26.8 C
Caracas
lunes, 30 noviembre, 2020

Gracias al trabajo de voluntarios, abuelos no están solos en esta pandemia

La llegada de la cuarentena por COVID-19 complicó la vida de muchas personas de la tercera edad en el país, pero gracias al esfuerzo del grupo Paraíso Organizado están recibiendo ayuda y atención de forma desinteresada

-

Caracas.- Desde el 16 de marzo, fecha en que se oficializó la cuarentena en el país, debido a la pandemia de COVID-19, muchas personas de la tercera edad se quedaron en casa, solos y sin dinero. Gracias a la solidaridad venezolana, ciudadanos voluntarios salieron decididos a cumplir la misión de proteger a sus abuelos en las distintas comunidades de la capital.

Los voluntarios consultados coinciden en que el reto a cumplir es que los ancianos aislados en ancianatos y en sus hogares no la pasen tan mal en esta cuarentena. El ánimo, empuje y creatividad de estos ciudadanos solidarios hizo menor el hecho de que tampoco cuentan con dinero para auxiliar a los necesitados. Muchos confesaron que la única arma que tienen son sus redes sociales y, gracias a esta herramienta de comunicación, recolectan productos alimenticios para los abuelitos de sus comunidades.

Sofía Santaniello, Evelin Rojas, Mercedes Vásquez y Miriam Medina son algunas de las voluntarias del grupo Paraíso Organizado de esta parroquia caraqueña, quienes confesaron que, gracias a la respuesta positiva de los habitantes de El Paraíso, están ayudando a los abuelos ubicados en los ancianatos Geriatrix, San Miguel y Madre Emilia.

LEE TAMBIÉN

Fundaciones donan material de bioseguridad a enfermeras y médicos de Petare

«Creo que la buena intención, las buenas energías y el fijar estrategias de comunicación al usar las redes sociales hace que cada proyecto social que organicemos culmine en éxito», destacó Santaniello a El Pitazo en la Calle.

Santaniello agregó que tienen previsto ir en diciembre a visitar las casas geriátricas antes mencionadas con el fin de llevar más comida, ropa y, sobre todo, para ofrecer un compartir. «Hace unos meses le llevamos hasta una exposición de artes marciales. Los abuelos no solo necesitan comida, necesitan cariño, y hablar; hay muchos que han sido abandonados por sus familiares».

Con la llegada de la pandemia, la solidaridad venezolana salió a flote. El Plan Buen Vecino ayuda a 400 personas de la tercera edad de Chacao y El Hatillo. | Foto: Andrés Rodríguez.

«Se necesitan más voluntarios»

- Advertisement -

En el sector Ruiz Pineda, de la parroquia Caricuao, se pudo conocer el trabajo de dos voluntarios que habitan en esta localidad, Elizabeth Acosta y Enrique Roca, ambos de la tercera edad. Su trabajo consiste en llevar los potes vacíos al preescolar del Hospital Materno Infantil Dr. Rafael Vegas, una de las instituciones públicas en donde se está cumpliendo a cabalidad este programa de alimentación para la matrícula escolar.

Miriam Sandrea, directora de este preescolar explicó que estos voluntarios son admirables, porque no faltan en la semana. «Hace unas semanas, la señora Elizabeth llevaba en su morral la comida de sus vecinos; eso es lo que más le importaba, se le olvidaba que tenía la tensión muy alta. Todos preocupados, oramos porque llegara rápido a su hogar».

Enrique Roca confiesa que ser voluntario es un trabajo que hace convencido, debido a la necesidad que hay en la parroquia Caricuao. «Hay abuelos y niños de familias que habitan en barriadas en donde no están trabajando ninguno de sus miembros», señala.

LEE TAMBIÉN

Vargas | Fundación Sacando Sonrisas realiza jornada social en la maternidad de Macuto

La directora del preescolar Rafael Vegas, mjor conocido como el preescolar del Materno Infantil de Caricuao señaló que en Ruiz Pineda hacen falta más voluntarios. «Los abuelos, por la pandemia, no deben estar tanto tiempo en la calle, por eso se necesitan voluntarios que le acerquen la comida a sus casas. Actualmente, tenemos 10 cupos para adultos mayores y 20 para niños, pero a veces los beneficios no se pueden dar por la comodidad de muchos vecinos».

El Plan Buen Vecino fue otra de las respuestas que creó la ciudadanía activa para atender a los abuelos en esta pandemia. Verónica Gómez, periodista y comediante, fue una de las creativas de esta idea que facilita comida a 400 personas de la tercera edad en Chacao y El Hatillo.

Esta iniciativa es impulsada por voluntarios y locales comerciales dispuestos a ayudar, entre ellos: Yo Tengo un Sueño, Páramo Café, Julio Bakery y Pizpa.

Elizabeth Acosta y Enrique Roca son dos personas de la tercera edad, de la parroquia Caricuao, que le llevan los potes de comida a niños y a personas de la tercera edad que viven en el sector Ruiz Pineda. | Foto: Griselda Acosta
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado