23 C
Caracas
viernes, 23 abril, 2021

Propuesta de expandir el Distrito Capital reabre el debate sobre el tamaño real de Caracas

El proyecto de la diputada Jacqueline Faría de anexar los municipios mirandinos de la Gran Caracas al Distrito Capital no solo levantó voces en pro y contra, sino que reavivó deudas pendientes como el reordenamiento del municipio Libertador o la recuperación de la extinta Alcaldía Metropolitana

-

Caracas.- La controversia generada por las declaraciones de la diputada Jacqueline Faría en las que propuso a la Asamblea Nacional oficialista la anexión de los municipios Baruta, Chacao, El Hatillo y Sucre, no solo ha sido ampliamente rechazada por sectores defensores de la integridad del estado Miranda, sino que también ha mantenido vivo el debate sobre la extensión verdadera de Caracas y sobre la pertinencia, ahora más que nunca, de rescatar la figura de la extinta Alcaldía Metropolitana.

Poco se sabe todavía de la propuesta de Faría, incluso si todavía está pendiente de ser presentada en el hemiciclo, aunque este jueves 28 de enero se conoció la noticia de su separación del cargo de jefa del Distrito Capital, que ahora será ocupado por el presidente del Concejo Municipal de Caracas, Nahum Fernández, por órdenes de Nicolás Maduro.

Una visión sobre el posible reordenamiento urbano de la ciudad es el planteado por el arquitecto y profesor universitario Enrique Larrañaga, quien considera la propuesta de Faría como «una aberración», debido a la poca información disponible y, lo que teme, sea un intento de anexar los municipios mirandinos como un mecanismo de control político, bajo una figura que ni siquiera es elegida por voto popular. No obstante, sí está a favor de una nueva unidad político-territorial, que sea mucho más eficiente que la actual.

«Si esa es la intención, reconocer el verdadero tamaño de Caracas para promover una figura administrativa y, sobre todo, de coordinación de las acciones entre los municipios y entre las parroquias, pues sí estoy de acuerdo», expresa.

Larrañaga, quien fue director del Museo de Arquitectura de Caracas y coordinador de varios programas en la Universidad Simón Bolívar, entre otras casas de estudios, señala que la discusión sobre el área metropolitana es indispensable y ha sido postergada principalmente debido a que, a lo largo de su historia, ha sido abordada más con un enfoque político que administrativo.

Para él, Caracas va incluso más allá de los municipios del Eje Metropolitano y concibe una gran área que abarca regiones estrechamente conectadas a la capital, como los Altos Mirandinos, Guarenas-Guatire y los Valles del Tuy, además de todo el litoral del estado Vargas.

LEE TAMBIÉN

Gobernador Héctor Rodríguez: «A Miranda nadie la divide»

- Advertisement -

No obstante, señala que la integración urbana de Caracas debe surgir de forma natural, como un diálogo amplio que involucre a todos los sectores que hacen vida en la ciudad, en lugar de por una imposición ideológica.

«Debe darse una discusión ciudadana, no una idea de un sector político a ser impuesta por un poder del que tomaron posesión», dice.

Larrañaga sustenta su visión de una ciudad amplia e interconectada entre parroquias y municipios en dos hitos que, considera, demuestran la unidad operativa de la región. El primero fue cuando la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) asignó el prefijo «0212» para todos los teléfonos de Caracas, Miranda y Vargas, planificación luego repetida con otros servicios como la extinta Electricidad de Caracas o Hidrocapital. El otro hito viene de la organización militar de la Región Estratégica de Defensa Integral que, en su Redi-Capital, también abarca las tres entidades.

El tema del agua cambia la perspectiva de la integración, pues según el arquitecto, refleja la dependencia que tiene Caracas y sus municipios cercanos del estado Miranda. El Acueducto Metropolitano que abastece a toda la capital se surte de las aguas del río Tuy, mientras que las aguas servidas suelen desembocar cerca de Río Chico.

«Caracas depende, para poder limpiar sus aguas, de los Valles del Tuy y Barlovento, y los Valles del Tuy dependen de Caracas, en gran medida, para conseguir trabajo. Son instancias interdependientes», dijo.

LEE TAMBIÉN

Carlos Ocariz: los mirandinos no podemos evadir la responsabilidad de defender nuestro estado

Reorganizar Caracas

Otra visión completamente distinta tiene el abogado y presidente de la Fundación Arturo Uslar Pietri, Antonio Ecarri Angola, quien plantea que en el caso de la organización político-territorial de Caracas, «no hay que dañar lo que funciona, sino acomodar lo que está dañado».

Es tajante en rechazar la propuesta de Jacqueline Faría, a quien entonces acusó de querer convertirse en «virreina» al reclamar la jurisdicción de territorios para los que no fue electa democráticamente.

«Si tiene colapsado lo que ya gobierna, no podrá con los demás. A Caracas le hace falta una reingeniería, pero no de esa manera, pues eso estaba resuelto con la Alcaldía Metropolitana, que fue una instancia constitucional. Lo que hay ahora (con el Gobierno de Distrito Capital) es una patanería que debería resolver», señala.

Al contrario que Larrañaga, considera que se debe respetar la división vigente entre Miranda y el Distrito Capital, ya que, a su juicio, reorganizar el territorio guiándose solo por los movimientos poblacionales haría que se deba anexar entonces no solo Miranda, sino entidades que históricamente nunca han pertenecido a Caracas, como Maracay. «Los crecimientos urbanos tienen que ir con instancias distintas», señala.

En este sentido, Ecarri propone más que la extensión del Distrito Capital, la división del municipio Libertador en al menos seis municipios más pequeños distribuidos según las características geográficas de sus parroquias. Comentó que diferentes instancias académicas, como la Universidad Monteávila, la Universidad Central de Venezuela o el Centro de Urbanismo de la Universidad Simón Bolívar han hecho importantes estudios sobre cuáles corredores regionales pueden integrarse para conformar cada municipio.

LEE TAMBIÉN

García Carneiro inicia campaña a regionales para frenar candidatura de hijo de Maduro

De este modo, explica Ecarri, quien en 2012 fue precandidato para la Alcaldía de Libertador por la Mesa de la Unidad Democrática, se pueden tener municipios cuyos alcaldes puedan tener mayor control y manejo eficiente de sus competencias.

Comparó las gestiones de Libertador con municipios pequeños como Chacao, que además de contar con instituciones locales que garanticen la calidad de vida de sus habitantes, se apoyan de otras instancias con las cuales coordinarse, como la Gobernación de Miranda o, en teoría, la Alcaldía Metropolitana. «El habitante de San Juan solo cuenta con la Alcaldía de Libertador y el Gobierno de Distrito Capital, y ninguno responde por ellos«, agregó.

Del mismo modo, el dirigente de la Alianza del Lápiz enfatizó la necesidad no solo de descentralizar servicios como la salud y la educación para que sean de competencia enteramente municipal, sino también de democratizar la ciudad al permitir que el cargo de jefe del Distrito Capital sea de elección popular.

Explicó que históricamente el gobernador de Caracas era nombrado directamente por el presidente, incluso después de la realización de las primeras elecciones regionales en 1989, y fue una costumbre retomada luego por el expresidente Hugo Chávez, al crear el Gobierno del Distrito Capital en 2009. A su juicio, el no permitir a los caraqueños elegir democráticamente a su gobierno regional, a diferencia de estados como Miranda, «es denigrar y tratarlos como ciudadanos de segunda».

Por ese motivo, Ecarri retó públicamente a Nicolás Maduro a modificar, a través de la Asamblea Nacional oficialista, la Ley sobre la Organización y Régimen del Distrito Capital y permita que en las elecciones regionales programadas para finales de este año se someta el cargo al sufragio popular como el resto de los gobernadores.

«Caracas sigue huérfana de gobierno regional. No quiso hacerlo la cuarta (República) ni tampoco quiere hacerlo la quinta. Toca hacerlo ahora, es una deuda pendiente«, dijo.

LEE TAMBIÉN

Perfil | Nahum Fernández, sin mayor currículum que ser militante y concejal

Recuperar la Alcaldía Metropolitana

Un punto en el que Larrañaga y Ecarri coinciden es que para discutir cualquier ordenamiento de la Gran Caracas se debe mencionar la necesidad de rescatar la figura de la Alcaldía Metropolitana, ente contemplado en la Constitución para coordinar el crecimiento urbano de la ciudad.

De acuerdo con el artículo 3 de la Ley Especial sobre el Régimen del Distrito Metropolitano de Caracas, este se compone por un gobierno de dos niveles, siendo primero el municipal, que rige a Libertador, Baruta, Chacao, El Hatillo y Sucre, así como sus respectivos concejos municipales; y el segundo nivel es el metropolitano, integrado por un ente Ejecutivo y otro Legislativo cuya extensión abarca a los cinco municipios.

«El sentido de una autoridad metropolitana es que debe garantizar que la metrópolis, que es todo ese conjunto, independientemente de cuántos municipios y estados abarque, funcione para sus ciudadanos, dándoles calidad de vida«, señala al respecto Larrañaga.

Ambos coinciden también en que la Alcaldía Metropolitana tuvo serios «defectos de nacimiento» luego de su creación por la Asamblea Nacional Constituyente de 1999, ya sus competencias no quedaron bien definidas y, en muchos casos, chocaban con las de los municipios.

«La Alcaldía Metropolitana nunca se concibió como una Alcaldía Mayor (nombre que tuvo entre los años 2000 y 2008), pues implica que las otras alcaldías son menores y ninguna es superior o inferior, todas tienen alcances y competencias distintas«, comenta Larrañaga.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | ¿Qué funcionaba en el piso del Ministerio de Educación que se quemó?

En este sentido, para Ecarri las competencias de la Alcaldía Metropolitana se deben centrar en vigilar el crecimiento ordenado de la urbe, la planificación urbanística y los servicios públicos conurbanos, en coordinación con las alcaldías municipales, las cuales, por su parte, se encargarían del mantenimiento y ornato público, así como servicios descentralizados de educación, salud y cultura.

Por su parte, Larrañaga agrega a lo dicho que el ente metropolitano debe encargarse de todo lo relacionado con sistemas urbanos, como el transporte, red de aguas servidas, acueductos, dotación de mercados y mantenimiento y planificación de cementerios. En cambio, los gobiernos locales tendrían labores ejecutivas y de construcción, así como la evaluación de terrenos y estudios topográficos.

Nacida de la Constituyente del 99, fue otra ANC, la oficialista de 2017, la que decidió en 20 de diciembre de ese año emitir un decreto en el que hizo oficial la eliminación del Área Metropolitana de Caracas. Desde entonces, no ha existido ningún ente que coordine las políticas intermunicipales en materias primordiales como transporte, recolección de desechos sólidos o alumbrado público.

De volver eventualmente la Alcaldía Metropolitana a operar, Ecarri propone que el Distrito Capital se organice en tres instancias: municipal, regional y metropolitana. De ese modo, afirma que Libertador podría estar al nivel de los municipios mirandinos, conservando ambos sus actuales jurisdicciones. Igualmente, la Alcaldía Metropolitana podría servir como puente entre las gobernaciones de Miranda y Caracas, especialmente para apoyar la movilidad y calidad de vida de los habitantes de otras regiones dependientes de la capital, como los Altos Mirandinos, Guarenas-Guatire o los Valles del Tuy.

Aunque de momento no se sabe cuál será el futuro para el gentilicio de baruteños, chacaoenses, hatillanos o petareños, Larrañaga insta a la población a no cerrarse a la idea antigua de ver las ciudades como fortalezas y cerrar sus municipios tras rejas mentales. Hace un llamado a los ciudadanos a organizarse y dialogar por cuenta propia escuchando todos los puntos de vista, lejos de cuotas de poder políticas, para al final resolver cualquier diferencia con mecanismos democráticos, como el referéndum consultivo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado