Vecinos de El Hatillo y Baruta aseguran que 200.000 habitantes tienen 21 días sin agua

65

Caracas.- Este lunes 8 de abril, habitantes de los municipio Baruta y El Hatillo protestaron en la avenida principal de El Cafetal. Es la segunda manifestación luego de 21 días sin agua en los sectores Los Samanes, La Tahona, Guaicay, Prados del Este, Escampadero, Las Danielas y Los Naranjos.

Marianella Senio, residente de Los Naranjos, precisó que son 200.000 las personas afectadas por las fallas con el servicio que se agudizó luego del jueves 7 de marzo, día en el que sucedió el primer apagón masivo que afectó a 22 de los 23 estados del país.

meta_value

La cantidad de habitantes que no cuentan ahora con el servicio es igual a la cantidad de gente que cabe en el estadio Reungrado Primero de Mayo, en Corea del Norte, que tiene la mayor capacidad de espectadores en el mundo.


LEE TAMBIÉN: 

PERSISTEN FALLAS EN EL SUMINISTRO DE AGUA EN ALGUNAS ZONAS DE PETARE

También es la cifra de los heridos registrados por la Organización de Naciones Unidas (ONU) durante el terremoto de 7,5 grados que azotó a Indonesia en octubre de 2018.

En el edificio en el que vive Marianella, por ejemplo, son entre 70 y 80 familias y el tanque de 36.000 litros alcanza para apenas tres o cuatro días. “Ya ni siquiera podemos pagar por (camiones) cisternas, están cobrando 200 dólares y hay mucha gente que no puede pagar”, dijo Marianella, quien además aseguró que se necesitarían cuatro camiones de 10.000 litros para poder surtir a todo el edificio.

En algunos conjuntos residenciales, comenzaron a utilizar el agua de las piscinas para mantener limpios los apartamentos, sobre todo, los baños.

En tres semanas, solo han tenido agua durante cuatro horas, tiempo que no alcanza para llenar los tanques de los edificios ni para surtir a los apartamentos de los pisos más altos | Fotos: Ronald E.Peña

La escasez del agua se agravó luego de tres apagones, aunque en los sectores populares se está denunciando la deficiencia de los servicios básicos desde hace años, sectores de clase media, ahora, sufren por la incapacidad de las autoridades gubernamentales por garantizar agua constante y electricidad sin bajones a diario.

Marianella opina que la crisis del agua es un tema humano y no de ideologías: “Todos sufrimos por igual. Nos la tenemos que ingeniar para sobrevivir. Nos tienen obligados a vivir como camellos”.

El domingo 7 de abril, varios de ellos protestaron frente la sede de Hidrocapital, Base 5 de Chuao. Allí, un trabajador que prefirió mantener su identidad en anonimato aseguró que no tenían autorización para surtirles el líquido a esos sectores.

Sin embargo, luego de la manifestación, los habitantes tuvieron agua por cerca de cuatro horas. Xiomara Quintero dijo que fue más de lo que habían tenido en 20 días, aunque no suficiente para llenar los tanques de los edificios ni para que alcanzara los pisos más altos.

María Auxiliadora Figueredo comentó cómo la falta de agua ha trastocado la rutina de los ciudadanos: “No puedes limpiar; te bañas, como mucho, con medio tobo; la ropa que es para trabajar se minimiza porque, o repites, o comienzas a usar ropa que no es adecuada para ir al trabajo porque no tienes cómo lavar”.

En algunos conjuntos residenciales utilizan el agua de las piscinas para mantener limpios los apartamentos, sobre todo, los baños | Fotos: Ronald E.Peña

Además, refirió que un botellón de 20 litros de agua mineral le alcanza a su familia de cuatro miembros para tres o cuatro días si solo la consumen para hidratarse. Calculó que diariamente dispone de más o menos cinco litros por persona para tomar, cocinar y asearse. Eso es 95 litros menos de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para considerar condiciones óptimas de calidad de vida.

Mientras tanto, Nicolás Maduro sigue insistiendo en el plan tanque azul, que será un programa de venta de contenedores de agua a través del carnet de la patria.

El 15 de marzo, Héctor Rodríguez, gobernador del estado Miranda, anunció que la entrega de los tanques se haría en tres etapas tomando como prioridad hospitales, escuelas y cuerpos de seguridad y rescate.

Un camión cisterna de 10.000 de agua cobra en promedio 200 dólares, es un gasto que muchas familias no pueden costear | Fotos: Ronald E.Peña

Luego, se distribuirán en las comunidades con períodos de racionamiento más largos y, finalmente, esperan entregarles a todas las familias. Sin embargo, luego de 15 días, nada se ha adelantado y los caraqueños buscan agua como pueden.

En algunos edificios son entre 70 y 80 familias y un tanque de 36.000 litros alcanza para apenas tres o cuatro días | Fotos: Ronald E.Peña

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.