Tres hombres fueron asesinados por las Faes en la calle 14 de El Valle

El modus operandi es similar: llegan a sus sitios de residencia, los sacan de allí o los interceptan en los alrededores, los matan y luego alegan enfrentamiento o atribuyen el crímen al hampa común

915
Foto: Rayner Peña R.

Caracas.- Tres muertos dejó el paso de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) en la calle 14 de El Valle. El pasado 13 de mayo, miembros del equipo táctico de la Policía Nacional Bolivariana ingresaron a un bloque de la parroquia caraqueña, y de acuerdo a familiares de las víctimas, “los mataron a tiros porque les dio la gana”.

Aproximadamente a las 8:00 am Jorge Luis Malavé, de 30 años, se encontraba en su apartamento, ubicado en un piso 14. De acuerdo a su hermana, quien pidió la omisión de su identidad, hombres vestidos de negro y con pasamontañas llegaron al bloque; con su aparición se cerraron los accesos al edificio.

A los familiares de la víctima les avisaron lo que ocurría, y cuando llegaron, ya Jorge Luis no estaba en el sitio; de acuerdo a un policía lo habían trasladado al Hospital Miguel Pérez Carreño, en La Yaguara.


LEE TAMBIÉN: 

FUNCIONARIOS DE LAS FAES LLEVAN CADÁVER DE UN HOMBRE AL HOSPITAL 

DE PARAGUANÁ

Varios deudos decidieron ir al centro de salud, pero la hermana tomó la decisión de quedarse y de subir al lugar donde había ocurrido el ajusticiamiento. La mujer detalla que como pudo, esquivó las alcabalas y, cuando estaba en el piso 14, fue interrogada por un uniformado, quien le dijo: “¿señora, a quién busca? ¡No hay paso. Aquí hubo un enfrentamiento!”

La dama aseguró que no la dejaron pasar hasta un par de horas después. Lo que observó fue a funcionarios llevándose ropa y zapatos. Cuando logró ingresar a la vivienda de su hermano no observó rastros de sangre, por lo que indica: “Yo digo que a Jorge Luis no lo mataron ahí. Para mí, de ahí se lo llevaron a otro sitio, porque yo no vi ni charco de sangre ni casquillos de bala”.

Cuando los familiares de Jorge Luis llegaron al Pérez Carreño se les permitió el acceso, y su madre pudo verificar su estado de su salud. La dama vio que su hijo tenía un disparo en el pecho. Y, el yeso que antes del procedimiento tenía desde el fémur hasta el pie -pues en marzo se cayó de una moto y se fracturó la pierna- lo tenía desde la rodilla. La víctima no tenía trabajo y deja a una hija de seis años.

Jorge Luis residía junto a otro hombre, quien fue identificado como Ángel Gabriel Santaella. El joven también fue asesinado la mañana del lunes 13 de mayo. De acuerdo a su familia, él salió temprano de su residencia a abrir el puesto de verduras que atendía junto a su abuela, en la avenida Fuerzas Armadas.

El joven tenía 29 años y dos hijas, de 11 años, y 17 meses, respectivamente. Su familia desconoce cómo ocurrieron los hechos; solo les dijeron que funcionarios de las Faes llegaron al bloque y le dieron dos disparos en el pecho. Detallan que cuando lo encontraron en el Pérez Carreño no tenía cédula, cartera ni su teléfono celular.

La versión oficial asegura que Jorge Luis, Ángel Gabriel y otro ciudadano del que se desconoce la identidad pertenecían a una banda de secuestradores. Familiares de las víctimas niegan la versión.

DÉJANOS TU COMENTARIO