hablar con nadie; degradante, porque se le asocia con el pecado o patologías que pueden contraerse sexualmente; y dicotómico, pues se considera que existen solo dos géneros (hombre y mujer), que son opuestos entre ellos y tienen estereotipos asociados».

Para la especialista, esto representa un problema bastante grave en lo referente a la educación sexual de niños, niñas y adolescentes (NNA), pues esto empuja a que tengan conocimientos limitados sobre su sexualidad y la de otros, así como a buscar respuestas en fuentes que no son confiables (como la pornografía).

La invitada habló sobre la necesidad de educar a los niños, niñas y adolescentes (NNA) sobre sexualidad de una forma adecuada, integral y sana.

“Una buena forma de hacerlo es entendiendo que la sexualidad humana va mucho más allá de la genitalidad, es un rasgo distintivo de lo humano y producto de múltiples elementos que convergen entre sí, desde lo genético, las prácticas sociales, la historia y hasta la cultura alrededor del individuo”, apuntó.

Fernández señaló que la personalidad sexual de una persona se divide en siete dimensiones diferentes y verla de esa manera permite abordar mucho mejor la educación sexual que pretende impartirse. Las dimensiones son las siguientes:

  • Sexo biológico (macho, hembra, intersexual): características físico-biológicas de una persona. No está ligado únicamente a la genitalidad, también a las hormonas y hasta los cromosomas de cada individuo.
  • Identidad sexual: es la autopercepción que tiene una persona sobre su sexo biológico.
  • Género (hombre, mujer, no binario): es una construcción social que busca definir al cuerpo de una persona.
  • Identidad de género: refiere al género con el que cada quién se identifica y se siente cómodo (es algo totalmente independiente de la identidad sexual).
  • Orientación sexual: quién te gusta y atrae sexualmente (heterosexual, homosexual, bisexual, etc.).
  • Roles de género: son aquellos papeles y comportamientos que la sociedad ha asignado a cada género (no significa que sean válidos).
  • Comportamientos sexuales: aquellas características ligadas al sexo que son intrínsecas a la personalidad de cada individuo.

FOTOS | Así fue la concentración de María Corina Machado en Falcón este #1May

Asimismo, indicó que cada una de estas dimensiones deben ser respetadas en los NNA, pues una educación sexual integral y saludable no se erige sobre prejuicios, estereotipos, desinformación y miedos. Por el contrario, debe impartirse desde el respecto, la libertad, autonomía y la equidad de géneros.

Fue entonces cuando la invitada señaló los objetivos pedagógicos que toda educación sexual integral y sana debería cumplir:

Al ser consultada sobre algunas recomendaciones para lograr una buena educación sexual en los NNA, la especialista ofreció los siguientes tips:

  • Propicia las conversaciones como algo natural y responde todas las preguntas e inquietudes de tus hijos.
  • Se congruente entre lo que dices y haces, pues los padres deben ser modelos positivos para los hijos.
  • Aprovecha todas las circunstancias para hablar sobre el tema con tus hijos. Si la conversación surge, no la dejes de lado y apóyate en ejemplos reales cuando la abordes.
  • Organiza debates o actividades pedagógicas en familia o con las amistades de tus hijos, partiendo desde alguna pregunta puntual para que todos investiguen y den sus apreciaciones al respecto.
  • Busca apoyo con especialistas cuando tengas dudas sobre qué responder a algo relacionado con la sexualidad.
  • Naturaliza la sexualidad sana y ligada al respeto, la autonomía, la libertad y el placer.
  • Sé crítico ante la violencia en todas sus diferentes expresiones (de género, infantil, sexual, etcétera).

Los riesgos de la pornografía para los niños, niñas y adolescentes:

Junto a todo lo anterior, Fernández también aprovechó el forochat para hablar sobre los peligros que representa la pornografía como forma de educación sexual en los niños, niñas y adolescentes. Esta es una fuente de información a la que muchos NNA acuden por lo fácil que es acceder a ella en Internet, además de la necesidad de dar respuestas a sus dudas cuando los padres no lo hacen.

Más allá de que no sean aptos para NNA, la psicóloga recordó que los contenidos de ese mercado se producen para provocar a los consumidores y mantenerlos enganchados, no para educar sexualmente a alguien. Además, apuntó que este tipo de producciones son especialmente peligrosas para los NNA, ya que son mucho más susceptibles a volverse adictos y a aprender patrones sexuales poco saludables.

Para sustentar tal afirmación y dimensionar el problema, Fernández citó algunas estadísticas sobre la pornografía y los NNA, recogidas por el psicólogo José Luis García en su libro ‘Tus hijos ven porno, ¿qué vas a hacer?’:

  • La edad promedio de exposición inicial a la pornografía en niños y niñas es a los 8 años.
  • La exposición al porno duplica las probabilidades de que un varón se convierta en un agresor sexual.
  • La pornografía cuadruplica las probabilidades de que una niña se convierta en una víctima de agresión sexual.
  • Nueve de cada diez películas porno son violentas y naturalizan trastornos de conducta sexual, algo que ya se ha convertido un problema de salud para niños, niñas y adolescentes.
  • La pornografía ha erotizado la violencia, convirtiéndola en un estímulo sexual cuando no debería.

Finalmente, indicó que todos aquellos niños que no reciben una educación sexual adecuada, integral y sana son propensos a tener los siguientes problemas:

  • Pueden aprender a través de la pornografía a ser violentos sexualmente y también fuera de este ámbito en un futuro.
  • Podrían adquirir conductas sexuales de riesgo, como no protegerse o tener relaciones en cualquier lugar o con cualquier persona.
  • Podrían desarrollar disfunciones sexuales fruto de requerir estímulos más fuertes que otras personas.
  • Tendrán mayor probabilidad de convertirse en consumidores de prostitución, drogas y otras sustancias dañinas que los ayuden a conseguir estímulos más fuertes que los satisfagan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a