22 C
Caracas
miércoles, 30 septiembre, 2020

Delta Amacuro regresa a la cuarentena radical con servicios públicos colapsados

El transporte público suspendido, el servicio del gas doméstico colapsado, los centros de salud cerrados por temor al COVID-19, las comunidades del Delta sin energía eléctricas y aisladas por falta de gasolina

-

Tucupita.- Este lunes 31 de agosto la población del estado Delta Amacuro, inicia la cuarentena radical bajo el esquema de 7+7, con los servicios públicos a punto del colapso. Los habitantes de sietes sectores importantes de la ciudad protagonizaron, en días recientes, protestas con cierre de avenidas en reclamo de la falta del gas doméstico, situación que mantiene a los vecinos cocinando en fogones.

De igual forma, los voceros de las comunidades del bajo Delta, denunciaron la carencia de los servicios en el municipio Antonio Díaz. La falta absoluta de gasolina hace que los moradores estén en una situación de aislamiento forzado. Así lo narra el señor Santiago Moraleda, quien es representante de la parroquia Manuel Renault del municipio Antonio Díaz. Moraleda destaca la falta de asistencia a los enfermos que mueren de mengua en las comunidades por falta de transporte. 

LEE TAMBIÉN

Dolarización de la gasolina acaba con el transporte fluvial en el Delta

La semana pasada, arribaron hasta Tucupita, al menos 50 familias waraos de 10 comunidades del municipio Pedernales en busca de comida. El señor Antonio Silva, padre de seis hijos, señala que el hambre es grande en los caseríos: “no hay sal, estamos comiendo sin sal, no hay remedios, la ropa se deteriora, mira cómo andamos, casi desnudos”, refiere Silva.  

Mientras tanto, la gobernadora del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández anunció este domingo, 30 de agosto, la suspensión temporal del transporte público en Tucupita y destacó la restricción en el servicio de la gasolina. Al respecto, la gobernadora ratificó el servicio solo para los priorizados: salud, alimentación, personal de seguridad y los altos funcionarios de las instituciones del Estado venezolano. Mientras tanto, los ciudadanos comunes no entran en la medida. 

Los voceros de 120 caseríos del Delta del Orinoco, como Santiago Moraleda y Mónico Campero, representantes indígenas, alegan insistentemente el colapso de los servicios básicos en las comunidades del Delta: la energía eléctrica, la falta de agua potable; también insisten en el colapso de los ambulatorios populares y la falta absoluta en la atención primaria son partes de las necesidades que reclaman los moradores en la cuarentena que comienza desde hoy lunes 31 de agosto.  

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado