19.2 C
Caracas
viernes, 4 diciembre, 2020

Profesor de Guatire recurre a economía informal para sostener a su familia

Su hermano, que vive en el exterior, le envió dinero para que invirtiera en mercancía e iniciara un negocio informal

-

Guatire.- Con un puesto improvisado en una concurrida calle de la urbanización La Rosa, en Guatire, estado Miranda, el profesor Antonio Borges se dedica a la venta al detal de productos de la cesta básica, para ganarse la vida y mantener a su familia.

Los menos de dos dólares mensuales que le paga el Ministerio de Educación, por sus 12 años de servicio como profesor de Educación Física, no le alcanzan ni siquiera para los gastos de pasaje.

«Tengo un hermano que vive fuera de Venezuela y nos ha ayudado mucho en varias oportunidades. Esta vez me mandó un dinero para que lo invirtiera en la compra de mercancía para vender y decidimos comprar comida y productos básicos, que son los que siempre se venden porque son de uso diario», relató a El Pitazo.

Con dos mesas armables de plástico, un toldo playero y una cava, el profesor y su esposa ofrecen en venta harina de maíz, pasta, arroz, aceite, huevos, mayonesa, salsa de tomate, mantequilla y enlatados, así como también detergente en polvo.

«Esta es la única forma de poder sobrevivir en Venezuela. Aquí hay que tener varios ingresos y tener precios equivalentes en dólares para poder verle la ganancia y que te pueda alcanzar para recuperar la inversión, volver a comprar mercancía y sacarle ganancia», explicó el profesor.

LEE TAMBIÉN

Resumen | Cinco reclamos de los docentes venezolanos en medio de la crisis

- Advertisement -

Borges destacó que su familia lo apoya y lo ayuda en el puesto. Su esposa y sus tres hijos lo acompañan casi todos los días. Aseguró que sus compañeros de trabajo también han recurrido a otros oficios para poder comer y alimentar a sus familias.

«Muchas maestras se dedican a trabajar por día en casa de familia, limpiando y lavando. Aunque no lo crean, por un día de trabajo ganan más de lo que paga el ministerio en un mes. Hay algunos que venden comida preparada, empanadas, hamburguesas y también tienen su entrada de dinero. Pero con el sueldo de un docente no se vive en Venezuela«, recalcó el profesional de la educación.

El profesor Antonio Borges señaló que apoya y acompaña las protestas del gremio docente, por las reivindicaciones salariales que les han sido negadas. «Soy educador y me duele lo que está pasando con el gremio, por eso tenemos que hacernos escuchar», concluyó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado