22.1 C
Caracas
viernes, 27 mayo, 2022

Vecinos de Caricuao denuncian que los chavistas controlan el abastecimiento de agua

-

Caracas.- Gisela Duarte carga agua todos los días desde hace más de una semana. Camina con la ayuda de un bastón, por eso no llena el tobo hasta el tope, sino a la mitad, y el otro lo deja en la cola mientras va a su casa y regresa a la toma que los vecinos de la UD5 de Caricuao, al suroeste de la ciudad, improvisaron en el sector La Haciendita. Afortunadamente, dice, vive justo en frente, porque no tiene nadie que la ayude.

Con el segundo apagón nacional que sufrió el país, en Caracas nuevamente las familias quedaron desprovistas de todos los servicios y el que más demandan es el del agua. La sed, los días sin bañarse y los baños y cocinas sucios son necesidades que se traducen en el imperativo de salir a conseguir el líquido en las tomas improvisadas que hay a lo largo de la ciudad.

En la parroquia Caricuao, municipio Libertador, hay, por lo menos, una decena y la única que es resguardada por organismos de seguridad es la del Parque Zoológico Caricuao, que es uno de los puntos que forman parte del plan de abastecimiento anunciado por el ministro para el Ecosocialismo, Heryck Rangel, a partir del miércoles 27 de marzo.

Los habitantes de Caricuao pueden llenar máximo 40 litros de agua por persona cada día, 60 menos de la cantidad recomendada por la Organización Mundial e la Salud (OMS). Foto: Luis Miguel Cáceres

En la UD5, que es donde Gisela va a surtirse de agua, los vecinos abrieron un terreno abandonado de una construcción que nunca se terminó y recogen agua proveniente de un pozo con una manguera. Xiomara Moya, cerca de las cinco de la tarde, tenía dos horas haciendo la cola. Con el sol ardiendo sobre las caras de más de 30 personas, algunas comenzaron a discutir con dos mujeres y un hombre que controlaban el suministro del agua. Según Xiomara, no se respetaban los puestos de la cola, lo que retrasaba el proceso de llenado.

Hubo amenazas y algunos se ofrecieron golpes. Discutieron por la politización del agua: “Debe ser que el agua es roja, nojoda. Aquí todos tenemos sed y pasamos la misma necesidad”, les gritó Xiomara a quienes asumieron el cargo de llenaderos. Según ella, las tres personas que recargaban los tobos y botellones son afectos al chavismo y por eso querían tener el control. Algunos vecinos aseguraron que estaban cobrando para comprar botellas de bebidas alcohólicas.

LEE TAMBIÉN: 

CARACAS SIN AGUA: LA SEQUÍA GENERADA POR EL ESTADO Y QUE SE AGUDIZÓ CON EL APAGÓN NACIONAL

En la UD4, sector Bravos de Apure, el agua también es controlada por oficialistas. Cuando Rosa Rodríguez, de 64 años, comenzó a quejarse de la falta de agua, de electricidad y de comida, los encargados del condómino y también de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) amenazaron a los vecinos con cerrar la llave de paso con la que se estaban beneficiando cerca de 100 personas.

La escasez de agua volvió a afectar a las comunidades del municipio Libertador. En Caricuao, los vecinos improvisaron, al menos, 10 tomas. Foto: Luis Miguel Cáceres

“No me importa que me quiten la caja. Este bloque es de nosotros. Ya estoy obstinada, cansada, ya no me importa nada”, gritó Rosa. Tres voceros del consejo comunal prohibieron que se grabara o tomara testimonios de los vecinos, aunque estos insistían en denunciar. Uno de ellos era Miguelina Matute, que tardó más de cuatro horas para recolectar 25 litros de agua. Bajó desde el piso 14 hasta la planta baja, solo porque el ascensor estaba funcionando.

Varios habitantes del bloque rechazaron la actitud de los chavistas. “Se creen dueños del agua”, gritó un señor mientras continuaba la amenaza de suspender el suministro del agua, luego de nueves días sin el servicio.

En esta parroquia al suroeste de la capital, los suministros de agua son controlados por afectos al gobiernos y encargados de consejos comunales y Clap. Foto: Luis Miguel Cáceres

En el Parque Zoológico Caricuao sólo se permite llenar hasta 40 litros por persona, 60 menos de la cantidad diaria requerida para garantizar condiciones de vida óptimas según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aura Romero explicó que esa agua la utiliza para cocinar, lavar los platos y mantener el baño limpio, pero, el aseo personal se ve limitado y solo se baña interdiario para poder economizar. Desde hace 10 días, debe bajar cada tarde a buscar el líquido. La falla eléctrica nacional sólo empeoró la escasez.

Mientras Aura habla de las dificultades que significan no contar con el servicio, un trabajador del parque le insiste en hablar del buen trato que se les ha dado a los habitantes del sector: “A usted la han tratado bien, ¿verdad? Bueno, hable para que anoten eso ahí también”, vociferó. Aunque sonreía, su postura era desafiante.

El agua con la que se abastecían en el parque fue llevada por camiones cisterna autorizados por la alcaldía del municipio, pero, en la mayoría de las tomas de la parroquia, los vecinos aseguraron desconocer el origen. Aunque la sed puede más que eso y muchos la hierven y la consumen. “La sed no distingue color político, uno la hierve y listo, ¿qué se puede hacer?”, manifestó alguien en la cola.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a