Falta de gasolina obliga a caminar cuatro horas para cruzar frontera con Brasil

Taxistas redujeron la jornada para ahorrar gasolina y los que trabajan cobran altos montos para llevar a los viajeros hasta Brasil

462
El trayecto desde el terminal hasta la frontera es de unos 20 kilómetros. Foto Glorimar Fernández

Santa Elena. Una distancia de aproximadamente 20 kilómetros caminan venezolanos que deciden cruzar la frontera con Brasil, ya no por el cierre de esta zona limítrofe, sino por la falta de gasolina, que hace que taxistas trabajen a media máquina u ofrezcan sus servicios a precios elevados.

Este trayecto es lo que separa el terminal de pasajeros de Santa Elena de Uairén y la frontera. Los que caminan vienen de un viaje en autobús de casi 40 horas proveniente de Caracas.


LEE TAMBIÉN: 


¡A ACOMODARSE QUE YA PASÓ LA GANDOLA!

Las constantes fallas que presentan autobuses pertenecientes a Expresos Guayana, que son los únicos que cubren esta ruta, enlentecen el viaje, por lo que emigrantes están arribando a la capital del municipio Gran Sabana a las 3:00 am en adelante. Deberían hacerlo en la tarde del día anterior.

Temor al robo

A esa hora deciden iniciar la caminata hacia la frontera. Algunos esperan a que amanezca, porque desconocen la zona y temen ser asaltados. En sus maletas llevan todo lo que poseen.

Entre tres y cuatro horas les toma el trayecto, algunos con suerte consiguen una cola y otros van haciendo pausas a lo largo del camino, donde se topan con gente generosa que los provee de alimentos y bebidas que les ayudan a continuar.

A toda hora taxistas permanecían en el terminal, a la espera de este tipo de pasajeros. El número de chóferes ha disminuido, porque la mayoría prefiere trabajar en el día en irse temprano a su casa para guardar gasolina.

Los que se mantienen a la espera de los viajeros cobran hasta 100 reales brasileños o 28 dólares. Entretanto, al municipio Gran Sabana sigue llegando una gandola de combustible una vez a la semana.

DÉJANOS TU COMENTARIO