Madres aseguran que J. M. de los Ríos funciona gracias a donaciones

Un grupo de madres y familiares de niños protestaron porque en el pediátrico no hay ni para controlar una fiebre. Temen un cierre técnico por deficiencias de personal y suministros acumuladas desde hace más de dos años

359
Las madres rechazaron la falta de respuesta oficial al reclamo que mantienen desde hace más de dos años | Foto: Cortesía @Provea

Caracas.- Más de 20 personas entre madres y familiares de niños recluidos en el Hospital de Niños José Manuel de los Ríos tomaron de forma simbólica la entrada del centro pediátrico. La protesta busca llamar la atención ante el progresivo cierre de los servicios por la escasa dotación de suministros médicos, el déficit de personal y el deterioro de la planta física.

De acuerdo con el testimonio de los manifestantes, en cuanto a acceso a insumos, el establecimiento depende de las donaciones de particulares y ONG, casi de forma exclusiva.

«El hospital J. M. de los Ríos se mantiene abierto gracias a las donaciones. Sino fuera por lo que nos donan y por el trabajo de los médicos, aquí los niños morirían hasta de fiebre», expuso Zulema González, mamá de Juan Acosta, paciente del área de Hematología.

LEE TAMBIÉN

J. M. de los Ríos suspende cirugías por falta de agua

Los manifestantes se quejaron por la malas condiciones de la infraestructura y la escasez de tratamientos. Foto: Cortesía @Provea

González rechazó la escasa respuesta de las autoridades oficiales al reclamo que, por más de dos años, han hecho de forma insistente. Contrario a una solución, añadió, la crisis se ha profundizado, así como el temor de un cierre técnico.

«El gobierno no hace nada por recuperar las áreas, tampoco envían medicinas. No es justo que el gobierno se esté burlando de la salud de nuestros hijos. Estamos aquí porque no tenemos a dónde más acudir. Ya basta de que nos ignoren», recriminó.

Un temor abierto

Nury Rondón, madre de un adolescente en lista de espera por un trasplante de médula ósea, enumeró la lista de deficiencias que hacen insostenible el hospital. Adujo que la amenaza de cierre no es una alarma infundada, sino un temor que recorre todos los espacios del pediátrico. Sobre todo a partir de que tres áreas suspendieron sus servicios en lo que va de año.

«No tenemos agua, no tenemos quimioterapia. Todos los tratamientos oncológicos están paralizados. Cada día que se pierde, hay menos esperanza para nuestros hijos. Por favor, necesitamos que nos ayuden», exclamó.

En medio de la protesta milicianos y trabajadores del hospital fotografiaron y anotaron los nombres de las madres. Foto: @Provea

Durante la manifestación un grupo de trabajadores y milicianos, a cargo de la seguridad, fotografiaron y anotaron los nombres de las manifestantes. Pese a esto, las madres se mantuvieron en el sitio, pues aseguraron estar «vacunadas contra el miedo».

Detxy Materán, representante de una niña de 13 años que desde hace 18 meses espera por trasplante, describió el temor con el que conviven en el hospital.

«Son muchas noches sin dormir. Uno vive buscando ayuda, tratando de, aunque sea, aliviar el malestar de sus hijos. Mi mayor miedo es que mi hija se me muera esperando. Yo no tengo ni para el pasaje. Esto no es vida para nadie», manifestó.

La protesta, que se prolongó por más de una hora, fue convocada por el Comité de Padres , Madres y Representantes del Servicio de Hematología. Este servicio es uno de los que suspendió la atención por falta de reactivos este mes. Ese cierre se sumó a los del área de Cardiología y Hemodinamia, además de los quirófanos, en donde no se opera desde el pasado martes.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO