25.9 C
Caracas
sábado, 19 septiembre, 2020

Pemones mantendrán retenido a general de la GN para evitar otra muerte violenta

-

Caracas. Los pemones del poblado de Kumaracapay informaron este 22 de febrero que mantendrán retenido al general de brigada José Miguel Montoya Rodríguez, comandante zonal de la Guardia Nacional (GN) en el estado Bolívar (comando Nº 62), como garantía de que no ocurra otra muerte violenta.

En horas de la mañana, los pemones fueron repelidos con armas de fuego y bombas por los militares cuando intentaban impedir el cierre de la frontera entre Venezuela y Brasil para permitir el ingreso de la ayuda humanitaria. En la acción resultaron asesinadas dos personas y otras 15 fueron heridas.

Los nativos habían exigido al general que escribiera de su puño y letra la orden para que retonaran los convoys que se aproximan con militares a la Gran Sabana. Sin embargo, Montoya Rodríguez escribió en el papel que está a «disposición de mi comandante en jefe Nicolás Maduro» y lo firmó, negándose a girar la instrucción.


LEE TAMBIÉN: 

GN TOMÓ EL AEROPUERTO DE SANTA ELENA DE UAIRÉN

A la espera de forenses

En horas de la tarde, el cadáver de Soraya Rodríguez (45), una de las personas asesinadas, y que recibió tres impacto de bala de FAL en el pecho durante la arremetida de la Guardia Nacional, permanecía en el ambulatorio de Kumaracapay.

Se conoció que esperan a la patóloga y a funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) provenientes de Tumeremo -poblado que queda a unas ocho horas de distancia.

Rodríguez deja cinco hijos huérfanos.

Así trancaron los pemones el acceso hacia Santa Elena de Uairén al enterarse de que se aproximaba un contingente de la GN y presuntos colectivos en 10 autobuses del Psuv. Foto: Glorimar Fernández

A quemarropa

- Advertisement -

También trascendió que todos los pemones que resultaron heridos, en medio de la represión de la GN, fueron impactados a quemarropa.

El otro fallecido fue Rolando García, de 51 años.

Con información de Glorimar Fernández

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado