Unidades de transporte en Nuevo Horizonte de Catia se deterioran por el mal estado de las vías

305
Los conductores se quejan del mal estado de las vías | Foto: Ronald E. Peña

Rosibel gonzález |El Pitazo

De las 25 unidades de la línea de transporte Vista Hermosa, solo quedan operativas 14 que trabajan de forma interdiaria, para evitar deteriores mayores de los que ya registran, según refirieron conductores consultados este viernes.

La Asociación de conductores Vista Hermosa cubre 16 sectores que conforman la comunidad Nuevo Horizonte de Catia. Residentes de esa zona popular se trasladan a diario en unidades tipo rústicas, debido al deterioro de las vías y falta de alumbrado en las calles.

Los sectores que conforman el barrio Nuevo Horizonte son: Águila blanca; Lomas Vista Hermosa; La Cruz; La Baranda; La Cabaña; Casa Blanca; Las tres pilas; Capitán; Tamanaquito; El Manguito; El Chorrito; Paso malo; El Manantial; La Clementina; La Veguita y el terminal Nuevo Horizonte.

Utilizan vehículos rústicos para trasladar a los pasajeros| Foto: Ronald E. Peña

El pasaje quedó fijado en 500 bolívares soberanos, sin embargo conductores indicaron que ya el gobierno no les subsidia la compra del aceite, cauchos ni batería, por lo que se espera un alza en el pasaje a 800 bolívares, que comenzará a aplicarse dentro de un mes y después de las 6:00 pm.

El clamor de una comunidad

Nuevo Horizonte es una localidad ubicada al noroeste de Catia. Fue habitada por personas humildes, de muy bajos recursos. Quienes residen allí, comentaron que sus primeros pobladores – en la década 60 y 70- fueron personas de nacionalidad colombiana y haitiana, que armaron casas improvisadas de paredes de cartón y techo de zinc.

Con el transcurrir de los años, citadinos encontraron en Nuevo Horizonte, una manera de construir edificaciones de concreto, sin recurrir a trámites burocráticos ni permisos municipales.

Desde sus inicios como comunidad, ha sido el centro de crímenes entre bandas rivales y es catalogada por cuerpos de seguridad, como una zona de liberación, en la que han sido halladas osamentas.

Colombianos, haitianos y venezolanos conviven en un mismo espacio territorial y comparten las mismas necesidades.


LEE TAMBIÉN: 

CON PARO DE TRANSPORTE AMANECIERON EN EL PARAISO ESTE 8 DE MAYO

María Mercedes Restrepo, llegó de Barranquilla cuando tenía seis años de edad. A sus 40 años, relata que las condiciones de pobreza extrema se reflejan a diario.

Restrepo se levanta a diario a las 6:00 am para llevar a sus cuatro hijos al colegio 24 de Julio, situado en la avenida España de Catia. “Cuando no tenemos los buses, hay que bajar del barrio más temprano. Para no regresarme a la casa, prefiero quedarme por la plaza Catia, y esperar la hora de salida de los niños. A veces pasamos hasta dos días sin buses y así no puedo mandar a los niños al colegio”, explicó.

Johán Giraldo es conductor en la línea Vista Hermosa, dijo que en ocasiones no lleva sustento al hogar porque el vehículo presentó alguna falla “y cuando vamos a preguntar el precio de un repuesto o algo, todo se vende en dólares.

El mayor problema que manifestamos los conductores es el tema de vialidad y alumbrado. El deterioro de las calles es de gran magnitud y eso repercute en los vehículos, particulares y de transporte”, aclaró.

Las calles carecen de asfaltado. Tampoco hay alumbrado público | Foto: Ronald E. Peña

Quienes sufren los estragos de la falta de camionetas en la zona, son los adultos mayores.

“Hay que llevarlos al médico, pero no hay transporte. Un taxi no transita por esta zona ni por error, por la delincuencia. Se pierde la cita médica y ligar que para la próxima haya transporte público para salir del barrio”, expresó Carlos Valencia, habitante de El Chorrito. Vecinos consultados manifestaron las mismas quejas: vialidad y alumbrado. Una gestión de gobierno que centre acciones en mejorar los accesos a esta comunidad concurrida, de la que dicen: estar en el olvido.

DÉJANOS TU COMENTARIO