Bolívar: transportistas protestan por escasez de gasolina y abuso de funcionarios

Los conductores señalan directamente a cuerpos de seguridad de amedrentarlos y quitarles la reserva de gasolina que llevan para poder trasladar pasajeros a lo largo de la troncal 10, que atraviesa el estado Bolívar y alcanza la frontera con Brasil

90
Los choferes de carritos por puesto protestaron en una alcabala militar ubicada en la salida del municipio Caroní | Foto: Carlos Suniaga

Ciudad Guayana.- Conductores de carritos por puesto que cubren la ruta de la troncal 10 en el estado Bolívar protestaron este jueves 16 de enero para rechazar maltratos por parte de funcionarios de cuerpos de seguridad y rechazar la aguda escasez de gasolina que ya cumple casi cuatro meses en la zona sur del país. Son más de 1.500 los choferes afectados por la situación.

“Denunciamos públicamente el atropello de funcionarios de la Guardia Nacional, policía regional, Dirección General de Contrainteligencia Militar y Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. En las diferentes alcabalas somos tratados como delincuentes y en realidad somos trabajadores del volante”, manifestó Eladio Medina, presidente de una de las líneas de carros que encabezó la acción de calle.

Medina dijo que desde la Gobernación han intentado solventar la grave situación que se registra en el sector transporte por la falta de gasolina, pero alega que no es suficiente, pues incluso en las estaciones de combustible que habilitó el Gobierno regional para los transportistas, ellos pasan hasta tres días en enormes colas, mientras los ciudadanos se quedan sin carritos por puesto o autobuses para movilizarse.

“Lo que queremos es hacerles saber a las autoridades a través de esta protesta que hay funcionarios en los puntos de control que nos quitan la gasolina que nosotros conseguimos de alguna u otra manera. Sabemos que no hay gasolina y nosotros tenemos que prestar un servicio al pueblo; lógicamente tenemos que buscar el combustible”, declaró Medina.

Comentó también que los funcionarios los amenazan con llevarlos presos si no entregan la gasolina. Enfatizó que es imposible cubrir la ruta de la troncal 10 sin tener al menos una pimpina de combustible en la maleta del carro, porque de lo contrario se quedarían varados en pleno trayecto. Dijo que a pesar de que ellos presentan su credencial de chofer de una línea, los funcionarios igual los maltratan y retienen el hidrocarburo.

LEE TAMBIÉN

Alcaldía de Carúpano implementa sistema para controlar distribución de gasolina

En octubre de 2019 los transportistas también llevaron a cabo una protesta similar. En ese momento denunciaban la misma situación, pero lograron llegar a acuerdos verbales con los jefes de las más de 20 alcabalas ubicadas en la troncal 10. Sin embargo, Manuel Salazar, presidente de la línea de taxis El Dorado, expresó que hubo cambios de mando en los puntos de control y todos los acuerdos quedaron sin efecto.

“Por eso esta vez vamos a mantener la protesta hasta que exista algo escrito donde se nos respete el derecho al trabajo”, aseguró Salazar, quien alertó que un chofer que pertenece a la línea de taxis Sacupana fue detenido por las Fuerzas de Acciones Especiales hace varias horas, supuestamente por tener gasolina en su casa, y hasta ahora no saben nada de él.

Los afectados declararon a los medios frente a una alcabala militar ubicada en la salida del municipio Caroní. A pocos metros de este lugar se podía observar a hombres y mujeres en la carretera revendiendo gasolina en botellas de refresco y otros envases. Ningún funcionario de ese punto de control vehicular parecía darse por enterado de esta situación.

Gasolina retenida en Tumeremo

Los manifestantes señalaron abiertamente a funcionarios del Cicpc, subdelegación Tumeremo, de quitarles el combustible que llevan sin dejar al menos un acta de retención. Lo mismo ocurre con los militares que están en la alcabala La Romana, ubicada en Upata, municipio Piar, rumbo a la zonas mineras.

Mientras esto ocurre, los afectados indicaron que trabajan solo dos veces a la semana porque deben hacer cola en las estaciones de servicio. Señalaron que algunos asumen el riesgo de llevar su pimpina de gasolina y “rogar a Dios” para que los funcionarios estén de buenas y no les quiten el combustible.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO