José Gregorio Hernández es un ejemplo de oración y trabajo para sus devotos

3

Caracas.- Hace 27 años, Migdalia Batista le pidió a José Gregorio Hernández que intercediera por ella cuando su tercer embarazo se complicó. Pidió para que pudiera llegar hasta los nueve meses y su niño naciera sano. Su hijo, Jorge Armando, nació con bien y desde entonces confía en quien fuera médico y profesor. Por eso, ella fue desde El Hatillo hasta la parroquia San José, en el centro de la ciudad, para participar en la “Ruta del Venerable”, la primera caminata por la beatificación del doctor que murió en La Pastora.

Este sábado 13 de abril sus devotos caminaron siete kilómetros y recorrieron lugares que fueron importantes en la vida de José Gregorio Hernández: hospital Dr. José María Vargas, iglesia San José del Ávila, iglesia La Divina Pastora, la esquina de Amadores, iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes, Santa Capilla, iglesia San Francisco, Catedral de Caracas e iglesia Nuestra Señora de La Candelaria.


LEE TAMBIÉN: 

UN VÍA CRUCIS VIVIENTE ALUMNOS EXTENDIERON UN LLAMADO A LA UNIÓN A TRAVÉS DE LA FE

La marcha, organizada por el obispo auxiliar de la Arquidiócesis y vicepostulador de la causa de beatificación, Tulio Ramírez Padilla,y guiada por el párroco de Santa Teresa, Armeli De Sousa, se inició a las nueve de la mañana y tenía suficiente asistencia para llenar la mitad de un templo del tamaño de la Catedral de Caracas.

La ruta guiada por el párroco de Santa Teresa,
Armeli De Sousa, tenía suficiente asistencia para llenar la mitad de un templo del tamaño de la Catedral de Caracas | Foto: Ronald E. Peña

Migdalia espera que, como el doctor José Gregorio, los venezolanos puedan refugiarse en la fe en estos días difíciles. “La fe se alimenta de oración y de trabajo, y así hacía José Gregorio, que trabajó siempre por los demás y oraba muchísimo. Era un hombre de fe”, dijo.

Los feligreses caminaron a un ritmo más rápido que el de una procesión habitual. Se entonaban canciones sobre el Espíritu Santo y el amor de Jesús y algunos bailaban. La primera parada fue la capilla del hospital Vargas, que tienes más de 150 años. La gente entró en silencio. Muchos tomaban con fuerza las estampitas o figuras del doctor; otros, escapularios o imágenes de las advocaciones de la Virgen María.

Los devotos de José Gregorio caminaron siete kilómetros y recorrieron lugares que fueron importantes en la vida del Venerable, como el hospital Dr. José María Vargas |
Foto: Ronald E. Peña

El padre Armeli rezó por la santificación de todos los que lo acompañaban. Ender Medina era uno de ellos. Siempre ha sido devoto y cree que lo que necesita el venezolano es pensar más en lo espiritual y menos en lo material, como José Gregorio. “La gente está más pendiente de lo que se tiene que de lo que se puede hacer”. Además, rescata que el Venerable, como lo conoce la comunidad católica, llevó su vida amando sin importar lo que dijeran los demás y ayudó a todos por igual.

Ender es creyente desde que su abuela se sanó de un prolapso uterino: “Ella dice que lo vio la noche antes de la operación y le pidió que la sanara. El día de la operación ya no tenía prolapso”.

Por donde pasaba la caminata, los vecinos se asomaban por las ventanas y algunos transeúntes se quedaban a escuchar al sacerdote y a participar de las oraciones. Toda la actividad fue respaldada por un cuerpo de la Policía Nacional Bolivariana.

Muchos tomaban con fuerza las estampitas o figuras del doctor; otros, escapularios o imágenes de las advocaciones de la Virgen María | Foto: Ronald E. Peña

Luego de tres horas de caminata, los devotos llegaron a la esquina de Amadores, en la avenida principal de La Pastora, lugar en el que fue atropellado José Gregorio Hernández el 29 de junio de 1919. La gente se acumuló en la avenida y todo el que podía se acercaba al altar y tocaba la pared en la que está pintada la figura del médico trujillano. Nelson Delfín estaba allí, con su fe, pidiendo por el éxito de una operación que le realizarán este mes a su esposa en uno de sus senos.

Por donde pasaba la caminata, los vecinos se asomaban por las ventanas y algunos transeúntes se quedaban a escuchar al sacerdote y a participar de las oraciones | Foto: Ronald E. Peña

El padre Armeli, quien estuvo liderando la caminata y las oraciones en cada punto de llegada, pidió a los asistentes orar por los enfermos y trabajadores de la salud del país. Además, llamó a acercarse a Dios en medio de las adversidades.

Luego de tres horas de caminata, los devotos llegaron a la esquina de Amadores, en la avenida principal de La Pastora, lugar en el que fue atropellado José Gregorio Hernández el 29 de junio de 1919 | Foto: Ronald E. Peña
Foto: Ronald E. Peña

DÉJANOS TU COMENTARIO