Los Teques | Familiares denuncian que entregaron cuerpo equivocado de fallecido por COVID-19

Marcelino Víctor Blanco Quijano falleció el pasado lunes 6 de septiembre en el hospital Victorino Santaella Ruiz, de Los Teques, y sus familiares denuncian que el cuerpo fue entregado a otra familia, que lo cremó, y a ellos les entregaron “otro cadáver"

665
Foto: Referencial

Los Teques.- Familiares de un paciente fallecido por COVID-19 en el hospital Victorino Santaella de Los Teques, capital del estado Miranda, denunciaron que les entregaron el cuerpo equivocado del difunto, y el que correspondía se lo dieron a otra familia que lo había cremado. 

Deborah Briceño, sobrina de Marcelino Blanco Quijano, denunció a través de su cuenta de Twitter que este falleció el pasado lunes 6 de septiembre en el hospital altomirandino y el cuerpo fue entregado a otra familia, cuyos miembros lo cremaron; pero a los familiares de Quijano les entregaron «otro cadáver».

«Mi familia está viviendo lo que nunca pensé que viviríamos. Este año nos ha golpeado fuerte. La salud hecha añicos en nuestro país hizo estragos en mi gente, y sumado al precio que hemos tenido que pagar como consecuencia del virus, debemos contar que en un lapso de tres meses hemos despedido a cinco familiares», contó en su relato.

Briceño destacó que Quijano estuvo varios días recluido, luchando con lo que nunca determinaron con certeza si era COVID-19 o una infección pulmonar ajena al virus. «La vida de mi tío habría llegado a su fin», explicó a través del hilo en Twitter.

El martes 7 de septiembre, la familia se acercó hasta el hospital para despedirlo, puesto que las medidas de bioseguridad no permiten la posibilidad de realizarle un acto velatorio o que otros familiares que no sean sus hijos directos hagan el reconocimiento del cadáver para las exequias.

La sobrina explicó que hace un mes y medio su tía falleció en el mismo hospital y no fue sino tres semanas después cuando recibieron el resultado negativo para COVID-19. Sin embargo, el diagnóstico y tratamiento que le practicaron era para los contagiados con el virus pandémico.

Detalló en la historia que Marcelino Blanco era llanero y hombre trabajador de la tierra y sus animales. «Al subirnos todos al autobús que nos hará la ruta para escoltar los restos físicos de mi tío nos encontramos con la noticia de que el cadáver que mis primos entran a reconocer no pertenece a Víctor Blanco Quijano», dijo.

Briceño comentó que pasaron horas entre maltratos, atropellos y gritos con el personal de enfermería, médicos, camilleros y las personas que atienden «la sórdida Morgue del principal hospital de Los Teques, donde uno de ellos tuvo las agallas o la falta de humanidad y principios de sugerir que nos lleváramos el cuerpo que nos ofrecían, así como si de un kilo de queso se tratara, total a su pensamiento ya el tío estaba muerto».

Deborah Briceño detalló que ahora dudan de cuándo falleció en realidad Blanco Quijano. «¿Realmente mi tío murió el día de ayer? ¿Será que desde hace semanas nos mienten cuando venimos a traerle comida y medicina?».

El equipo de El Pitazo contactó a las autoridades de salud, quienes señalaron no estar autorizados para dar respuesta a la denuncia.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.