24.6 C
Caracas
lunes, 27 junio, 2022

Vecinos de Cotiza comparan represión a protestas con el Caracazo

-

Caracas.- Escombros quemados impedían aún el paso en las calles La Forestal y Real de Cotiza a tempranas horas de la mañana de este martes 22 de enero. Permanecían los restos de un enfrentamiento que se generó entre manifestantes y la seguridad estatal el lunes 21. Alexis Contreras de 68 años limpiaba junto a cinco vecinos más los rastros de protesta con palas y escobas. “Tenemos que despejar la vía porque somos nosotros mismos los que pasamos por acá”, aseguró a El Pitazo.

| Foto: Rayner Peña R.

Tanto Contreras como el resto de sus ayudantes desconfiaban que el servicio de aseo urbano o los trabajadores de Juntos Todo es Posible llegaran hasta esa barriada de la parroquia San José. Manifestantes trancaron calles de Cotiza, Los Mecedores, El Valle, Puerta Caracas, incluso la avenida Fuerzas Armadas el lunes con escombros, palos, sillas, containers de basura y hasta carros abandonados.

En Cotiza, donde vive Contreras, la Guardia Nacional (GN), la Policía Nacional Bolivariana (PNB), las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) reprimieron la protesta con perdigones y bombas lacrimógenas. Algunos manifestantes, con las caras tapadas, respondieron con tumbarranchos caseros.

| Foto: Rayner Peña R.

“En mis 67 años nunca había tragado tanta bomba”, dijo Ángel Rodríguez a El Pitazo. El vendedor de herramientas pasó todo el lunes dentro de su casa “escondido” con un pañuelo empapado de vinagre en la nariz y la boca para contrarrestar el olor a gas lacrimógeno. Permaneció echado en el suelo para protegerse de cualquier proyectil. Después de las 5 de la tarde, cuando escuchó silencio, pudo pararse. “Todo amaneció tranquilo hoy, pero nunca habíamos vivido algo así como lo de ayer últimamente. Fue como el Caracazo, igualito”, explicó Rodríguez.

Rosa Mijares de 67 años catalogó el enfrentamiento como “horroroso”, pues la zona “estaba encendida”. Los más de 20 años que acumula viviendo en Cotiza le confirman que nunca se habían dado protestas de esa magnitud en contra de los gobiernos de Maduro ni del fallecido Hugo Chávez. Militares de las unidades sublevadas de Petare y Caricuao de la GN se escondieron en el comando 43 del Distrito Capital de la GN, en Cotiza. Después del enfrentamiento entre uniformados, se generaron protestas en distintas zonas del centro y oeste de la ciudad.

| Rayner Peña R.

Aún se divisaban los cascos de bombas lacrimógenas y de perdigones en el asfalto de las barriadas, mientras que los trabajadores de Juntos Todo es Posible eliminaron los rastros de protesta en la avenida Fuerzas Armadas y Puerta Caracas. Sin embargo, la casa de Robert Serra, joven dirigente del chavismo fallecido, permanecía quemada la mañana de este martes después de que fuese atacada la noche anterior. 

Elizabeth Lugo tampoco había presenciado protestas antigubernamentales en Los Mecedores ni en Hijo de Dios, localidades de bajos recursos en el centro de Caracas. La mujer de 64 años se acostó en el suelo por horas para no ahogarse con el gas lacrimógeno que llegó a su casa en Hijo de Dios, a pocos metros de la avenida Baralt y la Cota Mil. “Mi casa se llenó por completo. Eso fue horrible. Hoy la misma comunidad salió a recoger y limpiar la calle”, indicó Lugo.

| Foto: Rayner Peña R.

Aunque habían arrumado los escombros a un lado para permitir el paso veicular, quedaban restos quemados y cascos de bombas lacrimógenas. Los carros y las motos tenían que sortear las pequeñas montañas de basura y esquivar el aceite derramado en el asfalto. Los ojos picaban al instante al pasar por las calles de Los Mecedores y de Hijo de Dios. “A la Policía (Nacional) no le importa nada, si hay niños, bebés, adultos, viejos, nada. Ellos van es a matar a la gente y se acabó”, se lamentó Lugo con un pañuelo en una mano y un bastón en la otra. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a