Solo pan y horas de sol: las denuncias tras concierto por récord Guinness

Las madres de niños que participaron en el evento se quejaron de que sus hijos solo comieron sándwiches durante los tres días que permanecieron con los integrantes de El Sistema. También reclamaron por las largas jornadas bajo el sol a las que estuvieron expuestos. El Sistema, por su parte, afirmó que los músicos estuvieron “dotados de hidratación permanente, sanitarios y refrigerios para la ocasión artística”

24075

Caracas.- El sábado 13 de noviembre se desarrolló en la ciudad de Caracas un concierto organizado por el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (El Sistema), con unos 12.000 músicos en escena para optar por el récord Guinness como la orquesta más grande del mundo. El concierto se inició pasadas las 5:00 pm y el repertorio se ejecutó tal como estaba previsto. Sin embargo, existen reclamos por parte de algunos representantes de los músicos con relación a la organización del evento.

Las madres de niños pertenecientes a un núcleo ubicado en los Valles del Tuy, estado Miranda, contaron que el día jueves los músicos fueron traídos a Caracas para realizarles pruebas PCR con el fin de descartar contagios de COVID-19, y permanecieron en la ciudad capital hasta el día sábado. Desde entonces, solo les dieron de comer pan, según indicaron a El Pitazo. Asimismo, señalaron que los niños permanecieron durante muchas horas bajo el sol sin ningún tipo de resguardo, pues el concierto se realizó en el patio de la Academia Militar de Venezuela, en Fuerte Tiuna.

“Solo les dieron de comer sándwiches. Fueron expuestos demasiadas horas al sol y había niños muy pequeños para este tipo de jornadas tan largas”, denunció a El Pitazo la madre de uno de los músicos, quien prefirió no revelar su identidad a la hora de revelar su parecer. Afirmó que tanto su hijo de 14 años como el resto de los niños estuvieron “pasando trabajo con jornadas maratónicas, porque los tenían desde las 7:00 am en el sitio hasta las 9:00 pm, llevando sol y hambre”.

Con respecto a la información previa que recibieron acerca de la logística, detalló que todo fue sobre la marcha e incluso hubo anuncios de última hora, como la decisión de hospedarse en Caracas para disminuir los gastos de transporte.

Otra de las madres, cuyo niño tiene 13 años, informó que los miembros del núcleo al que pertenece su hijo se hospedaron en un hotel en la avenida Baralt de Caracas. Dijo que los organizadores solo les dijeron que los niños tendrían desayuno, almuerzo, cena y merienda, pero no recibieron detalles de la comida. “Durante los tres días les dieron puro pan con su respectivo relleno”, aseguró. Su hijo tiene 7 años en El Sistema, y pese a todas estas denuncias, esta representante considera que las condiciones en esta oportunidad no estuvieron tan malas, pues, a su juicio, el evento estuvo mejor organizado que en otras ocasiones.

“Nos fuimos enterando por los mismos niños porque ningún representante del núcleo nos dio información acerca de la logística”, apuntó otra de las representantes con las que pudo conversar El Pitazo. Su hija de 14 años tuvo que ser inyectada con un protector gástrico debido a que se vio afectada por solo comer pan con agua caliente, porque, según indicó la señora, la comida y el agua se las entregaban al entrar y permanecía bajo el sol durante toda la jornada.

“No se justifica que todas las comidas fueran pan. Si se van a quedar tantos días, por lo menos que una de las comidas sea completa para que los niños puedan tener energía; no importa que las otras sean pan”, dijo la madre.  

El Pitazo consultó a la directiva de El Sistema sobre la situación, pero no obtuvimos una respuesta directa. A través de una nota de prensa afirmaron que los músicos estuvieron “dotados de hidratación permanente, sanitarios y refrigerios para la ocasión artística”. Asimismo, reconocieron que varios incidentes, como desvanecimientos por deshidratación, mareos y dolores de cabeza, formaron parte de la larga jornada, pero fueron atendidos de la forma prevista en los hospitales de campaña.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.