29.5 C
Caracas
domingo, 16 junio, 2024

Mujeres pemón hacen trueques por alimentos durante la pandemia

Van casa por casa cambiando picantes, casabe y almidón por comida, sábanas y cobijas y en algunas ocasiones han cambiado matas de plátano y orquídeas a cambio fósforos y velas

-

En medio de las restricciones para evitar el contagio por COVID-19, pemones de la comunidad Maurak de la Gran Sabana se han visto obligados a salir de sus casas a ofrecer trueques. Las mujeres indígenas salen al menos tres veces a la semana a tocar puertas para ofrecer picantes, almidón, casabe y plantas a cambio de comida, sábanas y cobijas.

«Nos acostumbramos a tomar leche, a echarle azúcar a nuestras bebidas, ahora ni pollo podemos comprar porque en las bodegas de nuestras comunidades subieron los precios, medio pollo ya cuesta 50 reales (equivalentes a 10$), por eso salimos a la calle», contó una indígena llamada Isabel a El Pitazo este lunes, 27 de abril.

Los hombres se quedan en sus viviendas trabajando los conucos, las mujeres mayores cuidan a los niños y las más jóvenes salen a hacer los intercambios. Relataron que en ocasiones han cambiado matas de plátano y orquídeas a cambio fósforos y velas, ya que desde que inició la cuarentena están sin electricidad en Maurak, tampoco tienen agua.

LEE TAMBIÉN

CÁMARA DE COMERCIO CONFIRMA SAQUEO A BODEGÓN DE PUERTO ORDAZ

«Comenzamos a usar tapabocas cuando nos dimos cuenta que la gente no nos quería recibir, nosotros no creemos en eso del coronavirus, para nosotros no existe», dijo Elda, hermana de Elizabeth, asegurando que no han recibido ningún tipo de charla ni se ha presentado a su comunidad ninguna autoridad a informarles sobre la pandemia y sus consecuencias.

Las mujeres aseguraron que la cuarentena inició cuando algunos conucos comenzaron a dar sus frutos, pero aún falta y para brindar alimentos a toda la comunidad continuarán casa por casa. Isabel ha ofrecido sus servicios para limpiar casas, pero hasta la fecha no ha sido contratada porque habitantes de Santa Elena de Uairén han acatado todas las medidas para minimizar el contacto con el exterior.

Antes del mediodía deben estar a orillas de la Troncal 10 esperando el único autobús que funciona hacia su comunidad, que ya no cubre la ruta diariamente debido a la escasez de gasolina.

Antes de la cuarentena, familias de esta comunidad compraban comida en Brasil. Muchos de ellos trabajaban en minas de otros sectores indígenas, las mujeres hacían labores de limpieza en varias casas y algunas también acudían a las minas.

LEE TAMBIÉN

COMUNIDADES EN LA VELA DE CORO HACEN TRUEQUE POR AGUA

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a