29 C
Caracas
lunes, 1 marzo, 2021

Maestras y estudiantes reconocen la dedicación del docente venezolano

Tres profesoras consultadas por El Pitazo coinciden en afirmar que el amor y la dedicación es el sello de fábrica del profesorado nacional y que su labor es importantísima para la sociedad porque son un ejemplo a seguir

-

Juan Salvador Muñoz | El Pitazo

Caracas.- Los docentes en Venezuela celebraron su día el viernes 15 de enero y la trascendencia de su labor, especialmente en la actualidad, marcada por la pandemia de COVID-19, ha cobrado gran relevancia en la enseñanza de los estudiantes.

Su profesionalismo destaca con una pedagogía llena de dedicación. Angelly Tortolero, adolescente de 16 años, tiene a dos maestras muy especiales en su vida: su mamá y su hermana a “quienes agradezco la persona que soy y que se está formando”.

La joven venezolana, que reside en Perú, reconoció la huella que tienen los docentes para la sociedad: “Es importantísima y fundamental, porque nos preparan para la vida. Deben estar conscientes del papel que cumplen, porque son nuestro ejemplo a seguir”, sostuvo Tortolero.

Sus palabras las refrendó la estudiante de Derecho, de 19 años de edad, Gehily Fabiana Escalante: “Los maestros forman a grandes y buenas personas”.

- Advertisement -

LEE TAMBIÉN

DOCENTES CELEBRARON SU DÍA EXIGIENDO SUELDOS DIGNOS

La docente venezolana Hilmar Aponte, quien también vive en la nación inca, explicó lo que la enamoró de la educación. “Experimentar la alegría de hacer la diferencia y la satisfacción que sientes como persona cuando ves el avance de un estudiante. Para mí, la docencia es un estilo de vida, porque es creer que tú puedes entrar en una persona y hacerlo creer en sí mismo con el poder de abrirle el entendimiento”.

Su colega Martha Salazar argumentó que la educación es sinónimo de transformación. “Desde la historia de la humanidad existe la educación. Por ejemplo, con la pandemia por COVID-19 todo se paró menos la educación, porque es el pilar de la sociedad”.

La licenciada en Educación Yamileth Quijada resaltó: “Llegué a la carrera por el deseo de aprender y ayudar a los niños y niñas para transmitirles conocimientos, hábitos y valores con el fin de moldearlos, porque es en la escuela donde se consolidan los aprendizajes”.

Por su parte, la profesora Aponte asegura que: «Aunque a la educación actualmente no le damos el valor que tiene, está presente en todo, en la vida, la familia, amigos y colegios, porque es un proceso que no termina nunca”.

Anécdotas como docentes, las maestras tienen muchas. “Una vez, en el II Momento, un año antes de salir de Venezuela, les hice el examen final a mis estudiantes que era escribir el Himno Nacional completo. Tenía 209 alumnos y rasparon todos. Los estudiantes estaban bravísimos conmigo. Al final del III lapso, les hice el mismo ejercicio y pasó el 90 %. Considero que para enseñarles a amar a Venezuela a los jóvenes, uno la tiene que amar”.

Para Valery Escalante, estudiante de primer año de Media General, “sin maestros no somos nadie”. Así de tajante y contundente también fue la aseveración de la directora Aída Escalona, de la U.E.E.P. El Vivero, de Catia: “De la educación me enamoró la oportunidad de servir a tantos estudiantes desde la calidad y fraternidad”.

Lo que caracteriza al docente venezolano

Muchas y variadas son las virtudes que identifican al docente venezolano. Para la profesora Martha Salazar, “los profesores en Venezuela ayudan al niño a razonar y a resolver problemas, porque es una herramienta demasiado útil. Además, con muy poco hacen maravillas y las limitaciones la transforman en oportunidades”.

Aponte añade que: “El amor y la dedicación es el sello de fábrica del profesorado nacional, porque los profesores quieren a sus estudiantes, se preocupan por ellos y tienen mucha nobleza. Por eso, ellos marcan para bien la vida de sus alumnos”.

Finalmente, su colega Quijada coincide en que la “vocación es lo que brilla en la labor de sus homónimos, porque siempre deseamos lo mejor para nuestros estudiantes con el propósito de que tengan experiencias significativas”.

Finalmente, Tortolero argumentó que un maestro (a) es un segundo padre o madre y sin ellos no tendríamos educación. La estudiante Valery Escalante aseveró: “Una sociedad sin maestros no existiría”. La joven Gehily Fabiana Escalante concluyó: “Los maestros nos hacen apostar por la excelencia y les agradezco a todos los maestros, porque una vida sin maestros provocaría una sociedad en retroceso”.

LEE TAMBIÉN

GOBIERNO COMIENZA ENTREGA DE BONO SIMÓN RODRÍGUEZ PARA MAESTROS ESTE #16ENE

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado