31 C
Caracas
martes, 13 abril, 2021

ONG Fundaredes alerta que residentes de Amazonas venden chatarra para sobrevivir

Hombres y mujeres cruzan de madrugada el río Orinoco rumbo a Casuarito, Colombia, para vender objetos viejos hechos con hierro, según señala la ONG Fundaredes. La organización alerta a las autoridades sobre el peligro que representa atravesar el río en pequeñas embarcaciones

-

Puerto Ayacucho.- Un estimado de 200 personas de diferentes edades y sexo arriesgan diariamente sus vidas cruzando el río Orinoco de madrugada hacia la población de Casuarito, en la línea fronteriza con Venezuela, para vender chatarras, de acuerdo con lo que indica un informe de la ONG Fundaredes de este lunes, 22 de febrero.

El reporte revela que habitantes de diferentes sectores de Puerto Ayacucho salen desde las 2:00 am hasta el puerto de la Corporación de Venezuela (Corpoven), zona fronteriza controlada por militares, donde una embarcación clandestina que cobra 3.000 pesos colombianos se encarga de cruzar a las personas para vender las chatarras.

El informe de la ONG precisa también que hombres y mujeres de diferentes edades, incluyendo menores de edad, se ven involucrados en este oficio que comenzó a ganar fuerza desde el mes de mayo de 2020, por la crisis que atraviesa el país y que se agudizó con el decreto mundial de pandemia por el coronavirus.

LEE TAMBIÉN

Vacuna Sputnik V llegó a hospitales centinelas de Bolívar

El coordinador de Fundaredes en la entidad, José Mejías, señaló que los residentes asumen los riesgos por la necesidad de comprar alimentos. «La necesidad por comprar alimentos ha llevado a la gente a arriesgar sus vidas haciendo cosas peligrosas».

Mejías detalló que personas salen de sus casas de madrugada, con una carretilla llena de chatarras para llegar al puerto donde espera la embarcación que inicia los viajes a las 4:00 am.

«Las autoridades conocen del caso. Corpoven es una zona militar y se hacen de la vista gorda. Conocemos de varios accidentes, embarcaciones que se han hundido en medio del río por el peso de los hierros. Gracias a Dios no se han registrado víctimas fatales. Los organismos del Estado deben tomar cartas en el asunto», advirtió Mejías.

- Advertisement -

Elías Ponare, trabajador de la Gobernación de Amazonas, dijo que lleva un año dedicándose a este oficio por el bajo salario que percibe. Sostuvo que gracias a la venta de hierro ha sustentado a su familia. Acotó que el kilo lo vende en 5.000 pesos. «Gano más vendiendo chatarra que como trabajador del gobierno», precisó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado