Panaderos del Clap preocupados por alza del precio de la harina un 600%

En febrero un saco de harina costaba Bs. S. 6.199,23 y la última semana de marzo lo cancelaron a Bs. S. 37.865

402
El pan pasará a costar de Bs. 700 a 1.800 y 2.000 | Foto: Archivo

Los panaderos artesanales de los Clap de los Valles del Tuy están preocupados por el incremento de la harina de trigo, ya que temen descapitalizarse, además que esta alza se reflejará en el costo del pan y no podrán apegarse a las políticas del gobierno nacional.

Un grupo de trabajadores refirió que en febrero un saco de harina costaba Bs. S. 6.199,23 y para la última semana de marzo su precio era Bs. S. 37.865.

“Esta situación nos obliga a reajustar el pan de Bs. S. 700 a 1.800 y 2.000”, dijo uno de los panaderos, quien pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias por parte del ejecutivo nacional.

Los declarantes dijeron que además de harina, el pan lleva sal, azúcar, levadura y esencias, que cada semana suben de precio como consecuencia de la inflación. Sumado a ello, cancelan flete desde el lugar donde adquieren la materia prima hasta los Valles del Tuy.


LEE TAMBIÉN: 

PANADERÍA EN MONTALBÁN III VENDIÓ PANES EN DÓLARES DURANTE EL APAGÓN

“Los panaderos artesanales somos quienes les estamos dando respuesta a las familias en las comunidades con el pan diario, cuyo precio debe ser solidario, y no es justo que nos incrementen de esta forma los ingredientes porque se nos hace cuesta arriba comprarlos”, dijeron.

Otra queja es que solo reciben 15 sacos de 45 kilos de harina mensuales, que no les alcanzan para cubrir la demanda, de allí plantean que los despachos sean quincenales.

¿Precios subsidiados?

Los panaderos artesanales le compran la harina de trigo a los diferentes Molinos nacionales, una vez que la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro) les da un código.

Se supone que los insumos los deben adquirir a precios subsidiados para que puedan vender el producto a un costo accesible para las personas de escasos recursos, muy por debajo del precio de una panadería tradicional.

“Estos incrementos exorbitantes representan un duro golpe para nuestro bolsillo, por eso le hacemos un llamado al Gobierno nacional para que frene los aumentos, o de lo contrario no podremos seguir vendiendo el pan a un precio económico, ni continuar haciendo la labor social que desarrollamos al entregar muchas veces gratis este producto a las personas necesitadas”, acotaron.

DÉJANOS TU COMENTARIO