En Santa Elena de Uairén usan agua de lluvia para asearse

La bomba de agua del sector La Cuarentenaria se dañó hace un mes; el personal que puede repararla se encuentra en Puerto Ordaz a 15 horas de viaje del lugar

392
Vecinos duermen con sus tanques sin tapa a la espera de un aguacero. Foto: Archivo

Ciudad Bolívar.- Rogando que llueva para llenar sus tanques de agua y haciendo colectas entre vecinos para comprar cisternas se encuentran habitantes de Santa Elena de Uairén, debido a la avería de una bomba.

La falla se produjo hace un mes y, hasta la fecha, no se ha reparado debido a la cuarentena, es decir, autoridades informaron este miércoles 29 de abril a miembros de consejos comunales que no han podido trasladarse hasta el sector La Cuarentenaria, porque el personal que está en Puerto Ordaz no ha podido iniciar el viaje de unas 15 horas para poner a andar la bomba.

Mientras esperan los arreglos los sectores indígenas Kamaiwan, San Antonio, Maurak y otras zonas como Brisas de Uairén Este y Oeste, Villa Heroica, El Salto, El Tanque, parte de La Laguna no cuentan con el suministro de agua.

Cuando se les agotaron las reservas y la gasolina para cargar envases en ríos cercanos, se vieron en la obligación de comenzar a usar agua de lluvia para bañarse, lavar y limpiar la casa. Cada noche, dejan envases en patios y los tanques sin tapa y esperan un aguacero; esta semana ha llovido tres veces.

LEE TAMBIÉN

ESCASEZ DE AGUA OBLIGA A DESAFIAR LA CUARENTENA POR COVID-19 EN VENEZUELA

De igual forma, un camión cisterna que carga 6 mil litros de agua comenzó a prestar servicio en estas zonas desde la semana pasada, cobran 80 reales brasileños (que equivalen a 16 dólares) por descargar esta cantidad.

«Algunas zonas de Brisas de Uairén siguen sin internet ni servicio de teléfono, en otros sectores la electricidad sigue fallando. Continuamos persiguiendo al camión del gas y encima de todas estas calamidades debemos pasar esta cuarentena sin agua», declaró este martes Luiyis Malavé, vecina del sector El Salto.

Choferes de la cisterna aseguran que el agua la extraen de un manantial en Akurimá y es apta para el consumo, por lo que es usada para cocinar.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.