Sepultan a una de las víctimas de masacre en Ikabarú sin hacerle autopsia

Militares uniformados acompañaron al sargento de la GN Antonio Perera, a su última morada. Familiares de los otro siete asesinados aseguraron que tampoco les practicaron la necropsia a los cuerpos

312
Indígenas de Parkupik aseguraron temer por sus vidas ante estos hechos violentos | Foto: cortesía

La mañana de este martes sepultaron a una de las ocho víctimas de la masacre de Ikabarú, que ocurrió el viernes 22 de noviembre. No le hicieron autopsia, según denunciaron familiares y caciques de la zona.

«Vimos pasar el ataúd de Perera; había mucha gente caminando junto a él, más que todo militares uniformados que lo acompañaron y dieron el último adiós», contó un vecino del sector Manakrü al ver el cortejo fúnebre del sargento de la GN Antonio Perera, quien estaba en proceso de retiro y trabajaba en la mina de este sector de la Gran Sabana.

Perera era instructor de premilitar en liceos de Santa Elena de Uairén, pero la difícil situación económica lo llevó a rebuscarse en esta zona minera. Tanto su familia como allegados se quedaron atónitos ante los hechos.

LEE TAMBIÉN

PEMONES DENUNCIAN AMENAZAS DE JUSTO NOGUERA TRAS LA MATANZA DE IKABARÚ

El sargento, además de Máximo Jeremy Muñóz Solano (17), Luis Alejandro Fernández Gómez (28), Richard Antonio Rodríguez Galvis (30), Eslie Ezequiel Basanta (33), Edison Ramón Soto Suárez (46) y dos hermanos conocidos como Chichí y Cristóbal fueron ultimados por un grupo armado que irrumpió la noche del viernes en busca de los dos últimos. Como no los encontraron, mataron a los otros.

El lunes fueron hallados los cadáveres de Chichí y Cristóbal en la mina La Sabanita. Los pemones atribuyen este ataque a efectivos del Sebin y Dgcim que acabaron con los líderes para que el Gobierno tomara el control. 

LEE TAMBIÉN

ALCALDE ENCARGADO DE GRAN SABANA NIEGA PRESENCIA DE SINDICATOS MINEROS EN IKABARÚ

Ante estos hechos, el cacique de la comunidad de Parkupik, Walter Torres, detalló que temen por sus vidas y alertó a la comunidad internacional, mediante un comunicado que grabó en video junto a los pobladores, que el gobernador de Bolívar representa una amenaza para los pemones de ese sector. Familiares de las otras víctimas aseguraron que tampoco les hicieron autopsia, detallando que las autoridades alegaron que no había el personal capacitado en Santa Elena.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.