Crece la expectativa en la frontera con Brasil ante llegada de ayuda humanitaria

23

Bolívar.- Aumenta la expectativa en Santa Elena de Uairén, poblado fronterizo entre Venezuela y Brasil, ante la posible llegada de la ayuda humanitaria. El arribo de camiones con insumos al centro de acopio en Cúcuta, Colombia, el 8 de febrero, acrecentó la esperanza en el municipio Gran Sabana, que hace frontera con la ciudad de Pacaraima.

Este lunes 11 de febrero, el coordinador de la ayuda humanitaria, Lester Toledo, designado por Juan Guaidó, dio la primera información oficial sobre la llegada de ayuda humanitaria a Brasil. Se pronunció desde Brasilia, junto a la nueva embajadora de Venezuela en Brasil, María Teresa Belandria, también designada por Guaidó, que este lunes fue reconocida por el gobierno del presidente de esta nación, Jair Bolsonaro.

Toledo reveló a medios brasileños e internacionales que “en las próximas semanas estarán llegando cientos de toneladas” de ayuda, de acuerdo con una nota de prensa publicada por la agencia EFE. El dirigente de Voluntad Popular añadió que a la iniciativa se sumaron los ministerios de Salud y Defensa de Brasil. “El de Roraima será el segundo gran centro de acopio, después del de Cúcuta”, amplió, aunque no precisó en qué ciudad del estado de Roraima será el centro de acopio ni cuándo exactamente comenzarán a llegar los insumos.

El diario brasileño O Globo publicó otras declaraciones de Toledo: “La idea es que Brasil ceda espacios para guardar las donaciones y se encargue de la logística y seguridad (del cargamento) como hace el gobierno colombiano”, dijo, refiriéndose a lo ocurrido la semana pasada en Cúcuta, cuando llegaron alimentos de primera necesidad, productos de higiene y suplementos nutricionales, entre otros rubros.

Por su parte, Belandria acentuó que “estamos avanzando para una relación política plena y para una relación fundamental para la ayuda humanitaria”, desde el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en la capital de Brasil.

A la espera

Entretanto, la expectativa crece en la frontera con Brasil, cuyo único paso autorizado está en la troncal 10, la única vía terrestre que conduce hacia el sur de Venezuela.

El viernes pasado, una alcabala del Ejército venezolano en esta carretera encendió la alarma entre los pobladores, que enseguida protestaron para ratificar su apoyo al ingreso de ayuda humanitaria por esta frontera, aunque todavía no había confirmación oficial. De hecho, tras la mediación de la Guardia Territorial Pemón y de vecinos de Santa Elena, la alcabala fue retirada. Para este lunes, hay libre paso entre ambos países.

El alcalde de Santa Elena de Uairén, Emilio González, aseguró que como máxima autoridad del municipio Gran Sabana autorizará la entrada de la ayuda humanitaria a través de la frontera, con apoyo de la Guardia Territorial Pemón. Juvencio Gómez, miembro y vocero de este cuerpo de seguridad indígena Pemón, ratificó que harán lo que esté a su alcance para permitir el ingreso de los cargamentos y consideró que “somos mayoría”. Sin embargo, hay estructuras del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) que se organizan en la Gran Sabana para rechazar las acciones impulsadas por Guaidó.

El viernes 8 de febrero, justo el día de la alarma por la alcabala del Ejército en la troncal 10, circuló en redes sociales un video de oficialistas que desde la Gran Sabana expresaron su respaldo a Nicolás Maduro. El gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri, publicó el audiovisual en su cuenta de Twitter:

“Desde la Gran Sabana (…) no vamos a permitir, nosotros como pueblo unido, que por las puertas donde nace Venezuela entre el poder imperialista. Aquí estamos, rodilla en tierra, para defender nuestra tierra”, dice un vocero indígena en el video.

Exigen medicinas al Estado

En el estado Bolívar, la crisis alimentaria y la escasez de medicamentos se ha hecho más difícil en 2019. Este lunes, médicos y trabajadores del hospital de Ferrominera Orinoco protestaron en la entrada del recinto para denunciar escasez de antibióticos, analgésicos y hasta antipiréticos, de acuerdo con el testimonio de un galeno, publicado por el periodista Carlos Suniaga en su cuenta de Twitter.

Enfermos renales de la Unidad de Nefrología (Uninef) denunciaron haber perdido una semana de diálisis por falta de insumos que debe suministrar el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss), como las agujas y los catéteres. Además, el pediátrico Menca de Leoni cumple 10 meses cerrado por retrasos en su remodelación y, además, por falta de insumos.

El abastecimiento de comida en supermercados y mercados populares ha mermado y los pocos productos disponibles han subido de precio estrepitosamente. Por ejemplo, el kilo de carne de res se cotiza en Bs.S 12.000, lo mismo que un cartón de huevos (valorado en Bs.S 7.500 si se paga en efectivo). El kilo de queso duro está sobre los Bs.S 15.000.

“Es un crimen de lesa humanidad no dejar pasar la ayuda humanitaria”, aseveró el paciente renal Víctor Paiva, que no recibió diálisis durante una semana debido al incumplimiento del Ivss.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.