22.8 C
Caracas
lunes, 3 agosto, 2020

Usuarios pagan 150 dólares por puesto para salir de Santa Elena de Uairén

El terminal de pasajeros de Santa Elena de Uairén tiene cuatro meses cerrado por prevención ante el COVID-19, por lo que carros particulares tomaron el control del transporte. Pasajeros comparan los gastos con los de un viaje internacional

-

Las calamidades no abandonan a los habitantes de Santa Elena de Uairén, quienes desesperados por salir del pueblo a realizar diligencias en Puerto Ordaz pagan 150 dólares en carros por puesto.

Esto debido a que el terminal de pasajeros de la zona cumplió, en julio, cuatro meses cerrado, por las medidas para frenar la propagación del COVID-19 que llegó a esa zona por Brasil. Desde ese entonces, lugareños no han podido entrar ni salir del municipio Gran Sabana en autobús, lo que ha sido constantemente condenado por transportistas pertenecientes a las ocho líneas que tienen oficina en el establecimiento.

Los choferes de los vehículos particulares alegaron que el precio del puesto se debe a que se ven obligados a comprar gasolina en el mercado negro, a 5 dólares el litro, porque nadie en esa zona es abastecido desde hace 4 meses.

LEE TAMBIÉN

Mínimo 4 dólares al mes cobra el aseo en Santa Elena de Uairén

«Salir de Santa Elena es lo mismo que costearse un viaje internacional», fue el testimonio de una ciudadana peruana de nombre Estella Loro. Aseguró que quien quiera viajar desde esta zona debe prepararse física y psicológicamente.

- Advertisement -

«El primer paso es ir a algún destacamento de la Guardia Nacional para solicitar el permiso de viaje, luego debemos hacernos las pruebas, presentarlas a los uniformados para que nos den salvoconducto hasta nuestro destino», explicó Loro a El Pitazo este 22 de julio.

Detalló, además, que mínimo compran 40 litros de gasolina a bachaqueros, es decir, que gastan 200 dólares en llenar el tanque, y muchos acostumbran a llevar al menos 20 litros en pimpinas porque deben rodar al menos 10 horas antes de llegar a alguna estación de servicio, donde les espera el siguiente desafío: pasar indefinidas horas en cola hasta poder abastecerse.

En el caso de Estella, que se desempeña como comerciante, cobró 150 dólares a un vecino que necesitaba salir de Santa Elena para reponer parte de los gastos de su viaje.

4.88/5 (8)

¿Qué tan útil fue esta publicación?