Tiroteo en oeste de Caracas expuso a transportistas y causó daño a siete unidades

382

Ningún vehículo de transporte público en Caracas tiene seguro de responsabilidad total, tal como lo aclaran desde la organización Transporte Unido de Venezuela, y así sortean la inseguridad en la capital del país y eventos como el enfrentamiento armado que durante tres días mantuvo asediada a las parroquias de La Vega, El Paraíso y El Valle.

Durante el tiroteo entre antisociales y funcionarios policiales que se prolongó unos cuatro días, al menos siete vehículos pertenecientes a la red de transporte público de estas zonas caraqueñas fueron blanco de ataques que dejaron el saldo de un chófer muerto, uno herido de gravedad, la pérdida de dos de las unidades y daños importantes a otras cinco.

Marcelo Morett, socio de las líneas Plaza España-Valle Coche y la de Casalta-Chacaito-Cafetal, relató que uno de sus compañeros, el señor Luis Monsalve, quedó atrapado en el túnel de El Valle la tarde que inició el tiroteo el 7 de julio y recibió tres impactos de bala. Aunque recibió uno de los balazos en el pecho, está recuperándose y su autobús quedó destrozado.

Morett contó que un bus de Expresos Mérida que venía cargado de personas que harían compras en El Cementerio fue desalojado y quemado en El Paraíso por varios delincuentes. Otras unidades de líneas de La India, Casalta, Coche o Los Teques recibieron impactos de balas perdidas, algunos mientras estaban los pasajeros aún dentro.

“Un conductor de una unidad troncal de la única línea que existe en la zona de El Cementerio, hacia Los Alpes, recibió un tiro… El jeep quedó atravesado y pasó una tanqueta y se lo llevó, destruyéndolo por completo”, explicó Morett.

Braulio Cedeño, vicepresidente del Bloque de Conductores de El Oeste, explicó que en Caracas el grupo más afectado por los hechos violentos fue el Sur-Oeste que abarca La Vega, Antimano, Caricuao y la Cota 905, además de las que circulan en zonas de El Valle y Coche.

Cedeño explicó que el tiroteo perjudicó a los conductores, pero también puso en riesgo a usuarios, familias enteras, niños que usaban el transporte público y debieron correr y desalojar unidades que quedaron en la línea de fuego. Esto los obligó a dejar de prestar servicio en algunas zonas al menos tres días. El dirigente recordó que Caracas está dividida en cinco grandes líneas de transporte y que todas están “venidas a menos” por la inseguridad que los azota y por eventos como este que ponen en riesgo sus labores, a los transportistas y a sus usuarios.

Entretanto, desde el frente de Transporte Unido de Venezuela insisten que la desprotección bajo la que trabajan los transportistas y aseguran que los dueños de buses no tienen el dinero para ni siquiera reparar los vidrios rotos por las balas perdidas, reparaciones que pueden costar hasta 120 dólares.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.