22.2 C
Caracas
lunes, 10 agosto, 2020

Testigos del horror: las historias de las víctimas de la masacre de San Félix

-

Ciudad Guayana.- Una madre que abrazó a su bebé de un año para protegerlo, un padre que le dijo a su esposa y tres hijas que corrieran por sus vidas en medio del tiroteo, y una recién graduada de bachiller que estaba con su papá en la parada de autobús son algunas de las historias de quienes hoy engrosan la lista de víctimas del horror vivido ese domingo 21 de julio en San Félix.

El último abrazo

Una de las historias más dramáticas es la de Lismar Díaz Bonillo, un ama de casa de 27 años que recibió disparos en la espalda, abdomen y piernas. Ella estaba en la parada de autobús con su esposo, un oficial activo de la Policía Nacional Bolivariana, y sus dos hijos, de uno y tres años. Iban a pasar el domingo en casa del suegro de Lismar.

En el momento de la balacera, su pareja tomó de la mano al niño más grande, mientras que la reacción de ella fue abrazar al bebé de un año que tenía en brazos para resguardarlo del horror. Los dos resultaron heridos, pero ella murió luego de ingresar a la Clínica Humana en San Félix. “Ella, por proteger al niño, se lanzó al suelo y lo abrazó fuerte”,contó Orlismar Díaz, hermana de la fallecida.


LEE TAMBIÉN: 

CLAVES: LO QUE DEBES SABER SOBRE LA MASACRE DE SAN FÉLIX


El menor presentó lesiones en una de sus piernas por el roce de dos proyectiles y su condición es estable. La hermana de Lismar recorrió al menos tres centros de salud para que al bebé le brindaran atención médica: en la Clínica Humana le dijeron que no había pediatras, en el hospital Raúl Leoni no se le pudo hacer una placa, hasta que finalmente lograron atenderlo en Fundación Lala. El esposo de Lismar y su hijo mayor resultaron ilesos tras el ataque.

El Día del Niño

Miguel Ángel Astudillo, un comerciante de 33 años, es otra de las víctimas, quien recibió un disparo en la cabeza y murió en el sitio. Su esposa relató que estaba con él junto a sus tres hijas de 12, 13 y 9 años. El domingo en la mañana pasaron primero por el mercado de San Félix para comprar algunas provisiones y luego se fueron a la parada de autobús del sector El Mirador, rumbo a una piscina ubicada en la vía El Triunfo para celebrar el Día del Niño.

“Primero llegaron los tipos esos a matar gente antes que el microbús. Yo salí corriendo con mis hijas. Él me decía ‘corre Maye’, pero no le dio tiempo”, relató Mayelis Soledad, esposa de Miguel Ángel Astudillo.


LEE TAMBIÉN: 
FAMILIARES DENUNCIAN QUE MASACRADOS DE SAN FÉLIX SE DESCOMPONEN EN MORGUE DEL CICPC



- Advertisement -

Sorángel Rivas, madre de la víctima, lamentó la forma como perdió a su hijo, mientras se quejaba de la inseguridad en el país. «El Gobierno no hace nada. Tanta delincuencia que hay, que uno no puede estar tranquilo ni en una parada ni en un mercado. Yo le pido al Gobierno que haga algo. ¿Hasta cuándo van a estar matando inocentes?”, reclamó.

El papá que esperaban en casa

Francis Gustavo Rivas, un vendedor informal de 54 años, también recibió balazos que le quitaron la vida. Él fue trasladado a la Clínica Humana de San Félix, donde falleció a los pocos minutos de su ingreso debido a la gravedad de las lesiones causadas por los disparos. Su esposa dijo que él salió el domingo muy temprano de su casa, ubicada en El Triunfo, para trabajar en el mercado de San Félix con su yerno.

Cerca de las diez de la mañana ya habían vendido todos los productos en el mercado y decidió ir a la parada de autobús para regresar a su hogar. “Yo lo estaba esperando en la casa. Eso es injusto, hasta cuándo”, comentó la esposa de Francis Gustavo Rivas en la emergencia de la clínica.


LEE TAMBIÉN: 
ATAQUE ARMADO DEJÓ SIETE MUERTOS EN UNA PARADA DE AUTOBÚS DE SAN FÉLIX



La víctima tenía ocho hijos y según el informe del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), tiene registro por delito de droga y hurto, aunque no precisa la fecha.

Yennifer Vallenilla Centeno, una estudiante de 17 años, es otra de las víctimas. Un familiar dijo que ese domingo 21 de julio estuvo de visita en casa de su mamá y luego se encontró con su papá en la parada para regresar a su lugar de residencia, en la vía El Triunfo. La adolescente, quien murió en el sitio, semanas antes se había graduado de bachiller.

Santa Malavé Pumiaca, un ama de casa de 44 años, también fue asesinada durante el ataque armado. Una de sus hermanas, Dennis Pumiaca, dijo que estaba en la parada esperando un autobús o camioneta para regresar a su casa. También lamentó la inseguridad en Venezuela: «Es terrible lo que estamos viviendo, la manera como juegan con la vida de las personas. Aquí no habrá justicia porque el Gobierno no la hará. Aquí los que mandan son los malandros”, manifestó.

Las otras dos víctimas fatales son Nelson José Chacón, de 20 años, y Régulo Pastor Decena, de 81 años. Según el relato de algunos testigos, los dos hombres que llegaron disparando estaban buscando a dos de las personas que se encontraban en la parada de autobús. De momento, las autoridades no han precisado si estas dos personas que señalan los testigos están entre los muertos o los heridos.

El lunes 22 de julio se conoció sobre algunos allanamientos que hizo la policía científica, que arrojó la detención de una decena de personas por averiguaciones tras la masacre,

En los locales de la zona se puede ver el impacto de los proyectiles

¿Qué tan útil fue esta publicación?