21.8 C
Caracas
jueves, 29 septiembre, 2022

Artista plasma frutas en mural dedicado a la humildad del pueblo de Araira

«Queremos llevar un mensaje de esperanza, amor y unión, sin importar las condiciones sociales, religiones o ideología política. Actividades como esta son fundamentales para que los ciudadanos no olviden que las calles también son suyas», relata Doménico Helmeyer, coordinador general de Los Palos Grandes de Noche

-

La organización vecinal Los Palos Grandes de Noche, encabezada por Doménico Helmeyer, no solo hace presencia en Caracas con sus murales. Ahora llegó hasta la comunidad de Araira, parroquia Bolívar del municipio Zamora, una zona mirandina cercana a Guatire, con una pintura que lleva por nombre Gracias, que se inaugura este sábado, 10 de septiembre.

Araira es la comunidad encargada de producir el 70% de las mandarinas que se consumen en el país. Por ello, frutos cítricos, aguacate y la flor riqui-riqui son parte de las figuras que conforman la pintura realizada por Gabriela Briceño, artista plástica que plasmó su arte mediante triángulos para darle una dirección a la vía, que estaba algo descuidada, y colores vivos por ser una zona cálida.

Frutos cítricos, aguacate y la flor riqui-riqui, común en las montañas venezolanas, son parte de las figuras que conforman la pintura realizada por Gabriela Briceño en Araira.
Frutos cítricos, aguacate y la flor riqui-riqui son parte de las figuras que conforman la pintura realizada por Gabriela Briceño en Araira

Alrededor de 30 pintores fueron los encargados de realizar el mural durante una semana, aproximadamente. Cada día se dividían el trabajo hasta obtener los resultados deseados. De igual manera, participaron vecinos de la comunidad, quienes poco a poco se fueron integrando en esta actividad.

Doménico Helmeyer explica que esta iniciativa fue dirigida por Yvannela Ravelo y Manuel Oliver, miembros de Erizo Venezuela, grupo nativo de Guatire que se unió a Los Palos Grandes de Noche para trasladar la experiencia de murales a la zona mirandina. Luego se concretó el proyecto en las festividades de la Virgen del Carmen, el pasado 16 de julio en Araira, donde se le rinde homenaje con alfombras de flores en toda la avenida.

Alrededor de 30 pintores fueron los encargados de realizar el mural durante una semana aproximadamente
Alrededor de 30 pintores fueron los encargados de realizar el mural durante una semana, aproximadamente

«Escogimos Araira porque es un pueblo humilde, con tierras bondadosas, con gente cariñosa y de mucho afecto. Por eso le quisimos regalar este mural. Compartimos, el pueblo se animó y rescatamos el entorno del mural, algunas casas y comercios del lugar», comenta Helmeyer a El Pitazo.

Gracias, mural para agradecer la humildad del pueblo de Araira

El lugar donde se hizo el mural es una casa que ya tenía su fachada muy deteriorada. Los encargados hicieron restauraciones y luego se realizó la pintura, de aproximadamente 4 metros y medio de alto y unos 20 metros de largo.

Se restauró una casa en la comunidad de Araira pra realizar la obra que lleva por nombre Gracias
Se restauró una casa en la comunidad de Araira para realizar la obra que lleva por nombre Gracias | Foto: cortesía

La obra lleva por nombre Gracias, para recordar a Cristóbal Colón cuando llegó a la tierra firme venezolana, por la costa de Paria, a la que llamó Tierra de Gracia. Asimismo, con la obra colectiva se hace honor al agradecimiento que transmitieron los habitantes de la comunidad por este mural y se da gracias a Dios por la posibilidad de disfrutar de las riquezas y espacios del país.

Mensaje de unión sin importar condiciones sociales o creencias

«Queremos llevar un mensaje de esperanza, amor y unión, sin importar las condiciones sociales, religiones o ideología política. Al principio estaban nerviosos e indecisos porque pensaban que el mural iba a terminar en un mensaje político. Al darse cuenta de que no era así, se integraron y también pintaron con nosotros», relata el coordinador general de Los Palos Grandes de Noche.

Doménico Helmeyer considera que actividades como esta son fundamentales para que los ciudadanos no se limiten a quedar encerrados en sus hogares, no olviden que las calles también son suyas y que deben decidir lo que quieren para sus comunidades y cómo desean vivir.

«Esto es un ejemplo de que ellos pueden crear más identidad y pertenencia en relación con los espacios públicos. Además, aporta seguridad porque son los mismos vecinos quienes se vuelven vigilantes de sus espacios, por lo que se convierten en ciudadanos activos y no pobladores», agrega Helmeyer, lleno de entusiasmo por este proyecto. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a