26 C
Caracas
lunes, 23 mayo, 2022

Delta Amacuro: niña de nueve años se dedica a la costura para ayudar a su abuela

La pequeña cursa 5º grado de educación básica, el futbolito es su deporte favorito y es apasionada al juego de las metras; en su tiempo libre se dedica ayudar a su abuela en su pequeño taller de costura

-

Una niña de origen warao , estudiante en la E.B. Manuela Saenz, localizada en la parroquia Antonio José de Sucre del municipio Tucupita, en el estado Delta Amacuro, se ve en la imperiosa necesidad de realizar labores de adultos ante la aguda carencia que presenta su núcleo familiar. En sus horas libres la menor se dedica a realizar costuras en el taller de su abuela; con destrezas extraordinarias en relación con su edad, sus manos se entrelazan con el tejido.

El equipo de El Pitazo tuvo acceso al pequeño taller y pudo escuchar la historia de la niña que a su corta edad ejerce labores de un adulto. Su abuela fue identificada como María Marquina; es trabajadora independiente y su profesión es la costura de ropas casuales y uniformes deportivos; para esto, posee un pequeño taller donde realiza junto a una hermana trabajos de confección y costura.

LEE TAMBIÉN

MÁS DE 15.000 NIÑOS VENEZOLANOS SON CAPTURADOS POR IRREGULARES PARA TRABAJO COMERCIAL Y SEXUAL

“Ella está creciendo entre las maquinas, juega y duerme con el ruido de las costuras; ese es su mundo”, reseña la abuela de la menor mientras continúa con el ejercicio del tejido. La ropa deportiva es el fuerte donde se desempeña la menor; cuenta con una clientela exigente: instituciones deportivas, clubes, asociaciones y escuelas deportivas son su mercado. “Nada es fácil; la crisis afecta a todos los sectores y, por supuesto, nuestros hijos son afectados directamente”, sostuvo Marquina.

De acuerdo al testimonio de familiares, la niña de nueve años de edad fue abandonada por su padre desde el mismo día de su nacimiento; no fue reconocida y nunca se ha responsabilizado de su paternidad. Ante esta situación, su abuela es padre y madre a la vez. Al preguntar por su rendimiento, su protectora afirmó que es muy aplicada. “A pesar de las carencias asiste a sus actividades. En este momento no tiene zapatos para hacer su Educación Física”, reseñó la abuela de la menor.

La niña costurera, cuyo nombre se reserva para resguardar su identidad, es el rostro de muchos miles de niños afectados por la crisis socioeconómica que atraviesa el país e impacta directamente a los hogares venezolanos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a