Falla en suministro de combustible mantiene paralizada la capital de Amazonas

El transporte público se redujo porque las unidades permanecen en las colas a la espera para surtirse

189
La escasez de combustible en la ciudad ha ocasionado problemas en el transporte público lo que genera colapso en las paradas | Foto: Mickey Véliz

Puerto Ayacucho.- Comenzando la semana del lunes 13 de mayo, el problema del combustible se ha sentido en su máxima expresión en la capital ayacuchana; las tres únicas estaciones de servicio que surten a los vehículos particulares, motos y unidades autobuseras se han mantenido con poco combustible para abastecer la gran demanda que existe en la actualidad, según el registro vigente.

Preocupación e incertidumbre es lo que se ha observado de parte de las personas que amanecen en las paradas, trabajadores y estudiantes que buscan llegar a sus destinos, por lo que les ha tocado quedarse durante horas en el sitio, pagar vehículos particulares que hacen de transporte con un precio especulativo, irse caminando o simplemente devolverse a sus casas.


LEE TAMBIÉN: 

ESCASEZ DE GASOLINA PROVOCA LARGAS COLAS

 EN ESTACIONES DE SERVICIO EN COJEDES

Llegar al centro de Puerto Ayacucho se ha convertido en un gran reto. Las diferentes avenidas se encuentran con filas de vehículos que le dan la vuelta a todo el perímetro, sobre todo vehículos de transporte público. Esto se debe a que durante la semana se acumulan los números de placas y por ello quedan rezagados. La llegada de las gandolas no ha sido frecuente.

Jesús Máximo Turón, como usuario afectado, ofreció su punto de vista acerca de esta situación tan complicada que atraviesa la ciudad y que la mantiene paralizada por la falta de transporte público, el cual se redujo porque las unidades permanecen en las colas a la espera para surtirse.

El problema del combustible mantiene paralizada la capital de Amazonas, perjudicando el transporte público en un 70 % | Foto: Luis Jordán.

A su juicio, en Puerto Ayacucho ya todo es un caos. El ciudadano sale a la calle todos los días a sufrir. “La ciudad más tranquila se convirtió en la más desastrosa, y todo porque no hay combustible. Vivimos entre cosas asombrosas que nos sorprenden cada día. Por la necesidad de ir a trabajar o hacer otras diligencias arriesgamos nuestras vidas, nos embarcamos en cualquier vehículo que nos lleve al trabajo y regrese luego a la casa. Para venir al centro tomé un bus, cuyo neumático se espichó en medio del camino, de allí caminé en medio de la lluvia; hasta eso nos toca vivir”, aseguró.

Las colas en las estaciones de servicio hacen que el tráfico en Puerto Ayacucho colapse paralizando a la ciudad | Foto: Mickey Véliz

La gobernación de la entidad mantiene un plan de contingencia con las rutas que cubren las unidades de Transporte Amazonas (Transamazonas). Estos autobuses también se encargan de los habitantes de las comunidades indígenas de los ejes carretero norte y sur de Atures, quienes se habían mantenido firmes con las protestas y cierre de las calles ante este problema existente con el transporte.

Falta de información

El miércoles 15 de mayo las placas se acumularon y como era de esperarse los vehículos en las colas se triplicaron, al contar la fila de motorizados que permanecieron en la mega bomba, como es llamada la estación Cataniapo, que está ubicada en la Avenida Orinoco cruce con la florida. Allí se registró una pequeña manifestación por la falta de información sobre la llegada de la gandola.

Los motorizados exigían que les explicaran sobre lo que se especulaba de las gandolas que supuestamente estaban retenidas en los Pijiguaos, jurisdicción del estado Bolívar, por una manifestación que se estaba presentando de parte de sus habitantes por el estado de la carretera.

La información se manejó de manera extraoficial porque las autoridades no la confirmaron.

Motorizados protestaron en la estación Cataniapo, ubicada en la florida ante la falta de información de las gandolas | Foto: Manuel Ramírez.

Combustible insuficiente

Pasadas las 5:00 pm del miércoles, llegaron dos gandolas de combustible a la ciudad, ambas contenían 13.000 litros, para un total de 26.000 que fue distribuido en las estaciones Atures y Ayacucho.

Desde ese momento comenzaron a surtir a todos los que permanecían desde tempranas horas de la mañana, incluso a los rezagados, con el alerta de que eran demasiados carros para tan poca gasolina, a pesar de que existe racionamiento para que pueda alcanzar para todos.

DÉJANOS TU COMENTARIO