En Tumeremo venden 20 litros de gasolina en un gramo de oro

En la sureña localidad de Tumeremo, municipio Sifontes de Bolívar se registran largas filas para abastecer combustible. Se trata de un panorama que desde hace dos meses enfrentan los habitantes del estado Bolívar donde las colas en las gasolineras son kilométricas, mientras el Gobierno regional guarda silencio sobre el origen de la falla

590
Las largas filas por gasolina van desde Puerto Ordaz hasta Santa Elena de Uairén, frontera con Brasil | Foto: Carlos Suniaga

Tumeremo.- Un gramo de oro o poco más de 30 dólares es el precio que fijan los revendedores de gasolina a una pimpina de 20 litros de combustible en Tumeremo, municipio Sifontes del estado Bolívar.

En esa zona de Bolívar, al igual que en los restantes 10 municipios de la entidad se registran largas colas para surtir gasolina. El poblado minero parece no darse abasto con las dos estaciones de gasolina que posee: Cuyuní y Tumeremo; aunque los lugareños denuncian que la escasez no radica en que solo haya dos gasolineras, sino que el poco combustible que llega, lo desvían hacía las minas de oro.

LEE TAMBIÉN

PRESO RECLUIDO POR INHALAR FRUCTUS SE FUGÓ DEL HOSPITAL DE MATURÍN

“Aquí hemos visto cómo gandolas enteras se van directo hacia las minas, mientras el pueblo se queda sin gasolina, ¿quien autoriza eso? Obviamente los militares porque todas las bombas están militarizadas”, dijo una habitante del municipio que prefirió resguardar su nombre.

Además denuncian que los conductores pueden pasar hasta cuatro días en cola, debido a que solo abastecen 15 litros a 120 vehículos, y luego la estación cierra. “Nos tienen controlados, nos surten solo 10 o 15 litros por cada carro”, dijo Cesar Lizardi, un residente de Tumeremo. 

En esta zona del país, el motor de la economía es la minería y la moneda local el oro, de manera que en cualquier transacción que se haga, lícita o no, está el oro de por medio. “Aquí se han enquistado las mafias del oro pero también de la gasolina, mientras los militares venden la gasolina, nosotros tenemos que hacer una cola de tres días”, dijo Claudio González, otro vecino del conocido pueblo minero.

| Foto: Carlos Suniaga

A cientos de kilómetros al norte, en Ciudad Guayana, las filas también son el panorama frecuente. En esa zona, una pimpina de gasolina tiene una variación en su precio, pues en el mercado negro venden el litro en un dólar americano. Es decir, se pagan unos 10 dólares menos que en Tumeremo por 20 litros de combustible.

Mientras tanto, el gobernador Justo Noguera nada dice sobre el origen de la falla en el suministro. Durante los últimos dos meses ha implementado dos planes de racionamiento que han sido poco eficientes para aplacar las filas. El fin de semana pasado, cinco civiles fueron detenidos por supuestamente vender cupos en las colas de dos estaciones de servicio.

LEE TAMBIÉN

Estados Unidos extiende TPS hasta el 2021 a migrantes de seis países

Los conductores dudaron de este procedimiento y se preguntaron por qué no hubo ningún militar detenido o algún funcionario de la gobernación, si son estos quienes custodian las gasolineras.

En Bolívar persiste el plan de racionamiento en los municipios Heres y Caroni. La medida, que el gobernador prefiere llamar “control numérico de placas”, limita a los ciudadanos a comprar gasolina solo dos veces por semana y no se les permite llenar el tanque completo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 4.7 / 5. Votos: 3

DÉJANOS TU COMENTARIO