La semana radical no impidió que niños celebraran su día en Caracas

El oeste de la ciudad capital lució más abarrotado, con respecto al este, de familias enteras que llevaron a los más pequeños de la casa a compartir un momento de esparcimiento, en un domingo de semana radical en el que se olvidaron las medidas de bioseguridad y el distanciamiento físico

167
El bulevar de Sabana Grande, en toda su extensión, estuvo repleto de cientos de personas de todas las edades. Muchos no portaban tapabocas ni mascarillas. Foto: Jhon Pedraza Rodríguez.

Caracas.- Aunque este domingo 18 de julio correspondía al cierre de la semana radical del método 7+7, implementado en Venezuela a propósito de la pandemia del COVID-19, eso no impidió que los jefes de familia llevaran a los más pequeños de la casa a disfrutar de un soleado Día del Niño, en la ciudad capital.

Poco después de mediodía, El Pitazo hizo un recorrido por algunas plazas, parques públicos y centros comerciales del oeste y este de Caracas para verificar si los efectos de la pandemia habían significado un obstáculo para pasar por debajo de la mesa la efeméride que cada tercer domingo de julio celebra y resalta la etapa más hermosa del ser humano: la niñez.

En Parque Carabobo, la plaza lucía como un domingo cualquiera: pequeños montones de niños jugaban a sus anchas, entre risas, columpios y golosinas que degustaban con gran placer. Algunas familias compuestas por abuelos, padres y hermanos adolescentes jugaban a la pelota en medio del bullicio propio de estos lugares públicos.

LEE TAMBIÉN: Gobierno de Maduro continuará esquema 7+7

Por su parte, José Alberto Rodríguez, quien reside en La Hoyada, se encontraba también en el lugar con su única hija; señaló que planeaba llevar a la pequeña a degustar un helado. «Hasta ahora no he gastado nada porque ya vinimos comidos de casa y trajimos agua para hidratarnos, mientras ella juega un rato. De aquí la llevaré a comerse un helado y tal vez otro dulcito si se le antoja. Quisiera poder ofrecerle más, pero la situación no está muy buena y hay que llevar las cosas poco a poco», expresó.

Asimismo, las jóvenes madres y amigas Silvia Silva y Yeraldin Briceño, conversaban mientras daban de comer algunas galletas y chucherías a sus pequeños hijos. Dijeron que todos los alimentos y bebidas para compartir lo prepararon ellas mismas «para evitar gastos innecesarios en la calle».

La plaza Parque Carabobo lució poco concurrida y la mayoría de los padres llevaron alimentos y bebidas preparadas para no gastar en la calle. Foto: Jhon Pedraza Rodríguez.

Unos metros más arriba, en la Plaza La Candelaria, el lugar lucía mucho más concurrido entre niños, jóvenes y adultos mayores que normalmente colman el espacio público situado frente a la emblemática Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, donde reposan los restos del Beato José Gregorio Hernández.

Richard Álvarez le contó a El Pitazo que tras haber llevado a su familia a almorzar, habían decidido compartir un rato más en la icónica plaza. «Hoy decidimos comer afuera para que los más pequeños y las más grandecitas pasaran un día diferente. Comimos un servicio de pollo frito para los cinco integrantes con refresco y ahí gasté 30 dólares. Tal vez en un rato, a los muchachos se les antoje un helado y, bueno, a darles ese gustico también», refirió.

Mientras tanto, la Plaza Venezuela también se dejó ver abarrotada de centenares de familias completas que compartían un rato ameno con los protagonistas del día. El padre de familia Julio Pacheco, quien se encontraba con su esposa y un solo hijo, aseguró que en un par de horas había gastado 48 millones de bolívares. De igual manera, Thaís Galvis, recién llegaba a la mencionada plaza luego de haber almorzado con su hijo y esposo. Aseguró que sin los respectivos helados de la tarde habían gastado 50 dólares.

Sin embargo, un grupo de amigos conformados por distintos núcleos familiares fueron «muy prácticos», según lo destacaron y planearon un «picnic» en el que cada familia aportó un plato previamente acordado y, así, solo invirtieron un total de cinco dólares para la compra de bebidas gaseosas.

Niños y niñas que acudieron con sus padres al Parque Generalísimo Francisco de Miranda pudieron disfrutar de sus espacios dentro y afuera desde las 7:00 am hasta las 3:00 pm. Foto: Jhon Pedraza Rodríguez

Más adelante, el bulevar de Sabana Grande se mostraba repleto de personas de todas las edades, entre las que se veía un número importante de ellas sin el uso de tapabocas o mascarilla como protección del COVID-19. Un intenso sol sofocaba la tarde caraqueña que, aunado a la impresionante aglomeración y cero distanciamiento físico, no impedían que las personas se atestaran en largas colas frente a las heladerías y demás expendios de alimentos y bebidas.

Niños también disfrutaron en el este

La Plaza Francia de Altamira lucía bastante despejada y tranquila. Niños y adultos paseaban tranquilamente por el lugar, mientras se tomaban algunas selfies y paseaban en patines y bicicletas.

El Parque Generalísimo Francisco de Miranda, todavía conocido como Parque del Este, abrió sus puertas este domingo 18 de julio, aun cuando no lo tenía previsto, por ser semana de cuarentena radical.

«Sin embargo, anoche como a las 10:00 pm, el Ministro de Ecosocialismo y Agua autorizó que se abrieran los parques como una excepción por el Día del Niño. Ha venido muchísima gente y aquí hemos estado los funcionarios de la Guardia del Pueblo, PoliMiranda, Inparques, Milicia Bolivariana y Guarda Parques asegurándonos de que todo esté bien, como ha sido hasta ahora. Lo que más nos preocupaba era que algún niño se extraviara, pero afortunadamente eso no ha sucedido», aseveró un oficial de la Guardia Nacional que prefirió no ser identificado.

Entretanto, los comerciantes y dueños de los quioscos ubicados frente al parque mirandino dijeron que los dos últimos años han sido muy flojos en ventas con respecto a los anteriores. No obstante, manifestaron estar aprovechando que las autoridades permitieron la apertura del centro recreativo al aire libre para vender un poco más de lo que la situación país les permite regularmente en medio del contexto pandemia.

De igual modo, algunos centros comerciales como el Sambil, El Recreo y el Ipsfa recibieron a cientos de visitantes que hicieron uso de algunas de sus instalaciones recreativas y ferias de comida rápida para no dejar pasar la celebración del Día del Niño.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.