Trabajadores públicos están hartos de los “salarios de hambre”

meta_valvv

“Basta de sueldos de hambre”, gritaron este viernes 23 de agosto los dirigentes de los gremios de educación básica y universitaria, los empleados del Metro de Caracas y los trabajadores petroleros, unidos todos en una protesta pública contra lo que denominaron “el salario hambreador de Nicolás Maduro”.

Los trabajadores denunciaron que ni el ministro del Trabajo ni otro representante de las instituciones de las que dependen han aceptado reunirse con los “interlocutores oficiales” de los empleados de cada gremio, sino que establecen acuerdos con empleados que no defienden sus intereses.

Se quejaron de ser burlados por la administración de Nicolás Maduro, que ha planteado acuerdos para reivindicar los salarios y beneficios de la clase obrera que luego son irrespetados. “Dijeron: vamos a anclar el salario al petro y el petro ya va por el orden de los 80 mil bolívares. Y qué hicieron, inventaron otro petro que no se mueve para pagar sueldos de 40 mil bolívares. Eso no se hace, eso es engañar a la clase trabajadora y no solamente eso, sino que exigimos que cese la impunidad y que se reúnan con los verdaderos trabajadores”, explicó Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Central de Venezuela (Sinatraucv), que encabezaba la protesta.


LEE TAMBIÉN: 

HABITANTES DE LA CANDELARIA ANHELAN VOLVER A CAMINAR SUS CALLES SIN MIEDO

El dirigente aseguró que en el caso de los empleados del sector universitario, los jubilados a los que les adeudan desde el año 2015 les quieren pagar 2.000 bolívares, cuando tenían prestaciones de hasta 200 mil bolívares de los de antes. Calificó como una burla este tipo de actos y refirió que la lucha de este gremio es también por la visible desmejora que tiene el sistema de educación universitaria en la actualidad.

Llamaron a los trabajadores públicos a protestar este 4 de septiembre en todo el país.
Foto: Ronald E. Peña

“Salarios simbólicos tienen los trabajadores, porque sencillamente si usted trabaja por 40 mil bolívares, que no le alcanzan ni para comprar un cartón de huevos, usted trabaja sin salario”, dijo Sánchez.

En este sentido, convocó para el próximo 4 de septiembre, que es el día del empleado público, a una movilización de calle. “A aquel que se queja, esta es la hora de salir a protestar, pero a protestar por el derecho que tiene usted a tener un sueldo digno”, advirtió. De igual forma, apuntó que el 4 de octubre habrá una “gran marcha nacional de los trabajadores universitarios”, para exigir el pago de deudas y pedir mejoras para todos los empleados de este sector.

Entre las exigencias planteadas por el sector, Sánchez destacó que piden que “sea derogado el memorándum 27-92 por anticonstitucional. Un memo que metió el ministro del Trabajo, que debería renunciar por incompetente, por incapaz y por esquirol. Esto debe ser eliminado, porque viola la Ley del Trabajo y busca esclavizar la mano de obra venezolana”.

Desde el sector petrolero, José Bodas, secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo (Futpv), denunció la persecución a los empleados y dirigentes sindicales que alzan la voz para protestar en contra de los atropellos. “Basta de la criminalización de la protesta; queremos la libertad para Ronny Álvarez y Rubén González y todos los que están luchando por nuestros derechos”, exigió.

| Foto: Ronald E. Peña

“Hoy la clase trabajadora venezolana tiene salarios de hambre que se expresan en 2,7 dólares mensuales. En la industria petrolera se expresa de entre 3 dólares a 13 dólares por trabajador como máximo. Es inaceptable lo que vivimos los trabajadores”, indicó, y aunque no negó la denuncia de que algunos trabajadores son amenazados con ser despedidos si no firman en contra de las sanciones de EE. UU., advirtió que los empleados adscritos a Pdvsa no ejercen sus libertades sindicales y laborales a plenitud.

Empleados del sector petrolero denunciaron la criminalización de la protesta.
| Foto: Ronald E. Peña

Jairo Colmenares, dirigente sindical del Metro de Caracas, es uno de esos empleados criminalizados, pues asegura tener ocho meses suspendido de sus labores por denunciar en distintas vías las deficiencias en el sistema de transporte. “Un trabajador gana quincenal entre 20 y 40 mil bolívares (…) Tenemos otros beneficios como una bolsa de comida, pero nos la entregan cada dos o tres meses”.

Puntualizó que los empleados del Metro piden la mejora de sus salarios, la reactivación del comedor y el pago completo a los trabajadores jubilados, a los que les pagan solo 80% del sueldo luego de que completan los años de servicio en la institución del Estado.

Gricelda Sánchez, coordinadora nacional por el sector educación, fue otra en participar en la protesta y señaló que los docentes exigen las reivindicaciones contractuales violadas desde la aplicación del contrato colectivo vigente en 2018. Además, señaló que protestan en defensa de la educación de calidad, en contra de los “docentes exprés” y de los abusos en contra de los estudiantes.

| Foto: Ronald E. Peña

“Defendemos nuestros derechos y la calidad educativa. Lo que pedimos es que Aristóbulo Istúriz renuncie, porque no lo queremos ahí, porque convirtió el Ministerio de Educación en el ministerio de la destrucción (…) Tú abres la nevera de cualquier maestro y está vacía. Convirtieron la educación en adiestramiento”, dijo.

Maestros y dirigentes sindicales rechazaron también la preparación de «docentes exprés». | Foto: Ronald E. Peña

Un grupo de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana impidió a los trabajadores movilizarse hasta la sede del Ministerio del Trabajo tal como estaba previsto en la convocatoria y para dar respuesta a su queja, dos empleadas de la Vicepresidencia de la República escucharon la denuncia de los dirigentes bajo la lluvia y en la acera, frente a la sede del Metro de Caracas en la Hoyada. 

| Foto: Ronald E. Peña

DÉJANOS TU COMENTARIO