21.7 C
Caracas
sábado, 13 agosto, 2022

La física Alejandra Méndez Chipia: la historia que se volvió viral en Delta Amacuro   

La foto del pasaporte de una mujer cuyo nombre es Alejandra Méndez Chipia corrió como pólvora por las redes sociales. Su amplio currículo y la precaria situación en la que vive, en una remota zona de Delta Amacuro, a cientos de kilómetros de su última residencia, hacen contraste en esta historia

-

Delta Amacuro.- Cerca del pequeño puerto fluvial de Curiapo, una comunidad indígena warao, en el Bajo Delta, está una mujer y un pasaporte que se volvieron virales en redes sociales. Ella es de piel blanca, muy delgada y viste ropa desgastada. No parecía nativa del lugar; su aspecto contrastaba con el resto de la comunidad. Algunos miembros de una organización que brinda asistencia humanitaria en la zona la vieron y les llamó la atención. Era miércoles 20 de julio.

-¿Tienen comida?, tengo hambre – preguntó la mujer a las personas que la observaban.

Después de recibir pan y otros alimentos, ella comenzó a conversar. Entre el grupo que la escuchaba estaba Julio Fernández, un trabajador humanitario, de 41 años, que presta servicios en Delta Amacuro y quien habló con El Pitazo. 

“Nos interesamos en escucharla porque nos parecía que sus temas de conversación eran de una persona muy inteligente y preparada. Nos llamó la atención como alguien así, que no es de esa zona tan remota, estaba en situación de calle”, relata Fernández. A Curiapo, municipio Antonio Díaz del Delta, solo se llega por vía fluvial, atravesando el Orinoco hasta su desembocadura. 

Ella hablaba mucho, pero había algo que no quería decir: su nombre. Se lo preguntaban una y otra vez y ella evadía la respuesta. Lo que sí decía era que tenía un pasaporte y daba versiones confusas sobre cómo había llegado a la inhóspita zona. Incluso, llegó a decir que fue secuestrada y llevada hasta esa comunidad warao. 

“Supimos su nombre por un lugareño que pasó y la saludó; la llamó Alejandra. Cuando teníamos rato conversando y había más confianza, una de mis compañeras le pidió el pasaporte y ella, con recelo, se lo mostró. Mi compañera le tomó una foto al pasaporte”, contó Fernández, quien afirmó que la mujer tiene acento andino. 

Pasaporte que mostró la mujer a los trabajadores humanitarios | Foto: cortesía Julio Fernández

Alejandra Méndez Chipia

En el pasaporte que tiene la mujer hay un nombre y un lugar de nacimiento: Alejandra Méndez Chipia, de 40 años, oriunda de San Cristóbal, estado Táchira. La base de datos del Consejo Nacional Electoral revela que su último lugar de residencia oficial fue el municipio Libertador del estado Mérida. 

Un resumen curricular disponible en internet, y cuyos datos coinciden con el pasaporte, arrojan que Méndez Chipia es licenciada en Física y obtuvo el primer lugar en su promoción en la Universidad de Los Andes (ULA), en 2007. Fue docente de matemáticas en la misma alma máter y, hasta el año 2008, cursaba estudios de posgrado de paleontología. 

“Pude hablar con una persona que trabaja en la Alcaldía de Curiapo y me comentó que ella llegó a la comunidad hace cinco años, aproximadamente. Realizaba estudios y fotografías. Iba a otros sectores y siempre regresaba a Curiapo. Me dijo que ella estaba bien, pero de repente comenzó a presentar problemas de salud. En la comunidad indígena dicen que alguien le hizo un daño, es decir, se refieren a algún tipo de brujería”, explicó el trabajador humanitario. 

Viral en redes sociales 

La foto de Alejandra y su pasaporte corrieron como pólvora por las redes sociales. “Tan pronto salimos del lugar y tuvimos señal, comenzamos a escribir en grupos de Facebook de Mérida. Hice un pequeño relato de Alejandra y su condición, y publiqué su foto. Inmediatamente tuve respuestas de unas personas que me dijeron que la conocían”, aseveró el informante. 

Una mujer que afirmó ser la exsuegra de Méndez le dijo a Fernández que quería ayudarla. “Yo le dije que lo más recomendable era que sus familiares vinieran a Curiapo. Al día siguiente me contactó el hijo de la señora, que me dijo que era exnovio de Alejandra. Me dijo que está fuera del país y que desde hace ocho años no sabía nada de ella”, indicó. 

El hombre le contó a Fernández que Alejandra Méndez trabajó en ópticas de su familia y luego se fue a vivir a España a realizar un posgrado, mientras hacía estudios de paleontología. De pronto pasó por una situación financiera delicada que la deprimió y regresó a Venezuela.  

El Pitazo solicitó una entrevista al hombre que afirma ser exnovio de Alejandra Méndez, pero no accedió. Este medio tampoco pudo confirmar si los familiares de la mujer la habían reportado como desaparecida. 

“Su familia está fuera de Venezuela y, según me contaron, los parientes de Alejandra que están en Mérida son personas muy mayores y no están en condiciones físicas para trasladarse a Curiapo”, relató Fernández. 

Mientras tanto, en Curiapo ayudan a la mujer con alimentos. No tiene un lugar fijo donde dormir, aunque con frecuencia la ven cerca de la alcaldía. Nadie sabe a ciencia cierta cómo llegó a ese lugar, porque los pobladores dan una versión distinta a la de ella. 

“Yo me puse a disposición de las personas que me contactaron para indicarles cómo llegar a Tucupita y luego a Curiapo, pero les dije que lo recomendable es que lo hiciera un familiar, en compañía de algún médico para que la evaluara”, concluyó la fuente. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a