17.7 C
Caracas
miércoles, 29 junio, 2022

Expolicía warao trabaja como enfermera en refugio de migrantes con COVID-19 en Brasil

Una joven indígena policía renunció a su carrera de oficial agregada en Delta Amacuro para cruzar la frontera de Venezuela con Brasil en busca de medicina y atención médica para su padre, quien tiene nueve años con parálisis de la columna

-

Tucupita.- Yorgelis Bastardo Ávila, una joven warao de 21 años y exfuncionaria de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en el estado Delta Amacuro, colgó su uniforme camuflado y lo cambió por una bata blanca de enfermera en Brasil. En este país brinda atención a pacientes indígenas desplazados con COVID-19 en un refugio ubicado en el estado de Roraima.

La joven migrante relató a El Pitazo que logró cruzar la frontera por un camino clandestino en la última semana de marzo. Afirmó que viajó con su padre, quien sufre parálisis de la columna desde hace varios años. Cuando llegó al país amazónico, se instaló en el abrigo Nova Canaa y sustituyó el informe de policía por una bata blanca para atender a los pacientes del refugio.

“Comencé a colaborar con la comunidad trabajando con el Comité de Salud y con la ayuda de la Organización Fraternidad”, destacó. Expresó que no se arrepiente del cambio de oficio y afirmó que está empeñada en seguir adelante y optar por nuevas oportunidades en Brasil.

Ser policía en Venezuela

La joven expolicía indígena narró que vio sufrir a su padre durante nueve años, afectado por su padecimiento, pero sin recibir una atención adecuada en Venezuela. Empujada por esa situación y con la intención de ayudar económicamente a su progenitor, decidió ingresar a la Escuela de Formación para Oficiales de Policía de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (Unes), a sus 17 años. “Sin embargo, las cosas no son como uno lo piensa”, señaló al referirse al salario que tiene un funcionario policial de su rango.

Lee también: Delta Amacuro | ONG alerta sobre deterioro en la salud de la población warao

Decepcionada por el ingreso económico, emprendió el viaje hacia la frontera de Venezuela con Brasil para buscar ayuda humanitaria. Pese a todo, no olvida su corta estadía como funcionaria de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y recordó que obtuvo la máxima nota y todos los honores en su promoción, en la que estuvo su padre en silla de ruedas.

Asimismo, detalló que durante su formación recibió malos tratos y discriminación por parte de sus superiores por ser indígena warao. “Fui objeto de bullying y discriminación por el monitor y los otros compañeros por el solo hecho de pertenecer a un pueblo indígena. Los maltratos verbales y psicológicos venían de diferentes formas de parte del monitor y por eso solicité atención profesional de la psicóloga Lizana Bentacurt”, afirmó.

Migración indígena

Yorgelis Bastardo y su padre, Rubén Bastardo, actualmente se encuentran en el abrigo Nova Canaa, en el estado Roraima, Brasil, y engrosan la lista de los 700 waraos desplazados desde el estado Delta Amacuro hasta Brasil en el primer trimestre de 2021.

Lea también: ONG Kapé Kapé alerta sobre nuevo desplazamiento de indígenas waraos a Brasil

De acuerdo con la estadística de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional de Migración (OIM), desde el año 2014 hasta 2020, al menos 4.500 indígenas waraos se han desplazado, procedentes del estado Delta Amacuro, hasta las fronteras de Venezuela con Brasil. La razón es la grave situación de desabastecimiento de alimentos y medicinas que sufren las comunidades waraos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a