21.2 C
Caracas
sábado, 28 mayo, 2022

La ausencia de servicios básicos tiene rostro en los niños waraos de Tucupita

-

La población infantil de la comunidad indígena warao de los Güires, localidad asentada en el municipio Tucupita, parroquia Juan Millán, a una hora de la ciudad capital, es una colectividad olvidada por las instituciones del Estado venezolano, al punto de que los programas sociales centrales no llegan.

Barrigas abultadas, los huesos pectorales sobresalientes y las piernas y los brazos excesivamente delgados son las características que mejor describen a la población infantil en las comunidades waraos.

Los niños se divierten dando su volteretas y acrobacias al margen de un hundimiento de la carretera, convertido en un gran pozo de agua por las intensas lluvias caídas en la región en los últimos días.

De acuerdo con el testimonio de Mateo Rojas, autoridad tradicional del sector, la comunidad no cuenta con ningún tipo de ayuda gubernamental. “Tomamos agua de la laguna y por eso los niños y los adultos se enferman de diarrea, fiebre, vomito”, reseñó el cacique.


LEE TAMBIÉN: 

SACERDOTE CATALOGA A NIÑOS WARAOS DEL VERTEDERO COMO EL PARAÍSO ESCONDIDO EN EL DELTA

Las actividades de las escuelas son irregulares. «A veces viene y a veces no”, señaló una madre indígena al confirmar la deficiencia de la educación en la comunidad.

El ambulatorio de la comunidad dejó de funcionar desde hace varios años. “Nunca tiene remedio, no hay atención para las emergencias”, continuó Rojas.

Debido a la falta de espacios recreativos, los niños se divierten en pozos de agua insalubre | Foto: Melquiades Ávila

“El sarampión se llevó a muchas personas. Nueve niños fallecieron por esta enfermedad, sin remedio ni atención”, sostuvo el representante indígena.

De igual forma, hizo hincapié en la irregularidad que tienen las bolsas Clap para llegar a la comunidad. La comida se hace escasa para la población, que se ve obligada a acudir a la recolección de las frutas con tal de sobrellevar el hambre.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a