Niños con dificultad de aprendizaje y autismo estudian en espacios prestados en Charallave

Los salones donde deberían estudiar estos alumnos no cuentan con las condiciones mínimas de habitabilidad

172
Una empresa contratada por Fede levantó el manto asfáltico del techo de la institución y dejó los trabajos a medias. Foto cortesía: Representantes

Valles del Tuy.- Alumnos del Centro de Evaluación para Niños con Dificultad de Aprendizaje (Cenda) y del Centro de Atención Integral para Personas con Autismo (Caipa), ubicados en el sector La Estrella de Charallave, en los Valles del Tuy, reciben clases en espacios prestados, debido a que los salones de la sede donde funcionan ambas instituciones están en pésimas condiciones de habitabilidad.

De acuerdo con un informe elaborado por funcionarios de Protección Civil, en mayo de 2019, las aulas representan un riesgo para los estudiantes; de allí que la recomendación fue cerrarlas como medida de prevención.

La evaluación técnica de los uniformados arrojó severas filtraciones, retención de humedad en las paredes y techo, exposición del sistema eléctrico, separación entre pared y pared, grietas, entre otras fallas estructurales.


LEE TAMBIÉN: 

BASURERO SATÉLITE AFECTA A NIÑOS Y DOCENTES EN ESCUELA DE CUMANÁ

Carmela Sifonte, representante de un alumno, indicó que actualmente estos escolares están siendo atendidos en el área administrativa de la institución y en un aula prestada de la escuela de educación especial Virgen del Carmen, la cual está adyacente a la sede; sin embargo, este último plantel presenta problemas con una tubería y el salón se inunda, por lo que considera urgente que las autoridades tomen cartas en el asunto.

La vocera denunció que el problema que afecta al Cenda y al Caipa no es nuevo. “Las filtraciones se presentan desde 2016. Ese año, el friso del techo de la dirección se cayó, producto de la humedad”, dijo.

Además, informó que la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (Fede) contrató una empresa, la cual levantó el manto asfáltico del techo, el año pasado, pero no culminó los trabajos. “A raíz de esas labores inconclusas, empeoró el problema de filtración”, aseguró.

Vale destacar que el Cenda atiende a 62 niños, mientras que en el Caipa estudian 64 y manejan una lista de espera de 250 alumnos que aspiran a ingresar al plantel.

DÉJANOS TU COMENTARIO