Los Pronto Socorro de Miranda trabajan a medias por falta de insumos

meta_valvk

Con información de Pola Del Guidice

Miranda. Sin insumos. Así trabajan los médicos y enfermeras de los puestos de Pronto Socorro de Los Teques y Charallave (Valles del Tuy), quienes temen por una paralización de la atención ante la falta de yelcos, agujas y alcohol, además de medicinas.

“No contamos ni con gasa, no podemos seguir pidiéndole a los pacientes que traigan las jeringas, porque actualmente están costando entre 6.000 y 9.000 bolívares”, dijo una de las enfermeras que solicitó resguardar su nombre.


LEE TAMBIÉN: 


UNICEF: UNO DE TRES NIÑOS VENEZOLANOS URGEN AYUDA EN NUTRICIÓN, SALUD Y EDUCACIÓN

Afirmó además que no pueden denunciar porque son amonestados y hasta destituidos.

Un médico residente relató que al principio de la gestión de Héctor Rodríguez, en Miranda, había un poco más de insumos, pero ahora se notan las ausencias.

Un solo tensiómetro

Denunció que de tener cinco tensiómetros solo queda uno, que es prestado, al igual que cuentan con un solo nebulizador, cuando antes había cinco e, incluso, una sala especial para nebulización, al tiempo que recordó que los Pronto Socorro fueron una referencia nacional.

Freddy Cimino, dirigente del partido Voluntad Popular (VP) en el municipio Guaicaipuro, señaló que todo el personal trabaja “con abnegación y mística a pesar de las dificultades”.

Sin embargo, consideró que las autoridades deben tomar cartas en el asunto para impedir un paro técnico por falta de insumos y equipos, que al final perjudicará a la población mirandina.

“La mayoría de la gente prefiere el Pronto Socorro que el hospital Victorino Santaella, pero lamentablemente desde que ganó el oficialismo se vino a pique”, dijo una de las usuarias.

A la buena de Dios

Clara Medina llevó a su hija a nebulizar al Pronto Socorro de Los Teques con un ataque de asma y no había, ni siquiera, solución para pasarle la nebulización.

“Hemos perdido todo y estamos a la buena de Dios”, destacó, al señalar que no hay atención médica gratuita que funcione en la ciudad capital.

Historias similares se viven en el Pronto Socorro de Charallave. El 12 de mayo, Evelin Blanco (25) llegó a este centro asistencial con dolores de parto, pero no fue atendida.

La mujer parió en una ambulancia cuando era trasladada a un centro de salud por funcionarios adscritos a los bomberos de esta ciudad.

Quince días más tarde, Teófilo Morales acudió con una crisis hipertensiva y fue referido a otro centro de salud.

“Estamos de manos atadas, porque no contamos con los fármacos para atender a los pacientes”, dijo una enfermera del Pronto Socorro.


DÉJANOS TU COMENTARIO