Habitantes de Santa Rosa gastan hasta dos salarios en agua potable cada semana

meta_valxl

Caracas.– Este jueves 5 de septiembre, habitantes del sector Santa Rosa, de la parroquia El Recreo, protestaron en la avenida Andrés Bello luego de 15 días sin servicio de agua. Sin embargo, las irregularidades con el suministro del líquido datan desde 2016; desde hace casi un año solo reciben agua dos días a la semana.

Santa Rosa limita con Maripérez y San Bernardino, muchas de las familias afectadas por la falta de agua se trasladan hasta esos sectores a llenar sus tobos y botellones en casa de algunos amigos, sobre todo, quienes tienen carro o cuentan con alguien que pueda llevarlos. Aunque, generalmente, las casi 300 familias de la zona deben comprar agua potable en los comercios de llenado.

Mireya Amaya, de 65 años, asegura que cada tres días recarga agua filtrada en cuatro botellas de cinco litros y un botellón de 18; lo que implica un gasto semanal, hasta la fecha, de 69.000 bolívares. Lo que se traduce en casi dos salarios mensuales. A veces, un vecino la lleva hasta Maripérez para buscar agua en un taller mecánico de un conocido. Nada más para asear el baño de su casa, utiliza 60 litros diarios, cantidad que ni siquiera alcanza la media de 100 litros diarios por persona recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar calidad de vida y poder hablar de acceso al servicio.

LEE TAMBIÉN

Vecinos de Las Minas de Baruta trancaron la vía para exigir agua

A los habitantes de los edificios que bordean con la avenida Andrés Bello les llega menos agua que a los de las casas que colindan con la Libertador. Alberto Mejía explica que, por la presión, el agua no llega a las viviendas más altas, ubicadas frente al Ministerio de Alimentación. Para cocinar, bañarse y limpiar la casa en la que vive con sus padres estima que utiliza cerca de 1.500 litros semanales de agua que recoge en casa de algunos amigos. Pero para hidratarse paga cada tres días por llenar tres botellones de 20 litros cada uno. Hasta esta semana, eso significó un gasto de 52.000 bolívares.

Margarita Alonso, de 72 años, vive con su esposo, de 80, y cada semana debe ir a casa de su hijo, en la urbanización La Carlota para poder acarrear agua suficiente. Trasladan 100 litros para la limpieza y 25 para consumir. Margarita asegura que le alcanza para un día completo si no se bañan.

Hidrocapital atribuye las fallas al apagón del 22 de julio. Martha Pantín dirige las protestas desde hace meses. Cuenta que, de no haber sido por las manifestaciones, antes de estos 15 días, ni siquiera les llegara agua un día a la semana.

DÉJANOS TU COMENTARIO