El río Orinoco amenaza con arrastrar a 150 familias en el Delta

150 viviendas, la escuela, el dispensario, la iglesia, la cría de ganado y todas las infraestructuras de la comunidad corren el riesgo de ser arrastradas por las fuerzas de las corrientes del agua

212
Las fuerzas arrolladoras de las corrientes fluviales son constantes y debilita la superficie terrenal | Foto: Melquiades Ávila

La población de Pueblo Blanco, localidad conformada por mestizaje pluriétnico de indígenas waraos y margariteños, se encuentra en zozobra permanente por el desprendimiento constante del terreno ante las fuerzas arrolladoras del caudal del Orinoco, que desgasta y debilita la superficie donde se asienta la comunidad. Así lo confirma Eulice Moya, habitante y miembro del Consejo Comunal en el sector.

La localidad se encuentra asentada en la parroquia Juan Millán, municipio Tucupita del estado Delta Amacuro. De acuerdo al testimonio de Eulice, el río ya se ha llevado parte de la comunidad: “El tanque de agua ya fue desbarrancado y se lo llevó el río”, sostiene Moya, al señalar la orilla del barranco que se desliza constantemente hacia las aguas del caudal.

 Los habitantes de la comunidad proyectan que dentro de tres a cinco años, el río arrastrará todo | Foto: Melquiades Ávila

“Nos hemos dirigido a las autoridades; la gobernadora, Lizeta Hernández, lo sabe y no hace nada; esto ya llegó a su etapa crítica: la comunidad está siendo arrastrada por el río”, comenta Moya.


LEE TAMBIÉN: 

TRABAJADORESS DE BOLIPUERTOS PROTESTARON POR FALTA DE PAGO Y SUELDOS DE MISERIA

De acuerdo al testimonio de los moradores, el río ha cobrado mayor fuerza en los últimos tres años, causando desprendimiento masivo del terreno que sostiene a las familias en el lugar. Según las proyecciones de los habitantes, la situación de desgaste debe ser corregida lo más pronto posible por medio de un dragado; de lo contrario, la comunidad desparecerá dentro de tres a cinco años.

Su nombre, “Pueblo Blanco”, se debe a su fundador, un comerciante margariteño de apellido Blanco que se destacó en el lugar y formó una familia con una indígena warao, dando origen a las familias radicadas en el lugar.

La iglesia Virgen del Valle es la única infraestructura reliquia de la población | Foto: Melquiades Ávila

Son familias dedicadas a la pesca y al cultivo de crías de ganado bufalino. La pequeña capilla, con nombre e imagen de la Virgen del Valle, es su preciado patrimonio, única infraestructura que permanece en óptimas condiciones en la comunidad.

Eulice Moya aprovecha la oportunidad para hacer un llamado a las autoridades del nivel central: “Al presidente de la República le hacemos un llamado para que nos ayuden y nos envíen una draga con la que podamos salvar a nuestra comunidad”, concluye.

DÉJANOS TU COMENTARIO