Trabajadores de La Guajira denuncian que hiperinflación ”se comió” el nuevo aumento salarial

Muchos trabajadores públicos y privados recuerdan épocas donde parte del fruto del trabajo llamado salario, permitía a trabajadores venezolanos acceder a condiciones materiales que contribuía a tener una vida digna. El trabajo permitía tener un buen vivir, hoy ese momento es anhelado por muchos empleados en La Guajira venezolana

131

La Guajira.- La situación económica ha golpeado sin piedad a los trabajadores públicos y privados. Muchos desertaron, algunos abandonaron sus cargos y otros aún resisten, pero para nadie es inusual ver las escuelas sin docentes y hospitales sin personal. Las cartas de renuncia se acumulan cada vez en las instituciones de La Guajira del estado Zulia.

1° de mayo, Día Internacional del Trabajador. Muchos empleados esperaban con ansia esta fecha, ya que recibían un aumento que ayudaba económicamente. Hoy en día, un servidor público siente impotencia al  escuchar un aumento de salario, porque esto genera mayor inflación.

El equipo de El Pitazo en La Guajira realizó varias visitas a los empleados públicos, privados y jubilados, quienes compartieron gratos recuerdos de sus épocas como empleados en las diferentes instituciones de La Guajira.

Zoila Govea, maestra jubilada que trabajó por 25 años en la escuela de Arepeta, en la parroquia Guajira, narró su historia desde que inició su carrera como maestra en el año 1994: “Ser maestro en esa época era lo máximo; duré cinco meses sin recibir un salario. No me quejaba de los pasajes porque anteriormente se podía obtener fácilmente el efectivo. Logré terminar de construir mi casa con lo que me pagaban en el colegio y compré mi carro de paquete. Pero hoy en día el sueldo no alcanza ni siquiera para comprar dos pollos”.

LEE TAMBIÉN: 

PENSIONADOS PASAN MÁS DE 10 HORAS EN COLA FRENTE A ENTIDADES BANCARIAS

Una docente del Centro educativo inicial Madre Laura, ubicado en la población de Guarero de La Guajira, nos comentó:  “Hoy en día el salario solo alcanza para medio comer, porque en la entidad bancaria solo están dando 5.000 bolívares y eso no cubre los pasajes para realizar una diligencia. Muchos de nosotros trabajamos por amor y compromiso con los niños del municipio”.

Similar fue el testimonio de Jairo González, quien señaló que comenzó a trabajar como obrero desde 2010. “En ese tiempo podías tener en el bolsillo todas tus quincenas, pero ahora los 40.000 bolívares solo alcanzan para  comprar dos días de comida. Muchos de mis compañeros han abandonado sus trabajo porque el sueldo no aguanta”, dijo González.

”Muchas veces me dan ganas de llorar, porque salgo a trabajar sin poder comer una arepita. De verdad no me alcanza para comprar alimentos; hace dos años me detectaron una ernia y no ha sido fácil seguir mis tratamientos porque simplemente no me alcanza mi sueldo”, manifestó el maestro de la parroquia Alta Guajira.

Los trabajadores públicos y privados del municipio Guajira aún resisten y piden todos los días a Maleiwa (Dios) que coloque su mano sobre Venezuela.

DÉJANOS TU COMENTARIO