Conductores continúan las protestas por la falta de combustible en Amazonas

En precaria situación se encuentra el tema de la gasolina en la ciudad. Las estaciones de servicios permanecieron por tres días consecutivos sin poder surtir, y una vez que llegaron las gandolas, fue insuficiente el combustible para todos los vehículos

453
Durante tres días las estaciones de servicio en Puerto Ayacucho permanecieron cerradas por falta de combustible. Foto: Mickey Véliz

Puerto Ayacucho.- El tema del combustible en la capital amazónica pica y se extiende en vista de que este problema no ha podido ser controlado por las autoridades debido a la gran demanda de vehículos que existe en la actualidad. A diario una gran cantidad de carros amanecen en cola en las diferentes estaciones de servicios, lo que genera molestias y protestas de aquellos que llevan por lo menos tres días esperando para surtir.

Cerrando el mes de abril el escenario se tornó tenso. Las estaciones de servicio pasaron tres días cerradas por la falta del combustible, lo que originó que los automóviles se fueran acumulando y las colas se formaran extremadamente largas. Por este motivo los dueños de vehículos exigieron la presencia del jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi), quien se comprometió a hacer presencia en el lugar, pero no llegó al encuentro.

LEE TAMBIÉN: 

La población warao exige justicia ante asesinatos de indígenas por GN en el Delta

Las personas que permanecían en las colas se organizaron y manifestaron cerca de la estación Atures, en la avenida 23 de Enero, al no existir una respuesta clara de lo que estaba ocurriendo con el combustible. Esta situación llevó al gobernador de la entidad, Miguel Rodríguez, a establecer un contacto en vivo a las doce del mediodía con la emisora Autana 90.9 FM para explicar lo que estaba ocurriendo.

En medio de la entrevista ofrecida, el mandatario regional explicó que las tres gandolas que estaban asignadas a Puerto Ayacucho estaban retenidas en los Pijiguaos, jurisdicción del estado Bolívar, por una situación irregular que se había presentado, lo que no les había permitido avanzar, pero que estaban haciendo las diligencias para solventar este problema.

En espera de la gasolina, las colas de vehículos están por toda la ciudad colapsando las principales calles y avenidas. Foto: Mickey Véliz

“Les pedimos paciencia a todos aquellos que se han mantenido en las colas. Entendemos lo difícil que es todo esto, pero estamos trabajando para resolver este nuevo problema lo más pronto posible. Ya logramos liberar una de las tres gandolas que estaban retenidas en los Pijiguaos, y apenas llegue comenzaremos a despachar hasta donde alcance. No nos quedaremos tranquilos hasta que resolvamos esta dificultad”, expresó el gobernador oficialista.

El jueves 2 de mayo, pasadas las 3:00 pm, llegaron a la ciudad tres gandolas de combustible para cada una de las gasolineras, que surtieron hasta las 11:00 pm; sin embargo, el viernes 3, la capital amazonense amaneció con las paradas abarrotadas porque “no había gasoil”. Todas las unidades autobuseras se encontraban en bomba Cataniapo, en la Florida.

Transporte en decadencia

La ciudadana Aurelia Camico, quien reside en el sector las Colinas del Triángulo de Guaicaipuro, una zona alejada del centro de la ciudad, dio a conocer a El Pitazo que el fin de semana el transporte público fue nulo. Las únicas unidades que laboraron fueron las que están adscritas a Transporte Amazonas (Transamazonas), y fueron insuficientes para la gran cantidad de personas.

Largas filas de vehículos han permanecido por varios días esperando la llegada de las gandolas para poder surtir combustible. Foto: Mickey Véliz

Camico expresó: “Cada día el transporte está en decadencia; además, la falta de combustible tiene paralizado a todo Puerto Ayacucho. Los que trabajamos no nos podemos trasladar a nuestros trabajos, y si lo hacemos llegamos supertarde porque nos toca agarrar un carro pirata que cobra el doble del precio normal. Lo de la gasolina nos tiene agotados a todos. No me provoca salir de la casa ni mandar a los niños a la escuela porque esta situación me provoca mucho estrés”, resaltó.

Pasaje especulativo

El problema del combustible en Amazonas arrastra una serie de situaciones negativas. Una de ellas es la especulación en el precio del pasaje, consecuencia de que los conductores aprovechan la necesidad de las personas para cobrar el pasaje de manera exorbitante. El precio que está estipulado en Gaceta Municipal es de 100 bolívares, pero fue incrementado, inicialmente, a 200; sin embargo, con el problema del combustible lo llevaron a 500 bolívares sin contar con el visto bueno de los concejales.

Todos los días una gran cantidad de motorizados permanecen en vigilia en la llamada megaestación de la Florida para que les despachen gasolina. Foto: Nadhia Vallejo

DÉJANOS TU COMENTARIO