El caos reinó en Amazonas luego de tres días sin combustible

Tres días sin una gota de combustible en las estaciones de servicio estuvo Puerto Ayacucho por una protesta efectuada en Los Pijiguao, estado Bolívar, por parte de sus habitantes, quienes bloquearon la vía e impidieron el paso de las gandolas

284
La paralización del transporte público y las largas colas acompañaron el desespero del amazonense ante la falta de combustible durante tres días. Foto. Mickey Véliz.

Mickey Véliz| Amazonas | El Pitazo

Puerto Ayacucho. Continúa el problema del combustible en la capital de la región amazónica y cada día se agudiza con más fuerza. Desde el día martes 15 de octubre las tres estaciones de servicio amanecieron sin una gota de gasolina debido a una tranca realizada por los habitantes de la población de Los Pijiguao, estado Bolívar, quienes impidieron el ingreso de tres gandolas a esta ciudad, una para cada gasolinera.

Según información extraoficial se supo que un grupo de personas emprendieron estas acciones como medida de presión al gobierno de Justo Noguera Pietri, para que le busquen una solución al problema del combustible, que de igual manera están afrontando. Se conoció también que los conductores de las gandolas fueron obligados a vaciar el carburante en la estación de servicio de Los Pijiguaos, perteneciente al municipio Cedeño.

Esto trajo como consecuencia que el transporte público de Puerto Ayacucho se paralizara en un 60% y que la pequeña urbe colapsara por las largas colas que se han formado en las bombas. Según las declaraciones de un usuario, José Flores, todo se debe a la mala política implementada por el Gobierno, quien desvía el combustible a otros países sin tomar en cuenta el gravísimo problema que está atravesando el país.

El señor Flores detalló que durante estos tres días los habitantes de Puerto Ayacucho han sufrido los embates de la crisis por la falta del combustible. Señaló además que el caos fue lo que reinó y perjudicó a todo aquel que necesitaba llegar al centro de la capital para hacer sus diligencias. “Otra vez no hay gasolina en Puerto Ayacucho y el Gobierno permanece en silencio y no hace nada para buscar una efectiva solución”, comentó.

Asimismo, el ciudadano expresó: “Cuando asumió la Gobernación, Miguel Rodríguez prometió públicamente que acabaría con las colas en dos semanas, pero ya cumplió dos años en el poder y la situación empeoró. Aquí los únicos privilegiados son los militares y los directores del Gobierno porque son los autorizados para surtir cada vez que llega una gandola, solo porque cargan vehículos oficiales. Como usuario del transporte público exijo una solución”

Durante los días martes, miércoles y jueves, a quienes residen a cierta distancia del centro les tocó improvisar. Muchos optaron por reunir en grupo y pagar un servicio de taxi, cuya tarifa es de 15.000 bolívares; otros abordaron un mototaxi, que estaban cobrando 10.000 bolívares. Los camiones piratas o “perreras”, como también se les conoce, salieron a hacer de las suyas y cobraron entre 2.000 y 3.000 bolívares.

Por los focos de protestas que protagonizaron los motorizados, las tres estaciones de servicios de Puerto Ayacucho fueron militarizadas. Foto. Mickey Véliz.
Las unidades autobuseras permanecieron en las estaciones de servicio esperando que llegara el combustible para poder surtir y prestarle el servicio a la población. Foto: Mickey Véliz.

Inevitables protestas

Sin duda que el problema más notable que se presentó por la escasez de combustible fue el transporte público. Pasadas las 2:00 pm del jueves 17 de octubre, varios indígenas cerraron la avenida 23 de Enero y protestaron pacíficamente. Exigieron que colocaran un autobús que los trasladara a sus comunidades, ubicada en el eje carretero norte. Minutos más tarde recibieron respuesta.

Por su parte en la estación de servicio Cataniapo en la Florida, se generó un foco de protesta de parte de los motorizados que llevan más de tres días haciendo cola para surtir combustible. Inmediatamente las tres estaciones de servicio existentes en la capital ayacuchana, fueron militarizadas con grupos antimotines de la Guardia Nacional, quienes se encuentran en vigilancia permanente.

Ley sin orden

A pesar que existe una ordenanza vigente que regula el precio de pasaje en el municipio capital Atures, algunos conductores aprovechan la situación de contingencia que se presenta, para aumentar las tarifas, sin que las autoridades del municipio puedan controlar la situación. Milagros Hernández instó a los concejales a supervisar a los conductores de autobuses que salen de las paradas y así controlar estas irregularidades.

DÉJANOS TU COMENTARIO