Maestros en Bolívar asisten a escuelas sin desayunar

meta_valwi

Ciudad Guayana.- Un salario de no menos de mil dólares exigen docentes en el sureño estado Bolívar, una región donde los maestros han encabezado asambleas y protestas desde que se inició el nuevo año escolar, el pasado 16 de septiembre. Ese día, solo 5.000 de los 14.000 docentes inscritos en las nóminas de la región asistieron a las aulas, según cifras del colegio de profesores de Bolívar.

Las razones son múltiples, pero todas tienen como variable común la crisis económica, dijo Aída González, Secretaria General del colegio de profesores. Los docentes no tienen cómo pagar el pasaje para ir a los planteles, mucho menos para comprar zapatos o implementos de trabajo como bolígrafos o marcadores, y no están desayunando antes de ir a los salones a impartir clases. La crisis en el sector educación es transversal, sostuvo González. “Un docente por quincena cobra alrededor de 40 mil bolívares; ¿qué se compra con eso?”, se preguntó la dirigente gremial.

Este 18 de septiembre, un cartón de huevos tiene un costo de 85.000 bolívares en los mercados de Ciudad Guayana, 5.000 bolívares más que el sueldo promedio de un docente en el sur de Venezuela. En las unidades de transporte público el pasaje urbano está en 1.500 bolívares, ida y vuelta a la escuela serían 3.000; en total, al mes un educador pagaría 60.000 bolívares solo en movilización al sitio de trabajo.

Jesús Martínez, un maestro con 10 años de experiencia que imparte clases en la Escuela Bolivariana Francisco Conde, en San Félix, relató que gana 65.000 bolívares al mes, un monto que le alcanza para muy poco. Reveló que en ocasiones asiste al trabajo sin desayunar. “El salario no me alcanza, pero lo más triste es que no soy solo yo, porque mis colegas también llegan sin haber comido nada, y lo mismo pasa con mis alumnos”, dijo.

Para el colegio de profesores, el Estado no resolverá la crisis del sector educación, pues considera que el Ministerio de Educación es incompetente para atender las demandas de los maestros. “El Gobierno anuló nuestro contrato colectivo, y da rabia ver a los colegas más flacos y más enfermos”, apuntó la dirigente del ente que agrupa a los educadores.

A todo esto se suma la diáspora de maestros, pues la gremialista sostuvo que muchos docentes se han ido del país buscando mejor calidad de vida. También señaló que otros prefieren irse a las minas de oro o trabajar revendiendo productos básicos. Cualquier empleo genera más ingresos que ser maestro, manifestó.


LEE TAMBIÉN:

GREMIO DOCENTE SEGUIRÁ EN LAS CALLES HASTA QUE EL MINISTERIO RESPONDA A SUS EXIGENCIAS  



“Por cada escuela, al menos ocho docentes ya no van a volver porque nos han dicho que prefieren trabajar hasta de buhoneros”, declaró Aida González, mientras advirtió que las vacantes en las escuelas dejarán a los estudiantes sin personal capacitado, pues el Estado no tiene cómo llenar las nóminas de profesionales bien formados.

Ante el grave panorama, señaló que lo que les queda a los maestros es seguir protestando, y dijo que para eso es urgente que los padres y representantes se unan al reclamo. “La misma comunidad, junto a los maestros, tiene que protestar, salir a la calle, porque es que ya no podemos seguir, no aguantamos más con un salario de hambre”, detalló.

DÉJANOS TU COMENTARIO